Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los restos de la tormenta tropical Sebastien afectarán el martes a España

Dejará lluvias en la vertiente atlántica, sobre todo en Galicia y el norte de Extremadura

tormenta tropical sebastian
Peatones cruzan bajo la lluvia el puente de los Remedios en Sevilla, el pasado día 22. Europa Press

Los restos de la tormenta tropical Sebastien, un raro y potente fenómeno que comenzó a gestarse el 18 de noviembre al otro lado del Atlántico y que ha estado a punto de ser un huracán, han cruzado todo el océano y se encuentran ya cerca de España, a cuya vertiente atlántica afectarán el martes en forma de lluvia y viento, sobre todo al extremo noroeste, advierte Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet).

"En su desplazamiento hacia las islas británicas, a donde llegará la noche del martes al miércoles, los frentes asociados de la extormenta tropical van a dejar agua el martes, sobre todo en Galicia, donde lloverá desde primeras horas", pronostica Del Campo, que añade que pueden ser "fuertes y persistentes". Así, se espera una precipitación de 15 a 20 litros por metro cuadrado en una hora o de 40 a 50 en 12, por lo que se ha activado un aviso amarillo, el primer nivel de una escala de tres.

Además, hay aviso naranja, el segundo escalón del sistema de Meteoalerta, por viento en el interior de Galicia y en la costa de Lugo. "Se pueden producir vientos de 100 kilómetros por hora en la Mariña lucense", puntualiza el experto. A Coruña y Lugo tienen además aviso naranja por olas que pueden alcanzar los cinco o los seis metros. Pontevedra, Cantabria y Asturias tienen aviso amarillo.

El resto de la mitad norte sufrirá, sobre todo, el viento, que será fuerte en zonas altas y en los litorales. Además de las cuatro provincias gallegas, tienen avisos, todos amarillos, Cantabria, Burgos, León, Palencia, Soria, Zamora, La Rioja y Asturias.

Además de Galicia, también se producirán lluvias de importancia en el norte de Extremadura (sur del sistema Central), aunque no de entidad como para generar avisos. Sebastien también puede dejar algo de lluvia débil en el resto de la vertiente atlántica, es decir, en puntos de Asturias, Castilla y León, Madrid, Castilla-La Mancha, Extremadura, Andalucía occidental, sur de Pirineos y alto Ebro. 

Pero, ¿quién es Sebastien, que tiene tan sorprendidos a los expertos y al que los servicios meteorológicos de EE UU han tildado de tenaz, persistente y hasta extemporáneo? "Es una extormenta tropical a la que le faltó poco para convertirse en huracán porque se encontró con un ambiente hostil. Ahora, es un ciclón postropical o una borrasca extratropical", aclara el portavoz de la Aemet.

La primera noticia de que se estaba formando se tuvo el lunes 18  y el martes ya se había formado en las islas de Sotavento, las más surorientales de las Antillas, a más de 2.600 kilómetros de distancia. Sebastien ha seguido "una trayectoria poco habitual, al cruzar el Atlántico en diagonal".

Se trata de un ciclón que tiene intrigados a los meteorólogos por muchos motivos, no solo porque se haya salido del carril habitual. Uno de ellos es porque ha nacido y se ha hecho fuerte a destiempo, ya que, aunque la temporada de huracanes termina el 30 de noviembre, pocos logran serlo a partir del día 20. "Solo ha habido, desde que hay datos vía satélite, siete huracanes formados tras el 20 de noviembre y este ha estado muy cerca de lograrlo", detalla el portavoz de la Aemet. Es decir, desde los años cincuenta apenas se han producido uno cada siete u ocho años pasada la cota del 20.

Para que una tormenta tropical llegue a ser ciclón tropical o huracán tiene que arrastrar vientos sostenidos, que no rachas, de 120 kilómetros por hora, mientras que Sebastien marcó más de 100 y por momentos parecía que iba a llegar a 120.

El centro Nacional de Huracanes de EE UU (NCH) lo ha tildado de "tenaz" y de "persistente" porque, aunque no ha ganado la suficiente fuerza como para ser considerado un huracán, "tampoco ha perdido la condición de ciclón tropical pese a las condiciones hostiles", destaca Del Campo.

Una tormenta necesita determinadas condiciones de temperatura y vientos para desarrollarse y Sabastián lo ha tenido todo en contra. "Para empezar, ha navegado por aguas frías, de menos de 20 grados, cuando un huracán requiere que alcancen unos 26 grados", explica el experto.

"Además, se ha encontrado con cizalladura  o variación del viento en la vertical, en las capas altas", relata Del Campo. Un huracán tiene una estructura simétrica y, si el viento sopla a distinta dirección arriba y abajo, lo desbarata y le impide ser simétrico. Un tercer factor unido al anterior es que había "baroclinidad en la horizontal", es decir, que en pocos kilómetros había una zona de temperatura más alta y otra más baja, como es habitual en las borrascas de latitudes medias. Esta baroclinidad o marcada diferencia de temperaturas también contribuía a desmontarlo. 

"Con todo en contra, se ha mantenido y ha resistido más de lo que los expertos en este tipo de fenómenos esperaban", se admira Del Campo, que aclara de que momento, no hay una respuesta clara a las incógnitas que genera. 

La noche del martes al miércoles, la heredera de Sebastien, una borrasca extratropical, llegará a las islas británicas. "En Irlanda causará un importante temporal marítimo, con olas de ocho metros, mientras que en el sur de Gran Bretaña provocará lluvias intensas y también mala mar.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información