Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nacionalistas y Podemos frustran una declaración del Congreso de apoyo a la policía en Cataluña

PSOE, PP, Cs, Vox y CC respaldan la resolución con críticas a la actitud de las autoridades autonómicas

El ministro del Interior en funciones, Fernando Grande-Marlaska, este martes en el Congreso. En vídeo, declaraciones de Grande-Marlaska, este martes.

Los partidos nacionalistas catalanes y vascos, Podemos y Compromís han frustrado este martes una declaración institucional del Congreso de apoyo a las fuerzas policiales que están sufriendo estos días ataques violentos en Cataluña. La declaración institucional, firmada por PSOE, PP, Ciudadanos, Vox y Coalición Canaria, no ha salido adelante ya que este tipo de iniciativas requiere la unanimidad de los grupos parlamentarios para ser tramitadas. En el escrito había una alusión directa a la “falta de respaldo institucional de las autoridades autonómicas”.

Los partidos firmantes planteaban que el Congreso expresara su “más firme condena de los actos violentos protagonizados en los últimos días por elementos radicales en Cataluña”, así como manifestar su “aliento y solidaridad a los millones de ciudadanos que están sufriendo está situación” y su “apoyo incondicional a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado así como a la Policía Autonómica catalana”. La declaración dedicaba una consideración especial a todos los agentes “que han resultado heridos en el desempeño de sus funciones por su impecable labor y la profesionalidad demostrada para la defensa y protección de las libertades de todos”.

El escrito reafirmaba su rechazo a cualquier manifestación de violencia y su compromiso “en defensa de la Constitución, la legalidad vigente y los principios, derechos y libertades que de ella emanan”. La declaración alababa la labor “ejemplar” realizada por las fuerzas de seguridad estatales y por los Mossos, cuya actuación ha sido duramente criticada por el independentismo catalán.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, que acudió al Congreso para defender un Real Decreto para actuar ante los incendios e inundaciones sufridas en España en los últimos meses, aprovechó para destacar el trabajo de los cuerpos policiales. Esa coda sirvió de excusa a los portavoces de algunos de los partidos que bloquearon la declaración institucional para criticar el comportamiento del ministro con relación a Cataluña, del Estado en general y de las policías.

La reunión de la Diputación Permanente tenía como orden del día la aprobación de tres reales decretos sobre la crisis turística provocada por la quiebra de Tomas Cook, la resolución final de las entregas a cuenta pendientes de pagar a las comunidades autónomas o las ayudas para las inundaciones y los incendios. Estas iniciativas del Gobierno salieron adelante, pero los grupos bordearon el reglamento y emplearon su turno de palabra para atacar la gestión de la crisis catalana.

El portavoz de Compromís, Joan Baldoví, instó a los políticos en general y a los de la derecha en particular para que en lugar de ponerse “cada día los cascos de morrión”, de los tercios de Flandes, se pongan “el casco azul de Naciones Unidas para ayudar a las personas y a Cataluña”.

La portavoz de Bildu, Mertxe Aizpurua, usó sus turnos para cuestionar la creciente actitud de excepción del Estado sobre Cataluña y Euskadi. Entiende que es el Estado el que está “colapsado” y en “involución” y el que ha apostado por “la represión” y por “aporrear al pueblo”. Aizpurua se saltó las continuas llamadas de atención de Meritxell Batet, la presidenta del Congreso, para que se ciñera al tema en discusión: “Me estoy ciñendo a la realidad, no se puede obligar a millones de personas a sentir lo que ustedes desean”.

La portavoz de Junts per Catalunya, Laura Borrás, quiso ser más sutil para bordear el asunto del día y aludió a la "inestabilidad" general, aunque acabó por cuestionar la “indecencia” del presidente en funciones, Pedro Sánchez, “por negarse a hablar con el president Quim Torra y apostar por la inestabilidad política e institucional”. ERC optó por no intervenir en ningún momento dentro de la reunión de la Diputación, aunque su portavoz, Gabriel Rufián, sí estaba en el Congreso.

Incluso los portavoces de partidos que firmaron la declaración de apoyo, como Ciudadanos, aprovecharon para criticar a Marlaska y al Ejecutivo. El diputado Joan Mesquida, exdirector de la Guardia Civil con el PSOE, le reprochó al ministro que hubiera tardado tanto en acudir a Cataluña y la “pésima prevención y planificación” del operativo pese a tener avisos de lo que podría ocurrir. El PP fue el único que se ciñó realmente a la agenda prevista en la sesión.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >