Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La posible candidatura de Errejón sacude a la izquierda

El dirigente madrileño se abre a presentar una lista propia a las elecciones generales

Manuela Carmena e Íñigo Errejón en un acto electoral de Más Madrid en febrero. En vídeo, las declaraciones de Pedro Sánchez sobre Errejón.

La operación Errejón se reactiva. El exdirigente de Podemos, ahora integrado en Más Madrid, estudia si presenta una lista propia a las elecciones generales, según confirman fuentes de su entorno. Errejón reabre la posibilidad de dar el salto a la política nacional que hasta ahora había negado con insistencia. Por el momento, no hay una decisión tomada. Los expertos electorales coinciden en que su irrupción agitaría todo el mapa de la izquierda. Unidas Podemos sería el principal amenazado, pero el PSOE tampoco escaparía al efecto Errejón, susceptible de alcanzar incluso al votante moderado de Ciudadanos.

La presión interna del grupo municipal de Más Madrid ha surtido su efecto. Un grupo de concejales afines a Manuela Carmena lleva días intentando convencer a la exalcaldesa —de manera informal— para que lidere una lista propia en las elecciones generales. La exregidora negó a EL PAÍS esta posibilidad. “No, de ninguna manera”, contestó Carmena con rotundidad.

Descartada esta posibilidad, es Errejón ahora quien se plantea asumir el reto, también bajo presión de algunos de sus compañeros. El dirigente madrileño insiste desde las elecciones del 26-M en que está concentrado en construir un partido regional. Los mimbres de Más Madrid aún son endebles. Quienes le conocen bien aseguran a este diario que está obsesionado con no repetir la experiencia de Podemos, esto es, crear una estructura muy jerarquizada en poco tiempo. Aun así, el entorno más próximo a Errejón reconoce que durante estos meses han sido conscientes de haberse convertido en armamento pesado en la contienda entre el PSOE y Unidas Podemos (UP), una batalla, aseguran las fuentes consultadas, en la que nunca han querido participar. Pero la presión de los concejales madrileños ha hecho mella y, por primera vez, fuentes próximas al que fuera uno de los fundadores de Podemos admiten que se plantea impulsar una lista el próximo 10 de noviembre.

Preguntado en una entrevista en La Sexta, el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, habló de Errejón en términos positivos en comparación con Iglesias: “Hay diferencias muy notables de cómo entienden la política Errejón e Iglesias”, dijo. “Errejón propuso en la Comunidad algo que parecería ciencia ficción pensando como Iglesias: dar los votos gratis a Ángel Gabilondo —candidato socialista— aunque contara con Ciudadanos para evitar que la ultraderecha tuviera influencia en el Gobierno, como ahora tiene. He visto cosas que ha dicho y ha hecho que me parecen positivas y esperanzadoras", apostilló sobre el líder de Más Madrid.

Horas antes, su secretario de Organización, José Luis Ábalos, intentaba minimizar la competencia que supondría la incorporación de otro partido de izquierdas. “Que se presente quien quiera. El espacio que viene a representar no es más que una ruptura del espacio del que proviene”, afirmó. “Es a la izquierda del PSOE. Nosotros jugamos en un espacio progresista, pero de gobierno, de capacidad para la gestión y de moderación también”, insistió.

Frente a la contundencia de Ferraz, la federación socialista madrileña reconoce que Errejón sí les restó votantes en las últimas elecciones autonómicas. Y que el gran beneficiado fue el PP. “Podríamos haber tenido entre un 5% y un 10% más de votos si Errejón no se hubiera presentado. Por los votantes que le prefirieron y por la fragmentación que supuso en el electorado de izquierdas. Al final fue clave para que Ángel Gabilondo [candidato socialista] no fuera presidente”, afirma un miembro relevante de la dirección madrileña.

“El contexto madrileño no es extrapolable al resto de España”, explica Pablo Simón. El politólogo dibuja un escenario nacional fuertemente marcado por la disputa entre UP y el PSOE a causa de la negociación. Y en el que Errejón se enfrentaría cara a cara con Iglesias y Pedro Sánchez. “Si Errejón se presentara solo por la circunscripción de Madrid, en una estimación razonable, podría robar la mitad de los diputados que Podemos consiguió en esta región [seis], es decir, tres, y uno del PSOE [11]”, augura. En este caso, los socialistas resistirían mejor el efecto Errejón. “Hay que ser cautelosos porque todas las hipótesis están abiertas, pero podría incluso atraer al votante más moderado de Cs”, completa el profesor de la Universidad Carlos III de Madrid. Una encuesta de Invymark publicada por La Sexta apunta a que, en caso de que Errejón fuera candidato, un 22,3% de los ciudadanos se plantearía votarlo. De ellos, la mitad de los votantes de UP y un tercio de los del PSOE.

En la dirección de Podemos se empezó a instaurar hace meses la sensación de que el proyecto nacional de Errejón sumaba enteros y que, por tanto, si el escenario de unas nuevas elecciones fuese inevitable, era mejor que se celebrasen cuanto antes para no darle tiempo a montar un nuevo partido. “A mí lo que me dan miedo son las cloacas del Estado. Pero no que haya otras opciones políticas. Respetamos la democracia”, dijo al respecto Irene Montero, número dos de Podemos, en TVE. “No hay que tener una noción patrimonialista del espacio de la izquierda. Habrá que ver a quién resta más”, había dicho Iglesias la semana pasada.

“Si Errejón se presentase en toda España, sería una tragedia para la izquierda”, afirma Simón, que compara su efecto de división con el que tuvo Vox en la derecha en las pasadas elecciones. Errejón tendría varias opciones para cubrir el territorio. Una sería tratar de buscar alianzas con marcas regionales para asegurarse un votante fidelizado. “Tenemos un acuerdo con Compromís que nos ha permitido contar con un representante en el Senado, pero, ¿cómo haríamos listas en el resto del país?”, argumenta una fuente del partido. “No podemos competir contra Teresa Rodríguez en Andalucía, ni contra Ada Colau en Barcelona”, continúa. Las dos dirigentes han creado sus propias marcas políticas en sus territorios en alianza con Iglesias. Por el momento, no se perciben atisbos de que vayan a romperlas.

La otra opción para Errejón sería presentarse en las provincias que reparten un mínimo de 10 escaños, las más proporcionales, como Madrid, Barcelona o Sevilla. “En este caso el reto sería llenar las listas, pero su presencia no afectaría al bloque de la izquierda porque con superar los umbrales del 3% y el 5% del voto sería suficiente para sumar diputados”, detalla Simón. “El problema lo tendría si no se presentan ni él ni Carmena y proponen a alguien. El resultado sería peor”.

El debate está abierto en Más Madrid hasta que se convoquen oficialmente los comicios. Es previsible que el grupo de concejales del Ayuntamiento se reúna la semana que viene para añadir más presión. Los ediles aún no pierden la esperanza de hacer cambiar de opinión a Carmena. “Si muchos somos capaces de convencerla, acabará diciendo que sí”, dice uno de ellos. Si la juez mantiene la negativa, todo quedará en manos de Errejón.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información