Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un socioliberal incómodo en Ciudadanos

El economista Toni Roldán deja el partido al no compartir la estrategia de Albert Rivera

Antonio Roldán (izquierda) y Rivera, en el Congreso en 2016.

La carrera de Toni Roldán en Ciudadanos ha terminado antes de cumplir cuatro años en el partido. Hijo de socialistas y declarado cercano al votante moderado de centro izquierda, ya no encuentra su sitio en la formación liderada por Albert Rivera, en pleno viraje desde hace meses en su estrategia para ocupar el flanco derecho en la política española. Los acuerdos indirectos con Vox y el veto a pactar con Pedro Sánchez a cualquier precio han hecho decir basta al responsable de programas del partido: “No me voy porque yo haya cambiado, me voy porque Ciudadanos ha cambiado”.

Toni Roldán (Barcelona, 36 años) aún no había nacido cuando su padre, Santiago Roldán, Curri, redactó el programa electoral de Felipe González para las elecciones de 1982. De él y de su madre, Maria Antònia Monés, también socialista y catedrática de Economía, heredó su pasión por los números, la capacidad negociadora y el espíritu socialdemócrata o socioliberal. Cuando llegó a Ciudadanos, de la mano de Luis Garicano, cerebro económico y líder del partido en Europa, explicó que apostaba por una tercera vía que sustituyera el viejo debate de izquierdas y derechas. “No ser dogmático tiene una gran ventaja: te permite elegir lo mejor de ambos mundos”, dijo entonces en un post publicado en el Huffington Post. “¿Cómo vamos a superar la confrontación de rojos y azules si nos convertimos en azules?”, se preguntó este lunes en su despedida ante los medios.

Con una sólida formación académica, Roldán formó junto a Garicano y al inspector de Hacienda Francisco de la Torre el núcleo duro económico de Ciudadanos hasta los últimos meses. Juntos habían fijado una línea reformista y socioliberal a la estrategia del partido que abogaba por una reforma laboral, de las pensiones y el contrato único. La llegada del empresario y expresidente de Coca-Cola, Marcos de Quinto, como fichaje estrella de Rivera en la última campaña, y la decisión de la dirección de optar por las rebajas fiscales generalizadas en el último programa electoral, acabaron por restar protagonismo al grupo liderado por Garicano.

En su paso por Bruselas como asistente de eurodiputados socialistas, Roldán ya conoció las dificultades de mantener la libertad que le da su perfil académico entre la sumisión y las exigencias corporativistas que acarrea la pertenencia a unas siglas. “He manifestado mi discrepancia durante muchos lunes, durante meses, pero uno no puede tratar de ser lo que no es durante demasiado tiempo", ha dicho este lunes antes de irse. Apenas un par de horas después, la portavoz de Ciudadanos, Inés Arrimadas, le ha deseado suerte y ha anunciado que ya hay sustituto para Roldán. Marcos de Quinto ocupará su puesto en la ejecutiva.

Roldán se licenció en Ciencias Económicas por la Universidad Autónoma de Barcelona y tiene dos másteres, por la Universidad de Sussex (Reino Unido) y la de Columbia (EE UU). Es doctorando en Economía Política en el Instituto Europeo de la London School of Economics y ha sido analista jefe en la consultora americana Eurasia Group. Ha trabajado en la Comisión Europea y en el Parlamento Europeo como asesor en temas económicos en la Delegación Española de Socialistas y Demócratas. Desde su llegada a Ciudadanos, fue número dos por Barcelona en las elecciones generales de 2015, 2016 y 2019 (en la última cita por detrás de Inés Arrimadas). En la pasada legislatura fue el portavoz económico del partido.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información