Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Más perros que menores de 15 años

La mayoría de los 13 millones de mascotas registradas en España vive en las ciudades. La soledad dispara su presencia

Varios perros se concentran con sus dueños en el Jardín del Turia de Valencia.
Varios perros se concentran con sus dueños en el Jardín del Turia de Valencia.

La soledad en las ciudades es una de las causas del aumento en un 40% del número de animales de compañía en España en el último lustro. Hasta el pasado año se registraron 13 millones de mascotas en el país, de las cuales un 93% son perros, un 6%, gatos, y el resto, conejos, sobre todo. “En España hay más animales de compañía que niños menores de 15 años. La gente vive cada vez más y más sola. Este es otro motivo para que todo el mundo los registre. Así las ciudades pueden programar los parques y espacios destinados a ellos, para que puedan ir sueltos y se mejore la convivencia para todos. Porque, además, el número no dejará de crecer”, señala el veterinario Armando Solís, presidente de la Red Española de Identificación de Animales de Compañía (REIAC).

No es fácil obtener datos completos. No todo el mundo registra a su perro con un microchip, como es preceptivo, ni todas las comunidades autónomas, que gestionan las competencias en la materia, obligan a inscribir también a los gatos, de lo que se deduce que el número de felinos, fundamentalmente, es mucho mayor que el consignado. Para interconectar esas diferentes bases de datos y facilitar el hallazgo de animales extraviados nació la REIAC, que ha proporcionado a este periódico las cifras referidas con anterioridad.

A pesar de que en 2018 hubo 138.000 abandonos de perros y gatos, según estima la Fundación Affinity a partir de la información de las protectoras, Solís considera que se ha mejorado mucho en la convivencia en las urbes y en el cuidado de animales en España, pero aún queda mucho camino para equiparse a países como Holanda, Bélgica o Inglaterra. “Ahora metemos a los animales en casa como si fuera un miembro más, con un nivel altísimo de cuidados”, sostiene.

Tan alto que tal vez se peque por exceso. Al menos esa es la opinión de Isabel, jubilada de 73 años y huérfana a temprana edad, que ha criado a docenas de perros y gatos, “siempre recogidos y adoptados” y ayer paseaba por un jardín de Valencia con un elegante galgo. “Hay un peligro en tratar a los animales como niños. Los perros necesitan ser perros. No se les puede maleducar. Y mucha culpa la tienen los dueños, que no recogen la suciedad, los excrementos. Hay que llamarles la atención. Estamos obligados a ser respetuosos. Yo incluso llevo un espray con jabón. Los vecinos no tienen por qué oler a pis. Y en las ciudades ha de haber muchos más espacios para ellos y que en todas ellas se pueda utilizar el transporte público, aunque sea con restricciones”, dice. A su lado, Paul apenas se ha movido. “Sí, se llama Paul. Cuando lo recogí estaba tan feo y enfermo que cuando mejoró dije: ‘Hijo mío, si pareces Paul Newman”.

El actor era amante de los animales, como la periodista Micaela de la Maza, que ha montado una de las webs referenciales del sector en España. Sr Perro.com, con información sobre los lugares donde son bienvenidos los canes. También ha publicado varias guías de ciudades y señala que Gijón (Asturias) es una de las más preparadas. “Es una ciudad muy perruna, donde los canes están integrados en la vida cotidiana y donde hay muchas áreas verdes donde si te responsabilizas puedes pasear con el perro suelto”.

“Sí, somos dog friendly, amigos de los perros. Tenemos premios”, apunta Esteban Aparicio, concejal de Seguridad Ciudadana, Movilidad y de la Oficina de Bienestar Animal de Gijón. “Hay 30 parques con libre suelta y una playa para mascotas todo el año, además del acceso a la de san Lorenzo del 1 de octubre al 1 de mayo. Hemos notado mucho un incremento en el turismo con perros”, agrega el regidor de Foro Asturias.

ADN para analizar excrementos

Aparicio dice que estudiará los resultados de la introducción del análisis de ADN de los excrementos para identificar a los infractores. Ciudades como Málaga ya lo han introducido. Mislata, una población pegada literalmente a Valencia, fue pionera.

“Acabar con las heces de las mascotas a través de un nuevo programa de ADN que se había probado en Suiza ya lo llevamos en nuestro programa electoral de 2015”, explica el socialista Carlos Fernández Bielsa, alcalde de Mislata. “Somos un término pequeño pero con la mayor densidad de población de España y teníamos un grave problema de convivencia y de suciedad. Desde hace dos años hemos mejorado mucho en ambos aspectos y eliminado un 85% de las heces”.

Los dueños de los perros están obligados a empadronar a su mascota, mediante una prueba de genotipado, que cuesta 27 euros (el Ayuntamiento la sufraga si los animales son adoptados). Así se obtiene la chapa acreditativa, el “DNI del animal”, apunta Bielsa. Si, una vez advertido, un ciudadano incumple en un mes la ordenanza puede ser sancionado con una multa de 3.000 euros. Desde que entró en funcionamiento, se han impuesto más de 400 multas de 200 euros por la presencia en la calle de heces, recabadas por agentes y peones de la limpieza que las envían para su análisis de ADN. “Los 10 euros del análisis se cubren con las sanciones”, añade el alcalde, que asegura que el procedimiento y la custodia están garantizados

El sistema se está extendiendo, aunque también es objeto de muchas críticas y cuenta con detractores, como muchos veterinarios. “Es como matar moscas a cañonazos”, comenta Armando Solís. También algunos Ayuntamientos están multando a los dueños que no arrojen agua con jabón o detergente sobre los orines de la calle. Son medidas disuasorias que, junto al aumento de la concienciación, han conllevado la aparición de nuevos pertrechos y complementos urbanos, muchos ya de diseño, que acompañan a la antigua correa.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >