Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PACMA se queda otra vez a las puertas del Congreso

A pesar de las encuestas favorables, los animalistas no obtienen el suficiente apoyo para entrar en las instituciones

Ambiente en la noche electoral en el espacio habiliatado por PACMA. En la imagen, Nacho Pascual (Barcelona), Laura Duarte, primera en la lista por Madrid, y Raquel Aguilar (Valencia).
Ambiente en la noche electoral en el espacio habiliatado por PACMA. En la imagen, Nacho Pascual (Barcelona), Laura Duarte, primera en la lista por Madrid, y Raquel Aguilar (Valencia).

Consulte aquí todos los resultados de las elecciones generales.

Otra vez a las puertas. El Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) no ha obtenido finalmente representación en el Congreso. A pesar de contar con un apoyo del 1,25%, lo que equivale a más de 300.000 votos, la circunscripción electoral provincial y el reparto del voto animalista en toda la geografía española han imposibilitado la anhelada entrada en las instituciones. Sin embargo, en la formación ven esta decepción con optimismo, ya que su objetivo real son las europeas, aunque denuncian la barrera que supone el sistema electoral, que tildan de “auténtica vergüenza”. Además, Laura Duarte, candidata del partido a la presidencia del Gobierno, ha denunciado la “guerra sucia de Podemos”, que, en su opinión, les ha perjudicado para esta cita electoral.

En el local alquilado por el PACMA en el madrileño barrio de Lavapiés para seguir la noche electoral, no había mucha gente pero sí ilusión. Los animalistas tenían sus esperanzas puestas en hasta seis provincias, que son las de mayor población y, por tanto, más proporcionales: Barcelona, Valencia, Málaga, Madrid, Cádiz y Sevilla. Además, la última encuesta del CIS, publicada a comienzos de abril, otorgaba la posibilidad real al PACMA de obtener un diputado por Barcelona y otro por Valencia. Pero no ha podido ser: el sitio en el que se han quedado más cerca ha sido en Málaga, donde han llegado casi al 2% de los sufragios.

Las caras largas y la resignación eran la tónica entre los afiliados y voluntarios que se habían acercado hasta este espacio para celebrar el primer cargo institucional de la vida del partido, pero se han tenido que ir de vacío. Sin embargo, nadie habla de decepción ni fracaso. “PACMA ha vuelto a hacer historia, somos un movimiento imparable y hemos vuelto a crecer”, ha resumido Duarte. “Esto es solo el descanso del partido. Aún queda mucho por jugar”, resumía un militante.

La dirección animalista ha culpado principalmente al sistema electoral de su falta de representación. "¿Cómo se puede justificar que las 50.000 personas que votaron al Partido Regionalista Cántabro tengan representación y las 300.000 de PACMA vuelvan a quedarse fuera?", ha opinado Duarte. Ana Belén Martín, responsable territorial del partido y candidata al Senado, señala que “aunque hace años nadie apostaba por nosotros, hoy hemos demostrado que el animalismo tiene presente y futuro”.

El partido, además, estaba poco preparado para estas elecciones, o así lo ve la dirección. Como explica Nacho Pascual, cabeza de lista por Barcelona que tenía a priori posibilidades de sacar escaño por Barcelona: “Estas elecciones fueron casi un improvisto. Teníamos todo preparado para las europeas, pero no íbamos a no dar la cara en el Congreso. Al final, nos hemos quedado muy cerca”, comenta. Duarte asegura que lo han “dado todo” dentro de sus “posibilidades”.

Porque PACMA, pese a sus 16 años de historia y gran impacto dentro del activismo, es un partido bastante humilde, sin subvenciones públicas ni créditos bancarios, que vive de las donaciones y las cuotas de sus 5.000 afiliados. Por ello, su campaña también ha estado marcada por una fuerte presencia en redes sociales, principalmente Twitter. La estrategia ha sido clara: denunciar las condiciones de los animales en España a golpe de imágenes impactantes y conmovedoras sobre crueldad e injusticia con animales, algo que genera mucha atención entre sus electores potenciales.

En este sentido, el mensaje de los animalistas durante esta última campaña se ha centrado mucho en Vox, al que ven como su peor enemigo por el apoyo explícito que hacen de la tauromaquia y la caza. Su spot de campaña, que giraba precisamente en torno a este antagonismo y tildaba a la extrema derecha de “valiente cobarde” con su “manada”, fue todo un éxito: obtuvo más de 1 millón de visitas en menos de 24 horas, según el partido. Vox lo denunció ante la Junta Electoral por “fomentar el odio y la violencia” contra ellos pero no consiguió su objetivo. Laura Duarte, candidata por Madrid que cerró el acto principal del partido, el viernes en la madrileña plaza de Callao, afirmó al respecto: “Somos la revolución frente a su involución, no les tenemos miedo y somos más fuertes que ellos”.

“Guerra sucia” de Podemos

Eso sí, la campaña también ha tenido sus sobresaltos. Principalmente por lo que el PACMA ha tildado de “guerra sucia” por parte de Unidas Podemos, un rival importante por el sector de la población en el que ambos partidos se mueven. Aparte de la denuncia de Vox ante la JEC, los animalistas han tenido que salir al paso de un vídeo que mostraba a su presidenta, Silvia Barquero, asegurando que hablaría con Vox si éstos prohibieran la tauromaquia. La organización defiende que sus palabras se sacaron del contexto, la misma explicación que plantea para las polémicas declaraciones que tuvo su número uno por Barcelona con el aborto, en las que se entendía una defensa de la vida del feto.

Para tratar de salir del paso, PACMA llegó incluso a lanzar un hilo de Twitter titulado “Las mentiras sobre el PACMA” en que se declaraban como “animalistas, progresistas y feministas”. Para Duarte, estos “ataques” contra la formación responden “al juego sucio de ciertos sectores que tienen miedo de la llegada del PACMA a las instituciones y a la guerrilla de Podemos en redes, que quiere silenciarnos”. “ “La gente de Podemos tenía dos opciones, confrontar a los escopeteros de Vox o a la esperanza que representa PACMA, y han preferido lo segundo. Es una vergüenza”, afirma convencida la también portavoz de la formación.

Fundado en 2003, el PACMA participó por primera vez en unas elecciones generales en 2008. Desde entonces, los animalistas han ido creciendo con cada nueva cita con las urnas: en 2008 consiguieron 40.000 votos, en 2011, 100.000, y en 2016 duplicaron de nuevo resultados, llegando a los 280.000. Este año tenían como objetivo el medio millón de sufragios, una meta de la que se han quedado cerca pero tampoco han acabado de alcanzar. El próximo asalto, en las europeas, donde el partido está “convencido” de sacar representación. Duarte ya avisa: “Esto no ha hecho más que empezar y pese a quien le pese PACMA continúa, y más fuerte que nunca”.


Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información