Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

De la duda al voto: dos semanas con un grupo de indecisos

EL PAÍS comparte la campaña con 9 electores que no sabén qué elegir. Un diario de a bordo en el que han visto los debates, seguido las noticias y hablado con su entorno hasta la determinación final

elecciones generales Ampliar foto
Juan Carlos Castro es uno de los indecisos que ha participado en este reportaje. Su duda: PP o Ciudadanos.

Dice el CIS que esta ha sido la campaña con más indecisos. Su presencia se ha disparado en todos los sectores del electorado: el porcentaje de votantes que dudan en la derecha ha subido al 38% frente al 26% de los comicios de 2015. En la medianoche del pasado día 11, cuando arrancó la campaña, EL PAÍS contactó con nueve electores de distintos lugares de España, de diferentes edades y profesiones, que no habían decidido aún si depositarán hoy su papeleta en la urna y qué siglas llevará. Durante 15 días este periódico ha seguido la batalla política a través de sus ojos para comprobar cómo funcionan su ánimo y sus pensamientos y cómo los partidos y sus candidatos influyen en ellos.

En las generales de 2015 el 38% de los votantes decidió su papeleta durante las dos semanas de debates y mítines y un 9% llegó al día de la votación sin tenerla todavía clara. En el caso de estos nueve indecisos sus dudas estaban de principio muy enquistadas. Casi todos las albergaban entre opciones más o menos parecidas, pero algunos basculaban entre espectros más amplios: había quien dudaba entre PSOE y Ciudadanos, entre ERC y Unidas Podemos e, incluso, entre PP y PSOE. Lo único que tenían claro prácticamente todos era a quién no votar. De esa base fue desde la que despegaron hace 15 días.

Arranque muy dudoso

En qué momento de la campaña se decide el voto, según la edad

CIS Postelectoral 2015

En estas elecciones hay quien se ha estrenado como indeciso. Es el caso de Juan Carlos Castro, un asturiano de 62 años que trabaja en una oficina bancaria de Oviedo. En la primera semana de campaña dudaba entre PP y Ciudadanos. Asegura que es la primera vez que no tiene seguro su voto: “En mi entorno veo muchas dudas. Nunca nos había pasado”. En los últimos comicios votó al PP.

Fernando Ruiz es un consultor madrileño de 42 años que lo único que ha tenido claro desde el arranque de la campaña es que va a votar. Su duda: PSOE o Ciudadanos: “Por primera vez veo mucha gente que se plantea el voto de castigo contra Vox o contra Podemos”. Laura Bermejo, coruñesa de 26 años, trabaja en el mundo del cine como auxiliar de producción y oscila entre PSOE y Podemos. Reconoce que siempre duda y en sus últimas elecciones votó a los de Pablo Iglesias: “Y no me arrepiento”.

Podemos o Esquerra Republicana de Catalunya. Ese es el dilema de Òscar Vicens, estudiante de Ingeniería en Barcelona de 22 años: “No llevo demasiadas elecciones porque soy joven. En las últimas voté a ERC”.

La duda de Javier de Vega, de 36 años y trabajador del sector del marketing de Valladolid, es triple: entre PSOE, Ciudadanos y PP: “Lo único que tengo claro es que voy a ir a votar. Pero cuanto más sé de los partidos y más investigo por mi cuenta, menos ganas tengo”. En los anteriores comicios se inclinó por el PSOE. Esas tres opciones son las mismas que las de César Bonilla, de A Coruña, publicista de 24 años: “Las últimas elecciones voté a Ciudadanos, pero visto que pactan con cualquiera, pues me han entrado más dudas”.

Ramón Rojas, 60 años, responsable administrativo en Sevilla, no vota desde 2015 por “decepción y falta de seriedad” y esta vez duda si hacerlo: “Si lo hago, cosa que no tengo nada clara, lo haré por el PSOE”. Aleix Surià es ingeniero en Barcelona de 33 años y duda entre el PSC y Podemos: “Nunca ha habido un partido que me haya convencido al 100%. Cuando estoy indeciso, suelo inclinarme por el partido que más perjudique a la derecha”.

Carmen Cuerpo, madrileña de 35 años, no votó en las últimas elecciones porque le pareció “una tomadura de pelo que se repitieran”. En el arranque de campaña dudaba si hoy se acercaría al colegio electoral. Si finalmente acude, se reconoce indecisa “entre todos los partidos”.

La marca de los debates

La semana final de la campaña se ha visto marcada por los debates entre candidatos, pero su efecto entre estos nueve indecisos ha sido dispar. Ramón Rojas ha visto los dos debates, el del pasado lunes en TVE y el de Atresmedia al día siguiente. “Ninguno hasta el final”, puntualiza. “Me aburrían y estaba todo ya dicho. Me gustó Pablo Iglesias, pero no me han ayudado demasiado. Empiezo a pensar que voy a votar al PSOE”.

En qué momento de la campaña se decide, según el recuerdo de voto

CIS Postelectoral 2015

Javier de Vega afirma que no le han influido los debates. De hecho, es muy crítico con lo que ha visto: “Me han parecido un esperpento, sobre todo el segundo, todo un teatrillo…”. Hasta tal punto que se plantea ahora no votar. “Me pareció tan ridículo que me entran ganas de no ir a votar. Todavía dudo más que antes de verlo”.

Algo más han ayudado los enfrentamientos televisivos entre los candidatos a Carmen Cuerpo. ahora está decidida a ir a las urnas: “He decidido, después de verlos, que votaré, que es algo que no tenía claro. Pero no sé a quién”.

Quien sí ha visto la luz tras los debates ha sido Juan Carlos Castro: “Me han dado el empujoncillo final que necesitaba y votaré al PP”. Lo mismo le ha pasado a Fernando Ruiz. A él también le han valido para tomar una decisión: “Veo al PSOE el partido más serio y les votaré. Además, me gusta su posición sobre Cataluña: firmes pero abiertos al diálogo”.

Vuelco en la víspera

En la víspera de la jornada de reflexión Javier de Vega, que duda entre PP, PSOE y Ciudadanos, nos envía un whatsapp de última hora en el que explica su decisión final: no irá a votar. Y eso que acudir a las urnas, según decía al principio, era lo único que tenía claro: “Tras seguir la campaña concluyo que no se merecen mi voto. Solo les preocupa el poder”.

Laura Bermejo y Ramón Rojas, que dudaban entre las opciones de izquierdas, van a votar finalmente al PSOE. Lo mismo que Carmen Cuerpo, que llegó a bascular entre todos los partidos. “Me he decidido por ellos”, explica, “porque los veo serios. Cuando ha habido algún lío con algún ministro, lo han resuelto sin contemplaciones”.

A César Bonilla han sido los sondeos los que le han hecho tomar la decisión, después de dudar entre Ciudadanos, PSOE y PP. “En A Coruña, las encuestas dejan dos escaños dudosos a repartir entre Ciudadanos, Podemos, Vox y BNG. Aunque me ha pasado por la cabeza votar a BNG para que Galicia tenga representación en Madrid, finalmente me inclino por Ciudadanos”. Los dos indecisos catalanes, Aleix Surià y Òscar Vicens, votarán a Podemos, dejando de lado a PSOE y ERC respectivamente. Y ambos por el mismo motivo. “Son los que más tienden al diálogo con la situación que sufrimos aquí”, esgrime Aleix.

 

Influidos por la familia, los debates y las redes sociales

Casi todos los indecisos explican que, durante la campaña, las conversaciones con amigos y familiares resultan claves para tomar una decisión. Juan Carlos Castro, tras la Semana Santa, tenía ya clara una condición: “Si Rivera muestra signos de pactar con el PSOE, claramente no le voy a votar”.

“Este año, por primera vez, voy a leerme los programas, me interesan”, afirma Fernando Ruiz. “No es que me fíe de lo que prometen, pero al menos sé cuál es su punto de partida”.

A Laura Bermejo las vacaciones de Semana Santa le han influido. “Me informo mucho a través de lo que me cuentan mis amigos. Yo no estoy muy metida en redes sociales así que tengo muy en cuenta lo que me cuenta mi entorno, lo que me mandan y oigo de ellos”. Y propone: “Podría estar bien algún tipo de app o medio especializado que hiciese una analítica de lo que propone cada partido”. Lo mismo le ha sucedido a Javier de Vega: “He hablado mucho con amigos y familia y eso me está ayudando a tomar una decisión”.

Más delicada ha sido la reunión familiar de Aleix Surià en Barcelona. “Yo no soy independentista, pero tengo mucha familia independentista. Esto es un problema en Cataluña ahora mismo. Hay muchas familias con discusiones. Y votaría sin dudar a un partido que supiese que va a desbloquear esta situación, pero no lo veo. Con PP opino que es imposible. Y con PSOE y Podemos no sabría decirte”.

César Bonilla se fue de vacaciones con un amigo a Portugal y apoya su toma de decisión en Twitter: “Es lo que más pendiente me tiene. Lo estoy leyendo todos los días”. Algo parecido le pasa a Òscar Vicens: “Baso casi toda mi información en lo que veo en Instagram”.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información