Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El veto alemán a Arabia Saudí afecta a la venta de armamento español

Las fábricas germanas de Airbus producen componentes de aviones montados en España

Un avión A330 MRTT como los vendidos a Arabia Saudí reabasteciendo en vuelo a un caza.
Un avión A330 MRTT como los vendidos a Arabia Saudí reabasteciendo en vuelo a un caza.

El embargo en la venta de armas impuesto por el Gobierno de Ángela Merkel al régimen de Riad, tras el asesinato del periodista Jamal Khashoggi en el consulado saudí de Estambul, está causando quebraderos de cabeza a sus socios.

La presencia del gigante aeroespacial Airbus en varios países europeos hace que, por ejemplo, los aviones A330 MRTT de reabastecimiento en vuelo vendidos a Arabia Saudí se fabriquen en Francia, se adapten en España e incorporen componentes alemanes. El presidente ejecutivo de la compañía, Tom Enders, ha llegado a amenazar con fabricar equipos “sin componentes alemanes” si Berlín sigue exhibiendo “una especie de superioridad moral” y no se pliega a aplicar los mismos criterios que sus socios.

El embargo de armamento alemán, en vigor desde octubre pasado, ha impedido completar la venta a Arabia Saudí de 48 cazas Eurofighter, equipados con misiles Meteor, y ha retrasado la venta de aviones de transporte A400M, que se montan en la planta de Sevilla, según indicó un alto directivo de Airbus a Reuters. “Los alemanes no pretendemos tener más altura moral que Francia o más visión política que Reino Unido en materia de derechos humanos” se defendió la ministra alemana de Defensa, Ursula von der Leyen, en la reciente Conferencia de Seguridad de Munich.

Airbus reclama una normativa única de exportación de defensa para la UE, pero ese objetivo está lejos de conseguirse: los países solo aceptan unos principios genéricos, que cada uno aplica según su criterio.

En el mercado del armamento no solo importa el hecho, sino también el momento. Tras haber tenido que dar marcha atrás y entregar a Riad 400 bombas de precisión vendidas por el Gobierno del PP, el Ejecutivo de Pedro Sánchez tiene sobre la mesa nuevas operaciones de venta de munición esta vez de firmas privadas. No están oficialmente vetadas, pero tampoco autorizadas. Se han aparcado a la espera de una decisión definitiva que no acaba de llegar para desesperación de las compañías fabricantes, según fuentes del sector.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >