Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Calvo reivindica al PSOE como el “único parapeto posible” contra la extrema derecha

Ábalos critica la "falta de pedigrí ideológico" de Ciudadanos y su "consanguinidad" con el "fundamentalismo" conservador

Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno.
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno. EFE

Andalucía ha acaparado todas las conversaciones en la jornada inaugural de la Convención del Partido Socialista Europeo (PES, en sus siglas en inglés), que se celebra hasta este sábado en Madrid. Contener a la extrema derecha, decisiva para el cambio de gobierno en la Junta, y limitar su influencia en las instituciones españolas justo cuando el proyecto de la UE es más cuestionado por nacionalismos y extremismos, es uno de los leitmotivs con los que Pedro Sánchez espera mantener el Gobierno. Todo dependerá de la movilización y el grado de abstención del electorado progresista en las elecciones generales del 28 de abril. "El PSOE es el único parapeto posible" contra la ultraderecha, ha sentenciado Carmen Calvo. La presencia de la vicepresidenta y de dos de los ministros principales del Gobierno, José Luis Ábalos (Fomento) y Josep Borrell (Exteriores), da muestra de la importancia que el PSOE otorga al cónclave.

"Lo que tenemos delante no es nuevo: es viejo y conocido. Lo tenemos bastante bien diagnosticado. Es la vuelta al egoísmo en estado puro", ha contrapuesto Calvo. En un discurso con un profundo sello feminista, la número dos del Gobierno ha insistido en que la socialdemocracia "es la respuesta" a los movimientos que en el PSOE definen como reaccionarios. La número dos del Gobierno ha distinguido entre el egoísmo individual y colectivo: "Los nacionalismos, las radicalidades, siempre con la idea de fondo de soy mejor". A su juicio, la "aparente" crisis económica "siempre ha sido una crisis política e ideológica" que "ha dado su verdadero rostro", la extrema derecha de Vox y del "pensamiento radical".

España será el gran Estado de la UE donde unos modelos tan antagónicos de entender a Europa como la socialdemocracia y la extrema derecha medirán sus fuerzas un mes antes de las elecciones europeas. "Sinceramente me alegro de que la partida empiece el 28 de abril en España, con unas elecciones generales que deben servir de revulsivo para que todos los progresistas europeos vean que entre todos podemos parar a las fuerzas reaccionarias", ha instado Ábalos. El secretario de Organización del PSOE ha advertido contra los "los tifones de la involución" de los nacionalismos "rupturistas" y la extrema derecha que "salen de las madrigueras de la Historia". Como ejemplos ha puesto el auge de la Agrupación Nacional de Marine Le Pen en Francia; de la Liga Norte en Italia; de UKIP en Reino Unido; del FPÖ en Austria; de Alternativa para Alemania; y de Vox, con la ayuda de PP y Ciudadanos y que en su opinión responden al mismo fenómeno.

En definitiva, un "populismo de derechas" que, según Ábalos, "ha contaminado de lleno a los partidos liberales y conservadores europeos". Una alusión combinada con Ciudadanos y PP como destinatarios. Las críticas a Albert Rivera, cuya ejecutiva aprobó esta semana por unanimidad vetar los acuerdos postelectorales con el PSOE, han sido las más ácidas de todas: "Quienes enarbolaban el centro como tarjeta de presentación se han visto obligados a salir de su zona de confort... Ha quedado bastante claro que esa supuesta falta de pedigrí ideológico identificable ocultaba una consanguinidad con el fundamentalismo conservador y con la extrema derecha sociológica".

"Somos aquella parte de ese mundo donde combinamos mejor la libertad política, el progreso económico y la distribución social", ha puesto en valor Borrell. Su intervención, como todas, se ha fijado en la amenaza que suponen nacionalismos y extrema derecha. "Debemos tener bien presente los logros que hemos conseguido y seguir empujando para que las generaciones más jóvenes entiendan que los viejos demonios del pasado pueden volver. Esta es una ocasión para los socialdemócratas y volver a tomar el timón de Europa", ha aseverado.

La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, también ha destacado en su intervención que "nada es irreversible" frente a una "oleada conservadora" que quiere revertir derechos de las mujeres como la ley del aborto vigente o la Ley de Violencia de Género. Narbona ha advertido, además, de que hay una "tendencia a la involución" en la lucha contra el cambio climático. Lo pudo comprobar en un foro reciente en el que el líder de Vox, Santiago Abascal, afirmó que era una "invención de lobbies pseudocientíficos de oscuros intereses", ha trasladado a los asistentes. "Ser socialista es ser antifascista", ha incidido Juan Fernando López Aguilar.

Los principales referentes de la socialdemocracia europea tenían previsto hacerse esta noche una fotografía de familia ante el Guernica. Además de Pedro Sánchez, que ejercerá de anfitrión, estarán otros líderes europeos: como el candidato común de los socialistas europeos a la presidencia de la Comisión Europea, Frans Timmermans; Antonio Costa, primer ministro de Portugal; Stefan Löfven, primer ministro de Suecia -ha revalidado el cargo gracias al cordón sanitario a la extrema derecha en los acuerdos postelectorales-; Viorica Dancila, primera ministra de Rumanía; y Jeremy Corbyn, líder del Partido Laborista británico, con el que se ha visto Sánchez antes de la instantánea. El presidente del Gobierno cerrará este sábado la Convención del PES, en la que se presentará el manifiesto con el que los socialdemócratas concurrirán a las europeas. Será el momento en el que, formalmente, los socialistas den comienzo a la precampaña de las elecciones del 26 de mayo.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >