Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciudadanos se desentiende de las propuestas de Vox

Marín, aspirante a la vicepresidencia de la Junta, dice que el documento con las peticiones del partido de extrema derecha "ni me incomoda, ni me deja de incomodar"

Los dirigentes andaluces de Ciudadanos y PP, Juan Marín y Juan Manuel Moreno, el 27 de diciembre pasado en el Parlamento de Andalucía.

Ciudadanos se ha desvinculado este miércoles de las condiciones que Vox presentó ayer para dar su apoyo a la investidura de Juan Manuel Moreno (PP), circunscribiéndolas a un acuerdo bilateral para que los populares consigan los apoyos necesarios para apuntalar la investidura de Moreno. “Lo que ellos acuerden no le afecta al Gobierno de Andalucía, y si le afectara, intervendríamos”, ha señalado Marín en declaraciones a TVE, dejando claro que su partido no va a permitir que se modifique el acuerdo programático que alcanzaron con el PP el día de Navidad. No obstante, Marín considera que las propuestas presentadas por la extrema derecha ayer son “inaceptables” y se ha mostrado sorprendido de que un partido que aspira a gobernar pueda “siquiera plantear esas iniciativas”.

"Ni me incomoda, ni me deja de incomodar", ha dicho Marín sobre el documento de propuestas del partido de Abascal. "Lo demás se lo dejo a otros, porque no es una cuestión que nos incumba, porque no estamos en esas negociaciones", ha subrayado. "A partir de ahí, poco tengo que valorar ese documento —con las propuestas de Vox— salvo que en mi opinión es un documento inaceptable que invade competencias de la comunidad autónoma" y contiene algunas propuestas que están "fuera de lugar", ha valorado.

Con el eco de las exigencias de Vox de fondo, las direcciones de PP y Ciudadanos tratan de alejarse de esas propuestas y se centran en cerrar su acuerdo de Gobierno. Las dos fuerzas saben que los votos de la extrema derecha son vitales para que el pacto pueda ejecutarse y son conscientes de que las condiciones del partido de Santiago Abascal lo ponen en riesgo, pero interpretan que, si lo cierran cuanto antes, invertirán la presión, trasladándola de nuevo a Vox y poniéndolo en la tesitura de respaldarlo o permitir que el PSOE vuelva a dirigir el Gobierno andaluz.

Esta tarde a las 16.30 volverán a reunirse los equipos negociadores de PP y Ciudadanos en el Parlamento andaluz con la intención, manifestada ayer mismo por el líder territorial de la formación naranja, Juan Marín, de firmar el acuerdo de estructura de Gobierno. “Solo quedan unos flecos”, ha asegurado esta misma mañana. Ambos partidos quieren, así, poder llegar a la ronda de consultas del Parlamento para la propuesta de investidura, que se inicia mañana, con la candidatura de Juan Manuel Moreno, el líder regional de los populares, amarrada, sumando 47 votos, frente a los 33 que tendría la aspirante socialista, Susana Díaz.

También el PP andaluz considera inaceptables las medidas invocadas por Vox para condicionar el apoyo a la investidura de Moreno. La secretaria general del partido en esta comunidad, Loles López, advirtió anoche de que el partido de extrema derecha “está bloqueando el cambio en Andalucía”. Esta es la idea que tanto los populares como Ciudadanos esgrimen para tratar de propiciar un cambio en las posiciones de los de Abascal.

Vox está ensayando en Andalucía una estrategia de crispación y ofuscamiento que ha desconcertado a los populares, que, a diferencia de Ciudadanos, cada vez son más cautos a la hora de hablar del cierre del pacto de Gobierno. Ambos partidos habían acordado fijar para el 16 de enero la sesión de investidura.

La candidatura de Díaz sigue en pie

La ronda de contactos con los grupos parlamentarios para sondear los apoyos para la propuesta de un aspirante a la investidura comienza mañana. La candidatura de Díaz sigue presente. Ayer mismo, el portavoz de la Junta en funciones, Juan Carlos Blanco, y el portavoz del PSOE en la Cámara andaluza, Mario Jiménez, reiteraron que la dirigente socialista era la “más legitimada” para presentarse. Para que la presidenta del Parlamento, Marta Bosquet, se planteara su nominación tendría que sumar más respaldos que Moreno. Para ello, y si se descartan los 12 votos de Vox que aún no están asegurados, Díaz necesitaría añadir los 17 de Adelante Andalucía, de modo que sumaría 50, frente a los 47 del candidato del PP.

Pero esa ecuación no va a ser sencilla. La coalición de Podemos e IU comunicó ayer que ellos estarían dispuestos a respaldar un candidato alternativo “al del tripartito reaccionario” para el caso de que el bloque de derechas no llegara a sumar, un candidato que asumiera varias de las principales ideas de su programa. A priori, no parece que ese candidato pudiera ser Díaz, “que no suscita consenso alguno”, tal y como recalcó ayer el líder de Adelante Andalucía, Antonio Maíllo. Fuentes del PSOE aseguraron a este diario que ellos no van a plantear ningún otro nombre que no sea el de su secretaria general.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >