Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia belga rechaza la entrega a España del rapero Valtònyc

Josep Miquel Arenas Beltrán huyó el pasado mes de mayo después de ser condenado a tres años y medio por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona

Simon Bekaert, Valtònyc y Gonzalo Boye, a la salida del tribunal de Gante, este lunes.

La justicia española vuelve a encallar en Bélgica. El tribunal de primera instancia de Gante ha decidido este lunes negar la extradición de Josep Miquel Arenas Beltrán, más conocido como Valtònyc. El juez belga ha rechazado la entrega al estimar que no existe doble incriminación, según han informado fuentes de la defensa. Es decir, interpreta que los hechos por los que el músico fue sentenciado en España entran dentro de la libertad de expresión y no son delito en Bélgica. El rapero huyó de su domicilio de Mallorca a finales de mayo para evitar su ingreso en prisión después de que la Audiencia Nacional le condenara a tres años y medio de cárcel por enaltecimiento del terrorismo, amenazas, y calumnias e injurias graves a la Corona tras analizar las letras de sus canciones.

El varapalo a la euroorden emitida por España no supone el fin del proceso. La Fiscalía belga ha recurrido el fallo poco después de conocerlo. Y enviará sus alegaciones para que la defensa de Valtònyc las estudie y responda. La Corte de Apelaciones asume ahora el caso, y tiene 15 días para fijar una nueva fecha. Esta segunda instancia dispone de un mes a partir de hoy para pronunciarse al respecto. Y si alguna de las partes siguiera disconforme, todavía queda como última opción acudir al Tribunal de Casación.

El veredicto tampoco implica que Valtònyc pueda entrar a España libremente. La condena sigue vigente y si cruzara la frontera española sería detenido y encarcelado. Aunque la euroorden acabara siendo rechazada definitivamente, los delitos no prescribirían hasta pasados cinco años, pero su defensa planea llevar el caso ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos de Estrasburgo (TEDH) para lograr una sentencia contra España y acelerar así su regreso. El problema de esa vía es el tiempo: su funcionamiento suele ser más lento que el de los juzgados ordinarios, y la decisión podría demorarse años.

El equipo de abogados que defiende al rapero balear, liderado por Gonzalo Boye y Paul y Simon Bekaert, es el mismo que se encarga de la causa de los políticos independentistas fugados en Bélgica. "Lo que ha manifestado el juez es algo muy claro: esto es libertad de expresión, y ninguna frase de las canciones tiene contenido criminal”, ha resumido Boye.

El músico y sus letrados llegaron al tribunal de Gante en torno a las 8.50 de la mañana. Y solo estuvieron con el juez unos siete minutos, el tiempo que el magistrado ha tardado en leer su decisión. En el caso del delito de enaltecimiento del terrorismo, los letrados de Valtònyc han alegado que no existía doble incriminación al no estar tipificado en Bélgica. En el relativo a sus insultos a la familia real han esgrimido dos fallos del TEDH contra España: el que estimó en marzo que quemar fotografías del Rey forma parte de la libertad de expresión, y el que obligó a España a indemnizar al dirigente abertzale Arnaldo Otegi con 20.000 euros en 2011, después de que este fuera condenado a un año de prisión por el Tribunal Supremo por llamar al Rey emérito Juan Carlos I "jefe de los torturadores". Por último, respecto a la condena por amenazas, han defendido que la ley belga solo recoge este delito cuando se produce por escrito, no en una canción. El juez ha atendido sus argumentos, y ha sentenciado que el contenido de las letras de Valtònyc no supone un delito en Bélgica.

"Llegaremos al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, crearemos un precedente y se demostrará que tenemos razón: que en España no hay libertad, no solo porque no se pueda votar [en Cataluña]. Tampoco hay libertad de expresión", ha dicho Valtònyc visiblemente contento.

El eurodiputado del Partido Popular Esteban González Pons, se ha mostrado crítico con la decisión del magistrado. "Bélgica no puede convertirse en un santuario para los huidos de la justicia española", ha advertido. "Partiendo del respeto a las decisiones judiciales, es urgente hacer una reflexión y actualizar mecanismos como la euroorden que faciliten la entrega entre países miembros de presuntos delincuentes", ha reclamado. Y ha pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que “reaccione de manera inmediata a esta nueva decisión, que pone en cuestión la soberanía nacional y la actuación de la justicia española”.

El rapero ha repetido en las últimas semanas que la letra de una canción nunca puede equipararse con una amenaza. "Si quiero amenazar a una persona no le hago una canción, bajo a su casa y le amenazo", afirmó. En sus composiciones hay frases como “quiero transmitir a los españoles un mensaje, ETA es una gran nación”. O amenazas al presidente del Círculo Balear, una asociación de carácter españolista. "Jorge Campos merece una bomba de destrucción nuclear"; "queremos la muerte para estos cerdos"; "llegaremos a la nuez de tu cuello, cabrón, encontrándonos en el palacio del Borbón, kalashnikov"; "le arrancaré la arteria y todo lo que haga falta", canta en algunos de sus temas.

Es la cuarta vez que Valtònyc acude a los tribunales belgas. El 5 de julio se presentó voluntariamente ante la policía al saber que la justicia española había emitido una euroorden contra él. Mes y medio después volvió a comparecer ante el tribunal de primera instancia de Gante, y el pasado 3 de septiembre volvió al mismo juzgado, pero la decisión se aplazó hasta este lunes para estudiar más en profundidad los argumentos de ambas partes.

Más información