Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Muere uno de los heridos en el incendio del catamarán de O Grove

El hombre, de 70 años, de Guadalajara, y su pareja, que permanece hospitalizada, fueron dos de los cinco heridos graves del accidente

Fotografía facilitada por Protección Civil de Cambados del incendio de un catamarán turístico en el que viajaban 48 personas que se incendió el 24 de julio en las cercanías de la localidad pontevedresa de O Grove.
Fotografía facilitada por Protección Civil de Cambados del incendio de un catamarán turístico en el que viajaban 48 personas que se incendió el 24 de julio en las cercanías de la localidad pontevedresa de O Grove.

Uno de los 48 turistas que resultaron heridos en el incendio registrado en un catamarán que navegaba el pasado día 24 de julio en la Illa da Toxa, en el municipio de O Grove (Pontevedra), ha fallecido por complicaciones derivadas de las lesiones, según han informado este viernes fuentes de la Consellería de Sanidade de las Xunta de Galicia.

El fallecido, de 70 años y vecino de Guadalajara, permanecía ingresado con quemaduras graves desde el día del accidente en la unidad de quemados del Complejo Hospitalario Universitario de A Coruña (CHUAC), donde continúa su pareja, también con lesiones de gravedad.

El resto de los turistas hospitalizados por el incendio del catamarán todavía permanecen ingresados en Povisa (Vigo) y, según el último parte médico, "sin cambios significativos" en su evolución. Una de ellos, natural de Sevilla, será trasladada este viernes al Hospital Virgen del Rocío de la capital andaluza, mientras que el matrimonio de Mataró (Barcelona), continuará en el centro hospitalario vigués.

El pasado 24 de julio, los efectivos de emergencias rescataron a al menos 46 personas que viajaban a bordo del catamarán siniestrado tras registrarse un incendio a bordo unos diez minutos después de zarpar del puerto de O Grove, cuando se dirigía a la bocana de la ría de Arousa para completar la ruta turística para aproximarse a las bateas de este polígono de donde se cultivan mejillón, ostras y vieiras.

Cuando navegaba frente a la Illa da Toxa (Pontevedra), se desató un incendio que alcanzó la cubierta del barco y cuyas causas todavía se está investigando, aunque las primeras hipótesis apuntan a que se pudo originar en la sala de máquinas que rápidamente se propagó a las cocinas del catamarán. Según el testimonio de algunos pasajeros del catamarán siniestrado, se escuchó una explosión y el barco quedó encallado frente a una batea que también fue alcanzada por las llamas.

El incidente dejó un total de 37 personas heridas, dos de ellas de gravedad. A bordo de la embarcación viajaban 40 adultos, ocho niños y cuatro miembros de la tripulación, que se vieron sorprendidos al iniciarse un incendio que calcinó por completo el barco.

El catamarán siniestrado era el Boramar, perteneciente a la empresa Cruceros Rías Baixas, que llevaba operativo apenas una semana, coincidiendo la inauguración de la ruta turística de esta naviera con la celebración de las fiestas locales.

Este es el primer accidente que se registra en este sector turístico muy competitivo en la ría. De hecho hay más de una docena de embarcaciones que hacen estas travesías que suelen durar una hora, aproximadamente, con servicio de catering a bordo.

La Ría de Arousa es la que reúne el mayor número de estos artefactos flotantes, principalmente en O Grove. En estas aguas se agrupa casi el 70 por ciento de bateas, mientras el resto están diseminadas en las rías de Ares-Betanzos, Muros Noia, Pontevedra y Vigo.

Más información