Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nota hallada con los cadáveres de la familia de La Orotava era del padre

El hombre hallado ahorcado era militar y había sido condecorado por sus acciones de combate en Afganistán

Guardia Civil y ambulancias, en la casa de La Orotava, al norte de Tenerife. En vídeo, declaraciones del alcalde de la localidad.
Madrid / Santa Cruz de Tenerife

La Guardia Civil continúa este martes la investigación sobre la muerte de una pareja y sus dos hijas menores de edad cuyos cadáveres fueron hallados ayer en su vivienda del municipio tinerfeño de La Orotava, mientras se espera conocer los datos de las autopsias para determinar la causa de los fallecimientos. Según han informado fuentes de la Fiscalía, la nota manuscrita que se halló en el domicilio es del padre, Israel Rodríguez Miranda, un brigada del Ejército de Tierra condecorado por su participación en acciones de combate en Afganistán.  

Las mismas fuentes, que no han revelado nada más sobre la nota, clave en la investigación, han precisado que "muy en principio" parece que no se trata de un caso de violencia de género, pero han insistido en que no se descarta ninguna posibilidad. Fuentes de la investigación apuntaron el lunes a este periódico como principal hipótesis un parricidio: que el matrimonio hubiese matado a las pequeñas y a continuación se suicidase. Las fuentes agregaron que, según los testimonios recabados por los investigadores, no existía mala relación entre la pareja ni denuncias de malos tratos.

El resultado de las autopsias, que este martes se comienzan a realizar en el Instituto de Medicina Legal, de Santa Cruz de Tenerife, y los datos obtenidos por los investigadores de la Guardia Civil en el lugar de los hechos, permitirán determinar la secuencia de lo ocurrido en el domicilio de la pareja, en el que también se ha localizado muerto un perro que era la mascota de la familia, agregan las fuentes.

Sobre las 12.30 de ayer fueron hallados  los cuerpos sin vida de los cuatro miembros de la familia en su vivienda, situada en la calle Cruz de Los Martillos, de La Orotava —un municipio de 41.000 habitantes, a 35 kilómetros de Santa Cruz de Tenerife—. Fue la abuela de las niñas, que vive en una casa colindante, la que avisó al cuartel del instituto armado. La mujer estaba alarmada después de que nadie contestara a sus insistentes llamadas al domicilio de su hija.

El hombre, de 43 años, natural de Zamora y brigada del Ejército de Tierra, estaba ahorcado con una cuerda mientras que la mujer, de 32 años, y las dos niñas, de tres y cinco, estaban muertas sobre la cama en otra estancia de la vivienda sin aparentes signos de violencia.

Algunas fuentes apuntaron ayer a este diario la posibilidad de que las pequeñas hubiesen sido envenenadas, según los primeros indicios forenses. La hipótesis es que la madre hubiera muerto por asfixia. Sobre el perro, la hipótesis es igualmente que fuese envenenado.

Rodríguez Miranda era suboficial y estaba destinado en el Bhelma VI (Batallón de helicópteros de maniobra), con base en los Rodeos (Santa Cruz de Tenerife). Se encontraba en servicio activo y, según fuentes militares, estaba "muy bien considerado" por sus compañeros, entre los que ha causado gran conmoción lo sucedido.

La entonces ministra de Defensa Carme Chacón condecoró en 2009 a Israel Rodríguez con la Gran Cruz de Mérito Militar con distintivo rojo por sus acciones de combate en Afganistán, donde formó parte de la Fuerza de Reacción Rápida (QRF) española con base en Herat (Afganistán) entre noviembre de 2007 y marzo de 2008. En la orden se destacaba "su reacción ante acciones hostiles", mostrando "además de valor, unas dotes de mando, serenidad e iniciativa que facilitaron una resolución satisfactoria de los incidentes, controlando en todo momento el uso de la fuerza y la aplicación correcta de las reglas de enfrentamiento en vigor".

En el entorno de la familia nadie parece encontrar una explicación a lo sucedido. Los vecinos nunca habían notado nada extraño ni tenían noticia de disensiones entre el matrimonio y sus dos hijas. El alcalde de La Orotava, Francisco Linares, insistió ayer en la misma versión de los vecinos: no existían denuncias entre el matrimonio ni indicios de ningún tipo de maltrato.

La junta de portavoces del Ayuntamiento de La Orotava ha acordado este martes declarar tres días de luto por la tragedia. Además, ha celebrado un minuto de silencio a las 11.00 en las puertas de la corporación municipal.

Más información