Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Rubén Amón, premio Cuco Cerecedo de periodismo

El jurado ha reconocido del periodista “la brillantez de su pluma, su versatilidad y capacidad para entretener, con ironía y humor, sin sacrificar el rigor”

El periodista Rubén Amón en la redacción de EL PAÍS.
El periodista Rubén Amón en la redacción de EL PAÍS.

Rubén Amón (Madrid, 1969), periodista de EL PAÍS, ha ingresado este lunes en la tribu de los distinguidos por el premio Cuco Cerecedo, que recuerda a un periodista cuya figura mantienen en pie el recuerdo de su trayectoria legendaria, la Asociación de Periodistas Europeos y la fidelidad de su compañero y amigo Miguel Ángel Aguilar.

El jurado que le ha concedido el galardón, en su edición vigésimo quinta, ha estado presidido por Víctor Calvo-Sotelo y constituido por periodistas. Estos han firmado un fallo que valora de Amón “la brillantez de su pluma, su versatilidad y capacidad para entretener, con ironía y humor, sin sacrificar el rigor”. Amón colabora en Onda Cero y Antena 3.

A Amón, que ingresó en EL PAÍS en 2015 procedente de El Mundo, le precede otra leyenda, la de su padre, Santiago Amón, el primer crítico de arte de EL PAÍS. A aquel Amón lo distinguía la sabiduría con la que abordaba los temas de su oficio de crítico, y también la capacidad para elaborar pensamiento y controversia acerca de cualquier incitación que le deparara la realidad. Si algo pasaba, ahí estaba Amón. El hijo sigue esa senda.

Ese ejemplo que combinaba el gusto por todo, que también distinguió a Cerecedo, es la horma rota en la que se desempeña Rubén Amón, al que le puedes pedir a la vez crónica de música o de toros, notas sobre el último tropiezo de un político o valoraciones inmediatas sobre los vaivenes del fútbol. Es de esa estirpe, y de la estirpe de periodistas como Soledad Alameda, Walter Haubrich, Eduardo Haro Tecglen, Juan Cueto o Maruja Torres, que también tuvieron este galardón que ahora honra al Amón de este tiempo.

Más información