Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El juez interrogará a Marjaliza sobre una entrega de 60.000 euros para la caja b del PP de Rajoy

El constructor implicado en la trama Púnica aporta nueva documentación al caso

David Marjaliza acude a declarar a la Audiencia Nacional.
David Marjaliza acude a declarar a la Audiencia Nacional.

David Marjaliza, el constructor que tuvo un papel destacado en la trama Púnica y que colabora con la justicia desde junio de 2015, también contribuyó en 2007 con una donación ilegal de 60.000 euros a la caja b del PP que entonces lideraba Mariano Rajoy. La investigación sobre la red de corrupción presuntamente encabezada por el exconsejero autonómico madrileño Francisco Granados revela que el empresario acudió en una ocasión a la sede nacional del PP, en la calle Génova de Madrid, y mantuvo un encuentro con los entonces máximos responsables de la tesorería del partido, el hoy encarcelado Luis Bárcenas y el recientemente fallecido Álvaro Lapuerta.

La visita de Marjaliza a la sede del PP se produjo en una fecha sin concretar entre los meses de abril y junio de 2007, año en el que se celebraron elecciones autonómicas y municipales y en las que el PP de Madrid vivía una guerra interna entre Granados y el que terminaría siendo presidente de la Comunidad, Ignacio González. Según fuentes de la investigación, el constructor acudió a la calle Génova a instancias de Granados, quien supuestamente le indicó que les dijera a Bárcenas y Lapuerta que acudía a petición suya para hacer entrega de una donación ilegal. Granados buscaba ganarse el favor de la dirección nacional en su enfrentamiento con su rival.

El importe de la misma, 60.000 euros, era parte de la comisión por la adjudicación tres años antes, de las obras de construcción de tres tramos del metro ligero de Madrid, en la que Obrum, sociedad de la que era accionista Marjaliza acudió en unión temporal de empresas con otras sociedades. Por esos contratos, Granados, el empresario Javier López Madrid –también imputado en la causa por la supuesta financiación irregular del PP y el propio Marjaliza se repartieron presuntamente una comisión de 3,6 millones de euros, según la documentación aportada por este último al juez.

Para entregar la supuesta donación ilegal, Granados puso en contacto a Marjaliza con un exconcejal del PP en el Ayuntamiento de Madrid cuyo nombre no ha transcendido. Él fue el encargado de acompañar al constructor a la sede del partido de la calle Génova y conseguir que superase los controles de seguridad del edificio sin que quedara constancia en los registros de su visita. Según fuentes cercanas a la investigación, el empresario y el exconcejal subieron al área de tesorería del PP y se reunieron con Bárcenas y Lapuerta, a los que Marjaliza entregó el sobre con los 60.000 euros en billetes de 500.

Tras la entrega, ambos abandonaron el edificio. Las fuentes jurídicas consultadas confirman a este diario los detalles de la supuesta entrega de esta comisión ilegal, desconocida hasta ahora, y la única que realizó Marjaliza. Fiscalía Anticorrupción y las acusaciones populares preguntarán al empresario por dicho pago en el interrogatorio al que será sometido este jueves en la Audiencia Nacional.

La comparecencia de Marjaliza ante el juez Manuel García-Castellón, instructor del caso Púnica, es continuación de las que ha realizado desde que a finales de octubre del año pasado solicitara comparecer para aportar nuevos datos sobre la trama de corrupción. El constructor –que fue detenido en octubre de 2014 y estuvo más de un año en prisión preventiva- comenzó su colaboración con la justicia en junio de 2015 y, gracias a él, los investigadores han podido destapar buena parte de las irregularidades, entre ellas la existencia de una caja b del PP de Esperanza Aguirre que permitió financiar varias campañas electorales con dinero negro. Otros imputados en el caso Púnica han sido desde entonces sus pasos y también han confesado su participación en los hechos y confirmado las revelaciones de Marjaliza.

En la declaración que se inicia este jueves, y que puede prolongarse varios días, se prevé que el constructor aporte nuevos datos y clarifique el sentido de una parte importe de la documentación que se intervino en su día y que la Guardia Civil no ha podido vincular con operaciones concretas de corrupción por falta de datos. Fuentes jurídicas destacan que está previsto que Marjaliza detalles cuantías y porcentajes de los tres tipos de comisiones que supuestamente pagó a cargos políticos. Unas, por la adjudicación a sus empresas de obras públicas. Las segunda, por la recalificación de suelo rústico en urbano en favor de sus sociedades. Y, finalmente, por la entrega de suelo municipal para la construcción de vivienda de protección oficial. El constructor ya aseguró en varias declaraciones anteriores que pagó una cantidad fija a los alcaldes de diversos municipios de la Comunidad de Madrid de varios partidos por cada una de esas viviendas. Estas mismas fuentes no descartan que haga entrega de nuevos documentos que clarifique los que ya constan en la causa.