Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Segarra: “Al fiscal general no se le pueden dar órdenes de ningún tipo”

La candidata del Gobierno a liderar el Ministerio Público propone derogar la reforma del PP que impuso plazos a las instrucciones judiciales

María José Segarra, este miércoles, en la comisión de Justicia del Congreso.
María José Segarra, este miércoles, en la comisión de Justicia del Congreso.

María José Segarra, propuesta por el Gobierno como nueva fiscal general del Estado, ha aterrizado este miércoles en la comisión de Justicia del Congreso para defender su candidatura y, sobre todo, su "independencia". Durante su comparecencia en la Cámara, de la que necesita el aval para ocupar el cargo, la hasta ahora fiscal jefe de Sevilla ha insistido reiteradamente en que defenderá su "absoluta autonomía" y que trabajará desde la "imparcialidad". Ha destacado que el Ministerio Público "solo está vinculado en lo material" con el Ministerio de Justicia. Y ha exclamado: "Al fiscal general no se le pueden dar órdenes de ningún tipo". Una declaración de intenciones que llega solo dos días después de que la Fiscalía emitiese un comunicado para rechazar la propuesta del Ejecutivo de que la Abogacía del Estado se persone en las causas de agresión sexual.

La candidata también ha aprovechado la ocasión para avanzar que promoverá desde la institución la derogación del artículo 324 de la ley de Enjuiciamiento Criminal, bautizada desde su reforma como Ley del punto final. Un precepto, aprobado por el PP cuando gozaba de mayoría absoluta en el Congreso e impulsada cuando se multiplicaban las investigaciones por corrupción, que fijaba límites máximos de 6 o 18 meses para la instrucción de sumarios. Estos plazos solo puede ampliarlos el magistrado a instancia del Ministerio Público.

"Y no puede descansar en la Fiscalía el control de la duración de un proceso porque aboca las investigaciones a un callejón sin salida", ha argumentado Segarra sobre una norma que ya acumuló las críticas de seis asociaciones de jueces y fiscales cuando entró en vigor en 2015. "Es absurdo otorgar al Ministerio Fiscal, en régimen de monopolio, la facultad de pedir prórrogas a quien está dirigiendo y controlando la investigación cuando puede haber desacuerdos en la misma o, incluso, desconocer el contenido o la existencia de dicha investigación", exponían estos colectivos entonces. "La fiscalía no controla la instrucción", ha añadido este miércoles la candidata del Gobierno, que ha subrayado que la reforma del PP no ha acortado el plazo medio de instrucción, que supuestamente era la intención que perseguía el Ejecutivo de Mariano Rajoy.

Segarra ha desgranado en su comparecencia las líneas de actuación que se propone desarrollar durante su mandato. Entre otras, la respuesta al "desafío independentista" en Cataluña. "Manifiesto el compromiso del Ministerio Fiscal con el Estado de Derecho", ha recalcado la candidata, antes de añadir que "en la España del siglo XXI nadie es perseguido por sus ideas" y "no se puede hablar de presos políticos". "Porque la ley nos vincula a todos. Sin ley no hay democracia", ha apostillado.

La futura fiscal general ha defendido su paso por el asociacionismo —pertenece a la Unión Progresista de Fiscales (UPF)— y ha anunciado un plan de igualdad en el Ministerio Público para corregir la brecha de género en el organismo. Según los datos facilitados por Segarra durante su comparecencia, las mujeres representan el 64% del total de fiscales de España, pero los hombres ocupan el 64% de los cargos directivos. "Me propongo impulsar una política de nombramientos de mérito y capacidad buscando fórmulas de valoración en clave de igualdad", ha asegurado la candidata, que ha insistido en la idea de combatir los "sesgos de género" culturales y sociales.