El PP acelerará la sustitución de Albiol cuando acabe el 155

La dirección estudia que la ministra Monserrat o el diputado Fernández le reemplacen

Mariano Rajoy, en una imagen de archivo.
Mariano Rajoy, en una imagen de archivo. PAUL HANNA / REUTERS

El PP acelerará la reorganización del partido en Cataluña en cuanto decaiga la aplicación del artículo 155. Xavier García Albiol, que solo logró cuatro diputados en las elecciones autonómicas de diciembre de 2017, mantiene su deseo de volver a la política municipal y previsiblemente su relevo se producirá cuando acabe la intervención de la Generalitat. Según fuentes de la dirección nacional, la ministra de Sanidad, Dolors Montserrat, y el diputado autonómico, Alejandro Fernández, que ya renunció hace un año a intentar dirigir el partido, optan a pilotar la reconstrucción del PP, que se arriesga a prolongar su crisis en los comicios locales de 2019 (pasaría de tener tres ediles a ninguno en Barcelona, según los últimos sondeos).

Más información

Albiol ha dado una muestra elocuente de volcarse en la política municipal al ofrecer sus votos al PSC en Badalona para que prospere una moción de censura contra la alcaldesa Dolors Sabater (Guayem Badalona en comú). “Dirigir este PP no es ningún regalo”, resumió una fuente conocedora de la situación de la formación en Cataluña. “Requiere un esfuerzo enorme, una energía enorme”, siguió. “Casi toda la estructura provincial, con la excepción de la mitad de Girona, coincide en que se necesita que el líder esté en el día a día, que esté en el Parlament, y que así pueda estar en los debates duros que va a haber”, añadió este interlocutor, en una crítica velada a la posibilidad de que Montserrat compatibilice su ministerio con la presidencia del partido. “Pero no se sabe si la decisión se tomará en un debate interno del PP catalán, o desde Madrid”.

Según fuentes de la dirección nacional, dirigir el PP catalán no es incompatible con las tareas gubernamentales. Así lo demuestra, según estos interlocutores, que la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, también sea presidenta del PP de Castilla-La Mancha. Otra cosa sería que tanto Monserrat como Cospedal decidieran optar a esos gobiernos regionales como cabezas de lista del PP. En ese caso, deberían dejar el Ejecutivo, según uno de los consejeros de Mariano Rajoy.

“El PP de Cataluña tiene un grado de sufrimiento que no tiene el PP en el resto de España”, argumentó un dirigente nacional sobre el desgaste que han sufrido los cargos y afilados frente al desafío independentista. “El partido lo está pasando muy mal”, insistió este interlocutor.

Albiol siempre ha dicho que desea repetir como candidato a la alcaldía de Badalona, donde ganó con holgura en las elecciones municipales de 2015 (10 concejales sobre 27) pero no pudo gobernar. En consecuencia, cada vez está más centrado en la política municipal. Como respuesta a esa situación, la vicesecretaria nacional de Estudios y Programas, Andrea Levy, ha multiplicado su presencia en el Parlament en las últimas semanas impulsando propuestas sobre la pluralidad de los medios públicos y la neutralidad de los centros educativos para mantener viva la voz del PP en la Comunidad. Sin embargo, su papel en los últimos meses ha sido menor al del desempeñado por Alejandro Fernández o el diputado Santi Rodríguez, secretario de organización regional, que mantiene una intensa actividad para configurar las listas y evitar que haya un trasvase de afiliados y representantes a Ciudadanos. Finalmente, el PP catalán intenta recuperar presencia política abogando por la dedicación exclusiva de sus representantes.

Así, la diputada Àngels Esteller renunciará este viernes a su acta de concejal en el Ayuntamiento de Barcelona. Tras compatibilizar durante más de tres meses los dos cargos, además del sueldo de edil y la indemnización por desplazamiento correspondiente a la Cámara Baja, la política dejará su puesto municipal. La necesidad de contar con representantes dedicados a tiempo completo a Cataluña y el deseo de encontrar acomodo a los cargos populares que han perdido su puesto supone un elemento diferencial en la decisión de que Esteller renuncie a ser edil. De hecho, casi una treintena de diputados del PP compatibilizan el acta de diputado y la de concejal. La diputada sostiene que su puesto siempre ha estado a disposición del partido y que ha cumplido con las órdenes de la formación. Su renuncia al acta del Ayuntamiento, donde le sustituirá el exconcejal Alberto Villagrasa, resume lo que está ocurriendo: tras la debacle electoral del 21-D, el PP empieza a reorganizarse.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterBECAS VERANO

Lo más visto en...

Top 50