El juez cita como investigados a los cuatro acompañantes de Puigdemont en Alemania

El magistrado imputa por encubrimiento a quienes estaban con el expresidente cuando fue detenido

Puigdemont junto a Matamala, en una foto de archivo en un acto en Gante.
Puigdemont junto a Matamala, en una foto de archivo en un acto en Gante. DELMI ALVAREZ

El juez de la Audiencia Nacional Diego de Egea ha citado como investigados por encubrimiento a los cuatro acompañantes de Carles Puigdemont cuando fue detenido en Alemania, el pasado 26 de marzo. El juzgado central de instrucción número 6 los ha convocado para el próximo 29 de mayo, aunque la fecha puede cambiar a petición de las defensas.

Más información
Detenidos tres de los cuatro acompañantes de Puigdemont
El viaje de Carles Puigdemont hasta su detención en Alemania
El viaje de un coche desde Waterloo a Suecia delató a Puigdemont

La fiscalía de la Audiencia Nacional ya abrió el pasado marzo diligencias a raíz de una denuncia que presentó la Policía Nacional contra dos agentes de los Mossos d'Esquadra que viajaban con el expresidente de la Generalitat al considerar que habían colaborado en la huida del político. La investigación de la fiscalía no solo se dirigía contra estos dos agentes, sino que también incluía a los otros dos ocupantes del vehículo, el empresario Josep Maria Matamala y el historiador Josep Lluís Alay. 

Los agentes investigados son Xabier Goicoechea Fernández y Carlos de Pedro López. El primero está destinado en el departamento de escoltas, mientras que el segundo hacía labores de Seguridad Ciudadana, según fuentes policiales. Ambos habían solicitado unos días libres para asuntos personales, tras lo cual se habían trasladado a Bélgica supuestamente para colaborar en la protección de Puigdemont. Los Mossos también abrieron una investigación interna.

Goicoechea y De Pedro fueron los encargados de conducir desde la localidad belga de Waterloo hasta Suecia el vehículo Renault Espace que el político utilizaba habitualmente en sus desplazamientos en Bélgica. Un trayecto de 1.600 kilómetros que tenía como objetivo recoger en el país escandinavo a Puigdemont, después de que este abandonara por mar Finlandia tras la decisión del juez del Tribunal Supremo Pablo Llarena de reactivar la orden de detención contra él.

En ese trayecto de ida, el vehículo fue controlado por el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), lo que permitió al servicio secreto conocer cuál era el recorrido que el político catalán pretendía seguir para retornar a Bélgica. En el viaje de vuelta, ya con los cinco ocupantes, el automóvil fue interceptado por la policía alemana en la gasolinera en la que habían parado para repostar a 30 kilómetros de la frontera con Dinamarca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS