Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La mujer asesinada en Murcia y su supuesto agresor llegaron a España como refugiados

Él vivía en Girona desde marzo, cuando ella decidió separse

Dos furgonetas de la Policía Nacional custodian un edificio, en una imagen de archivo.
Dos furgonetas de la Policía Nacional custodian un edificio, en una imagen de archivo.

La mujer de 39 años asesinada este miércoles en Murcia presuntamente a manos de su expareja, de 46, pertenecía al programa de refugiados de Cruz Roja y había llegado a España desde Colombia hace un año y tres meses solicitando protección internacional. Junto a ella habían llegado también sus tres hijos, dos mujeres de 20 y 18 años y un chico de 15, así como el supuesto agresor, con el que ya no convivía desde hace un mes y medio.

Esas son las difíciles circunstancias que rodean a Doris, la mujer apuñalada este miércoles en el barrio de La Fama y que este jueves han dado a conocer el coordinador de Cruz Roja en la Región de Murcia, Miguel Navarrete, y el responsable del programa de refugiados de la entidad en esa comunidad autónoma, Juan Antonio Balsalobre.

La familia al completo llegó desde Colombia, donde la asesinada “sufría una situación de violencia”, ha dicho Balsalobre, y vivió en La Palma (Canarias) durante un año, hasta el pasado mes de febrero, como solicitantes de protección internacional y asilo.

De allí, fueron derivados a Murcia, pero poco después el presunto asesino abandonó la ciudad: Doris manifestó a Cruz Roja su deseo de separarse y la entidad trasladó a Girona al hombre, a otro piso tutelado para refugiados. Los técnicos de la ONG detectaron este mismo miércoles que el hombre había abandonado ese piso, al parecer, manifestando que se iba a Barcelona, ha explicado Balsalobre.

Navarrete ha detallado también que en ningún momento la mujer había manifestado o dado señal alguna de que estaba siendo maltratada, aunque sus hijas sí han trasladado ahora a los psicólogos de la entidad por los que están siendo atendidas que habían vivido situaciones de “violencia verbal”.

Esta misma semana, Doris había acudido a los servicios municipales de atención a la violencia machista, pero no para denunciar ninguna agresión, sino para informarse sobre los trámites de divorcio.

Cruz Roja ha trasladado a los tres hijos de la víctima, además de un bebé de nueve meses, hijo de la mayor de ellos, a otro piso tutelado en Murcia donde están recibiendo ayuda psicológica. La intención es que el menor de edad permanezca junto a sus hermanas y bajo la protección del programa de refugiados como hasta el momento, pero con una atención especial.

El crimen machista se produjo en torno a las 15.50 horas, cuando el supuesto agresor acudió al domicilio de la víctima y la apuñaló varias veces con un cuchillo de cocina. La mujer trató de escapar y numerosos vecinos pudieron escuchar sus gritos desesperados y presenciar su huída por las zonas comunes del edificio, hasta que finalmente perdió la vida en un patio ajardinado de la comunidad de vecinos, en la calle Puerta de Orihuela del barrio de La Fama. El supuesto agresor fue detenido poco después por la Policía Nacional en una gasolinera de una calle cercana y está previsto que pase a disposición judicial este viernes, mientras que el juez ha decretado el secreto de sumario de las investigaciones.

Este mediodía se han guardado diversos minutos de silencio en repulsa de este crimen machista, tanto en el Ayuntamiento de Murcia como en el Palacio de San Esteban, sede del Gobierno de la comunidad autónoma, en la Asamblea Regional de Murcia y en el Ayuntamiento de Cartagena, entre otros.

En lo que va de año, al menos ocho mujeres han muerto a manos de su pareja o expareja. Este caso, de confirmarse, supondría la novena víctima mortal de la violencia de género en 2018. Además, cinco menores han quedado huérfanos como consecuencia de este tipo de violencia en estos primeros meses del año, a los que se sumaría el hijo menor de esta mujer.

Más información