Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Ni un euro público va a ir a promocionar el sol y playa”

El crecimiento económico y algunas leyes significativas pueden hacer que sea la primera vez que un Gobierno socialista repita mandato en Baleares

Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares, este jueves en EL PAÍS.
Francina Armengol, presidenta de las Islas Baleares, este jueves en EL PAÍS.

Francina Armengol (Inca, 1971) preside Baleares desde 2015. El crecimiento económico y algunas leyes significativas pueden hacer que sea la primera vez que un Gobierno socialista repita mandato en la comunidad.

Pregunta. Baleares creció en 2016 un 4,1%, una cifra que no se veía desde el 2000. En 2017 fue un 3,8% y se prevé un 3,5% en 2018.

Respuesta. Somos la comunidad que más crece. Y hacemos políticas de redistribución. Hemos estado trabajando por el aumento de salarios y hemos conseguido un buen convenio de comercio y otro de hostelería que beneficia a 140.000 trabajadores en una comunidad de 1,1 millones.

P. ¿Por qué ese crecimiento?

R. Venimos de una época con más turistas por la coyuntura de muchos destinos competidores. Pero también los hoteleros han apostado más por la calidad. Estamos trayendo un turismo que deja más dinero per cápita.

P. ¿Es el fin del modelo Magaluf?

R. Sí. Es un proceso largo y tenemos alguna zona complicada, pero con dinero público hay que apostar por calidad y no cantidad. No hay ni un euro público que vaya a promocionar sol y playa.

P. Baleares quiere vivir sin energías fósiles en 2050. ¿No es muy atrevido?

R. Ahora solo tenemos un 2,5% de renovables. Estamos fatal. Una nueva ley prevé que en 2050 tengamos un 100% en renovables. Queremos eliminar el carbón en 2025. Vamos a cerrar dos centrales de carbón y de fueloil para pasarlas a gas.

P. En 2025 tampoco se venderán coches diésel en Baleares.

R. En el 2025 dejarán de venderse turismos diésel y en 2035, de gasolina. Con el impuesto de turismo sostenible hemos hecho un proyecto de 14 millones de euros para montar 500 cargadores de vehículos eléctricos. Seremos el territorio europeo con más puestos.

P. Los sindicatos mineros presionan al PSOE en la Península para mantener el carbón. ¿No ocurre lo mismo en Baleares?

R. Los trabajadores ligados a este ámbito tienen sus incertidumbres, como es lógico. Debemos hacerlo lo más fácil posible y buscar oportunidades de trabajo para ellos. No podemos renunciar a un medio ambiente sostenible, que es lo prioritario. Hay que tener valentía política.

P. ¿Teme que el catalán sea un arma de la oposición en la campaña?

R. Baleares es bilingüe. Algunos partidos y medios están usando la lengua para dividir y crispar. Me parece una irresponsabilidad absoluta.

P. ¿Hay un problema con el catalán como requisito en oposiciones para personal sanitario?

R. Vamos a convocar 5.000 plazas, las mayores de la historia de nuestra comunidad. El catalán es requisito en toda la Administración pública. Todo el mundo podrá presentarse, sepa catalán o no. No quedará ninguna plaza que no sea cubierta por una cuestión lingüística. Quien entre tiene dos años para acreditar que entiende catalán. Si no lo hace, no podrá acceder a según qué complementos.

P. ¿La nueva dirección del PSOE ha hecho todo lo posible para unir el partido?

R. El PSOE ha tenido una época complicada. La gente optó por Pedro Sánchez, el secretario general de todos. Los militantes debemos pensar que es importante que el partido esté fuerte para servir a la ciudadanía. Quien tiene la máxima responsabilidad es quien lo dirige.

P. ¿El secretario general ha hecho todo lo posible por curar las heridas?

R. Pedro está en esa línea de trabajo. Todos tenemos que poner de nuestra parte: la ejecutiva federal y Pedro, también.

P. Los sondeos no reflejan una subida de la izquierda.

R. Ya. Los dirigentes estamos para cambiarlo.

P. La dirección federal no dice que los políticos están para cambiar las encuestas, sino que los sondeos son brujería.

R. Hay que saber escuchar las encuestas y qué opina la gente. ¿Hay diferencias todavía grandes entre la ciudadanía y lo que piensa que puede hacerse desde la política? Sí. ¿Hay diferencias todavía importantes sobre la credibilidad que puede tener el PSOE para gobernar? Sí. Hay que reflexionar y actuar. Hay tiempo.

Más información