Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Miles de personas recuerdan a Mame Mbaye en Lavapiés

La concentración ha discurrido con normalidad tras los disturbios de la noche del jueves en el barrio madrileño de Lavapiés

Lavapies
Manifestación en Lavapiés por el fallecimiento de Mame Mbaye.

Miles de personas se han concentrado este viernes en Lavapiés, en homenaje a Mame Mbaye, el mantero de 35 años que murió la tarde anterior de un paro cardíaco en Madrid. En contraste a los graves disturbios que se sucedieron horas después de la muerte de Mbaye en la zona, la concentración de esta tarde ha transcurrido la mayor parte del tiempo en calma. La plaza Nelson Mandela ha sido el escenario principal del acto, que durante momentos discurrió también por las calles aledañas. Los únicos momentos de tensión entre la policía y algunos asistentes que han increpado a los agentes se han producido cuando los manifestantes se han desplazado a la plaza de Lavapiés.

Los altercados en la plaza de Nelson Mandela durante la mañana de este viernes por la visita del cónsul de Senegal parecían pronosticar una tarde violenta. Sin embargo, los manifestantes se han reunido poco después en el centro de la plaza para hacer un llamamiento a la concentración pacífica en ese mismo lugar a las 18.00. "Queremos que todo el mundo nos ayude a no entrar en la provocación que hace la policía. No estamos aquí para tirar piedras, sino para reclamar justicia", ha explicado Malick, compañero de Mame, ante docenas de compatriotas.

En la plaza y en las calles cercanas aún eran visibles algunos de los desperfectos causados por los enfrentamientos de este jueves entre fuerzas de seguridad y grupos de manifestantes, que responsabilizaban a la policía urbana de Madrid de la muerte de Mame Mbaye. Según esta versión, el hombre se desplomó en el suelo mientras escapaba de los agentes desde la Puerta del Sol. Sin embargo, el Consistorio ha desmentido que, en el momento exacto del fallecimiento, Mbaye estuviera huyendo de una patrulla municipal.

A media tarde, varios cientos de manifestantes se han reunido en la misma plaza y han realizado un pequeño recorrido por las calles aledañas. El único momento de tensión durante la protesta se ha dado cuando los manifestantes llegaron a la plaza de Lavapiés, donde les esperaba un gran dispositivo antidisturbios. En ese momento, algunos senegaleses se encararon con los agentes, pero varios de sus compatriotas llamaron a la calma e incluso apartaron a los manifestantes más alterados de la protesta. A lo largo del trayecto se ha podido escuchar proclamas como “Policía asesina” y “La policía tortura y asesina”.

Tras pasar por las calles de Caravaca y de Amparo, la marcha ha regresado al punto de partida, que desde ese momento y durante dos horas ha estado completamente abarrotado de personas de todo tipo de origen. “Ningún ser humano es ilegal” y “Yo soy Mame” han sido los clamores más escuchados mientras el río de manifestantes llenaba la explanada. En el centro de la misma, varios representantes de la comunidad africana han pronunciado discursos en los que han denunciado su situación ilegal y la persecución a la que, han asegurado, se ven sometidos por parte de las fuerzas de seguridad. "¿Cómo es posible que Mame llevase 14 años en España sin poder mover un pie?", ha vociferado un manifestante con un megáfono. También se ha podido escuchar a varias mujeres africanas discutiendo a viva voz sobre la necesidad de trazar puentes entre culturas y conocerlas para poder convivir.

Un emotivo minuto de silencio -tan solo interrumpido por el helicóptero de la policía que ha sobrevolado la zona- ha marcado el comienzo del fin de la marcha. El olor a quemado y los cristales rotos de varios establecimientos, junto con vehículos incinerados y algunos adoquines arrancados de la calzada recuerdan aún los momentos de gran tensión que se vivieron en céntrico barrio de Madrid la pasada noche. Eso, y las velas encendidas en la calle Oso que recuerdan el lugar donde Mbaye se desvaneció.

Más información