Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

La pirotécnica que dispara cenizas de difuntos en una ‘mascletà’ por 300 euros

La empresa, ubicada en el pequeño municipio valenciano de Bèlgida, realiza una quincena de servicios al año. La modalidad más solicitada es la palmera de fuegos artificiales

Espectáculo de fuegos artificiales al término de la 'Crida' que da inicio a las fiestas de las Fallas de Valencia.

Una empresa pirotécnica de Valencia ofrece entre sus servicios el disparo de las cenizas de un difunto a partir de 300 euros. Puede elegirse entre la modalidad de trueno, el cohete típico de la mascletà, y la palmera de fuegos artificiales, la más demandada, disponible en una paleta cromática de 16 colores. La estrella en estos casos es la roja.

Europlá, una firma ubicada en el pequeño municipio de Bèlgida, se ha volcado en los últimos años en la exportación. Material salido de su fábrica se utiliza, por ejemplo, en los parques temáticos franceses de Futuroscope y Eurodisney, explica a EL PAÍS Quico Martínez, uno de los dueños. Pero hace cuatro años una funeraria de su comarca, La Vall d'Albaida, les preguntó si podrían disparar las cenizas de un difunto, dijeron que sí y desde entonces realizan en torno a una quincena de trabajos de este tipo al año.

La carcasa más utilizada es la del calibre 180, que pesa unos seis kilos y estalla a unos 150 metros de altura. Las cenizas se dispersan en un radio aproximado de medio kilómetro

La mayoría de peticiones son de la Comunidad Valenciana, pero también les han llegado de otros lugares de España, como Huelva y Bilbao. Ahora están tramitando el permiso para realizar uno en Cantabria, como ha adelantado Eldiario.es.

Las solicitudes suelen proceder de familiares de falleros, personas que han estado en vida muy vinculadas a la pólvora. Y no es raro que el propio difunto haya manifestado antes de morir el deseo de que sus cenizas sean lanzadas en un cohete de fuegos artificiales, señala José Gallart, director comercial de Focs d'Artifici Europlá.

La empresa se rige en estos casos por la normativa a la que están sujetos los espectáculos pirotécnicos. Si el suelo desde el que va a realizarse el disparo es municipal, se requiere autorización del Ayuntamiento, que no siempre concede, dice Gallart. Si es privado —lo más habitual—, basta con notificar el disparo al Consistorio. La legislación prohíbe los disparos en playas, y exige distancias de seguridad respecto a edificios y masas forestales.

Los lanzamientos en cascos urbanos son infrecuentes. Y los integrados en un espectáculo pirotécnico al uso todavía más. Gallart solo menciona uno. "Hemos disparado al presidente de una falla con la que llevábamos mucho tiempo trabajando", cuenta. Sucedió hace unos años en un pueblo de Valencia que prefiere no precisar, y las cenizas del difunto se introdujeron en los tres truenos de aviso que preceden al arranque de la mascletà. Solo estaban al tanto del contenido de los cohetes los familiares y los miembros de la comisión fallera.

La carcasa más utilizada es la del calibre 180, que pesa unos seis kilos y estalla a unos 150 metros de altura. Las cenizas se dispersan en un radio aproximado de medio kilómetro, indica Gallart. La mayor parte de las familias entregan a la empresa solo una parte del contenido de la urna funeraria y conservan el resto.

Guillermo Rodríguez-Bronchú, gerente de la Asociación de Fabricantes Pirotécnicos de la Comunidad Valenciana, está seguro de que otras empresas deben prestar el servicio, aunque él solo conoce a Europlá. La idea no le entusiasma. "No estoy ni a favor ni en contra, y me parece perfecto que lo lleven a cabo, aunque yo, personalmente, no lo haría", afirma.

Europlá abrió su fábrica en 1940 y ha cambiado varias veces de rumbo, la última en 2007 con la compra de la empresa por parte de sus actuales propietarios. Tiene 20 trabajadores, factura tres millones de euros al año y en 2016 disparó la Nit del Foc, el gran espectáculo pirotécnico nocturno de las Fallas de Valencia, y una de las mascletades de la plaza del Ayuntamiento. Ahora la firma está volcada en la internacionalización, afirma Martínez, y el 80% de sus ventas van dirigidas al extranjero.

Síguenos en Twitter y en Flipboard