Las provincias que solo conocen el bipartidismo

En Cáceres, Ciudad Real, Cuenca, Palencia y Teruel los escaños al Congreso siempre se han repartido entre dos partidos

Presentación de Unidos Podemos de su propuesta de reforma electoral.
Presentación de Unidos Podemos de su propuesta de reforma electoral.JUANJO MARTÍN / EFE

Más información

Jorge Luis Bail, diputado de Unidos Podemos en Huesca y miembro fundador de Equo, es desde las generales de 2015 una especie de mito con solo 33 años. Los tres escaños de la provincia se habían repartido hasta entonces entre dos partidos. Primero entre la UCD y el PSOE, en las dos primeras elecciones al Congreso celebradas tras la restauración de la democracia, y desde entonces entre los socialistas y AP o su versión actual, el PP. “Acabamos con esa tradición de reparto de dos escaños para un partido y el restante para otro. Se produjo un cambio de chip en torno a un proyecto que resultó atractivo, posible y una opción realista. Ahora en Huesca se entiende que no existen solo el PP y PSOE”, explica el ecologista. “He tenido que bajar varias veces por Teruel para que se lo crean”, añade.

La provincia del sur de Aragón es, junto a Cáceres, Ciudad Real, Cuenca y Palencia, una de las cinco circunscripciones que solo conocen el bipartidismo (las ciudades de Ceuta y Melilla están representadas cada una con un diputado). El reparto de escaños seguía el mismo patrón que Huesca hasta las elecciones del 20-D. Otras de las coincidencias en estas cinco excepciones del mapa político español son su baja población, su dispersión por el territorio y las fuertes raíces de los partidos tradicionales en el mundo rural, donde lograr un escaño es además más fácil ya que requiere menos votos que en las regiones más pobladas. Unas condiciones que dificultan la implantación de Podemos y Ciudadanos. Ambas formaciones reclaman un sistema electoral más proporcional ante la resistencia de PP y PSOE.

Descartado el apoyo del partido en el Gobierno, la presión del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, y del presidente de Ciudadanos, Albert Rivera, recae sobre todo en los socialistas, que llevaban “mejorar la proporcionalidad” en su programa. “Esperamos que los socialistas reflexionen y hagan caso a su propio programa electoral”, cargó el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, tras la reunión con el PSOE para abordar la reforma de la ley electoral. “No nos han hablado de su modelo de ley electoral... No sabemos si lo tienen o no lo tienen, si está vigente o con los cambios que ha habido en el PSOE su programa ha dejado de estar actualizado”, abundó.

“Los partidos que ganan con la ley electoral vigente son reacios a cambiarla. Es así. Ni el PP ni el PSOE tienen interés en cambiar una ley electoral con la que les ha ido bien en determinados momentos”, explica José María Barreda, diputado socialista por Ciudad Real. El expresidente de Castilla-La Mancha no ve con malos ojos “equilibrar” la proporcionalidad de la ley electoral, aunque no lo cree prioritario. Y subraya la “fortaleza” que otorga una representación importante ya que repercute en la influencia no solo en el Parlamento sino dentro de los propios partidos. “Se funciona bastante como comunidades autónomas. Que seamos siete diputados por Castilla-La Mancha o nueve influye y redunda en beneficio de los intereses de los ciudadanos incluso dentro del grupo parlamentario... Más allá de su calidad, tanto tienes tanto vales”, expone.

“¿Es justo que el PP tenga un diputado con el 45% de votos?”

Alberto Penadés, sociólogo y politólogo de la Universidad de Salamanca, recuerda que cuando las provincias son de tres o cuatro escaños “no es fácil” que logre representación un tercer partido. “Para que entre tiene que haber mucha división de opiniones y eso solo ocurre en situaciones muy excepcionales”. Penadés apunta que uno de los inconvenientes de la fórmula D’Hondt es cómo “por muy poco, partidos muy iguales pueden tener resultados muy distintos”.

Pone como ejemplo el escaño que Ciudadanos perdió en Salamanca en 2016 por 700 votos y fue al PP, que pasó de dos a tres. Con la fórmula Sainte-Laguë el partido de Rivera lo habría mantenido y también lo sumaría en Segovia a costa del PP. “En Segovia el PP logró más del 45% de votos y Ciudadanos el 15%. ¿Es justo que aun así tengan ambos un diputado?”, plantea José Manuel Pavía, catedrático de métodos cuantitativos de la universidad de Valencia.

Ciudad Real es la provincia donde más impacto tendría la aplicación de la propuesta de reforma de la LOREG presentada por Podemos a Ciudadanos. El PP y el PSOE perderían en ella un escaño cada uno, que se repartirían entre los interesados en cambiar la ley. Los populares también cederían un diputado en Teruel a Unidos Podemos, como los socialistas en Cáceres. La propuesta de Podemos sustituye la fórmula D’Hondt actual que decide el reparto de escaños por el modelo Sainte-Laguë, a priori más proporcional. Su aplicación supondría que el PP perdería 15 diputados sobre los que obtuvo en 2016 y uno el PSOE. Por el contrario, Ciudadanos ganaría 12 y Podemos 6, ganando 2 a los nacionalistas. “Mientras en Teruel hay más de 12.000 votantes de Unidos Podemos sin representación en el Congreso, en Segovia ocurre lo mismo con los 13.500 que votaron a Ciudadanos en 2016”, pone de ejemplo Pablo Echenique, secretario de Organización de Podemos.

A la espera de la reunión prevista para el miércoles de la semana que viene entre PP y Ciudadanos, dirigentes de los dos partidos mayoritarios han trasladado estos días que la reforma de Ciudadanos y Podemos, que mantiene igual que ahora el número de diputados en cada provincia —modificarlo y apostar incluso por una circunscripción autonómica obliga a una reforma constitucional— “perjudica a la España despoblada”, como ha afirmado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría. “Con las medidas que están planteando Ciudadanos y Podemos, provincias como Teruel se quedarían sin ninguna representación. Se lo deberían explicar a los ciudadanos de esas provincias, que con esos modelos pueden perder toda representación”, ha dicho el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Suscripciones El PaísSuscríbete

Lo más visto en...

Top 50