Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ENTREVISTA

Pilar Barreiro: “Nunca he pensado dejar la política. Planteo defenderme”

Convertida en "llave" de los Presupuestos, la senadora del PP defiende su inocencia y rompe su silencio insistiendo en que no va a ceder a las presiones de Ciudadanos

La senadora del PP Pilar Barreiro, a la salida del Supremo tras declarar por el 'caso Púnica'. En vídeo, declaraciones de Juan Carlos Girauta, portavoz de Ciudadanos en el Congreso. VIdeo: EFE

Pilar Barreiro (Lugo, 1955), senadora del PP,  ha adquirido un protagonismo extremo porque Ciudadanos exige su sacrificio como “cláusula” para la aprobación de los Presupuestos Generales. Fue alcaldesa en Cartagena 20 años y diputada por Murcia otros siete, aunque los motivos de su reciente actualidad provienen de la imputación en la trama murciana de la Púnica, hasta el extremo de relacionársele con delitos de malversación, cohecho, prevaricación, fraude y falsificación de documento mercantil. No duda Barreiro de su inocencia ni duda Ciudadanos de exigir su dimisión, de forma que la senadora se ha convertido en el casus belli del partido azul y del naranja. Y no le abruma la responsabilidad. Ni dimitir piensa, tal como aclara en esta entrevista con la que ha decidido interrumpir su prolongado silencio.

Pregunta. ¿Cómo está viviendo usted su posición de “tapón” o de llave  de unos Presupuestos Generales que tienen en vilo a España?

Respuesta. No sé si sobrepasada, pero sorprendida, sí. Ponerme a mí como argumento de la aprobación de unos Presupuestos es una estrategia equivocada que Ciudadanos tendrá que valorar. Yo concibo la política de otra manera, seguramente porque mi origen es la política municipal. 

P. ¿Quiere decir que no ha sopesado la posibilidad de replegarse?

R. No estoy en ese plano. Debe ser la decimosexta vez o así que me involucran en un caso de corrupción. Todas han sido archivadas. Y si las dos últimas han sido más llamativas sucede porque se han dirimido en el Supremo por mi condición de aforada. Una de ellas ya fue archivada. De la otra espero lo mismo. He sufrido mucha presión, pero sigo creyendo en la Justicia como creo en la presunción de inocencia. Y en el derecho de cada uno a defenderse. He comparecido siempre de manera voluntaria. Soy víctima de un linchamiento preventivo.

P. Ciudadanos...

Ser imputado o investigado significa ya una condena social y mediática que nadie te levanta

R. Te lincho, te acoso, te derribo. Y luego no me importa lo que diga la Justicia. Ya habían pedido la dimisión en el anterior caso, pero el archivo no cambió la actitud. Nadie se ha disculpado ni asumido el error. Pasé tres años de calvario. No quiero hablar de Ciudadanos. Me preocupa hasta dónde quiere llevarse el desprestigio de la política. Creo en ella, en la política, la defiendo. Pero pienso que estos procedimientos de acoso están ahuyentando a quienes se podrían dedicar a ella, creyendo que no compensa. La sociedad sin políticos no es una democracia. Es otra cosa. Y esa otra cosa no me gusta. Yo creo en el compromiso con los ciudadanos. Eso es lo que respeto. La política es noble, abnegada. ¿Dónde van a poner el umbral de responsabilidad? Dentro de poco, entrar en política va a convertir a uno en sospechoso.

P.-¿Se siente comprendida, apoyada por su partido?

R. Mi partido defiende la presunción de inocencia y me defiende a mí. Le estoy agradecida.

P. ¿Se considera víctima de un chantaje de Ciudadanos?

R. Mire, ser imputado o investigado significa ya una condena social y mediática que nadie te levanta, ni siquiera con una absolución judicial. Mi situación personal es dura, durísima. Hablo de mi vida, de mi entorno, de mi familia, de mis compañeros. Hago un gran esfuerzo por defender mi inocencia. Y un esfuerzo económico también. Los abogados son caros. No existe la rehabilitación social. El ruido mediático acalla la evolución de los procesos. Y queda lo que queda. Sufro. No deseo a nadie mi situación. Es injusta. Y no porque desconfíe de la Justicia. Estoy deseando que llegue el veredicto.

Rajoy no me ha pedido un paso atrás. Nadie. El PP me ha dado su apoyo. 

P. En la investigación se le relaciona con el “top five” de todo proceso ejemplar: malversación, cohecho, prevaricación, fraude y falsificación de documento mercantil. Y se le vincula a la Púnica.

R. Nunca he cometido un delito. Nunca he incurrido en malversación ni en ninguna de esas acusaciones. Y me he dedicado a reunir las pruebas de mi inocencia.  Todo es una desmesura. Hay que detenerse a pensar. ¿Por qué tres facturas de 800 euros justificadas dan origen a un escándalo de corrupción? Es el caso que me atañe.

P.-¿Y ha pensado dejar la política?

R. Nunca. Me he planteado defenderme.   Es una manera de hacer sociedad. De sobreponerse a la injusticia.

No puedo renunciar porque creo en lo que hago. No pienso pagar por lo que no he hecho.

P. ¿Le perjudica la negativa reputación de su partido en asuntos de corrupción?

R. Soy del PP para lo bueno, para lo malo y para lo regular. No me pongo de canto en las situaciones difíciles. Soy una vieja militante, más de 30 años. Creo en este partido. Lo defiendo. Y nadie me ha cerrado la boca en el PP.

P.-Pero es su partido el que la Fiscalía Anticorrupción, algunos jueces y la Guardia Civil han definido como una organización criminal. Y es el PP el que ha sido noticia no solo por imputaciones, sino por condenas firmes,

R. Que los condenados paguen. No hay discusión. Niego que el PP sea un partido corrupto.  Es un gran partido con cantidad ingente de militantes y políticos honestos. El PP es un gran partido y lo seguirá siendo. El peligro es el desorden social y mediático que originan los presuntos casos de corrupción y que se quedan en nada.

P.-¿Hay una purga?

R. Las sociedades en crisis buscan siempre un chivo expiatorio. Y en este caso, es el político.

P. ¿Qué haría si Mariano Rajoy le invitara a dimitir?

R. Soy una militante de este partido y pertenezco a esta organización. Yo estoy en la defensa de mi situación y no me planteo otra cosa.

P. ¿Puedo repetirle la pregunta?

R. Soy una disciplinada militante del PP y de sus órganos de dirección.

P. Recordará que el presidente de Murcia, Pedro Antonio Sánchez, tuvo que echarse a atrás porque Ciudadanos exigía su cabeza para apoyar el Gobierno autonómico

R. Era un asunto que venía de muy lejos. Lo sentí mucho por el y por el partido.

P. Y una concesión del PP a Cs.

R. No estaba en ese negociado. Conozco la disciplina. La conozco y la ejercido.

P. ¿Y no le ha pedido Rajoy un gesto de retirada?

R. No me ha pedido un paso atrás. Nadie. El PP me ha dado su apoyo. Y no estoy hablando del presidente, sino de mis compañeros. También a ellos le debo mi lucha. Los gallegos somos resistentes. No le digo ya las gallegas.

Más información