Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
EP Local BLOGS CRÓNICAS
DEL PAÍS

Acaba el ‘secuestro’ del Niño Jesús de Ador

En Navidad, alguien se llevó la mitad del belén del pueblo valenciano. Ahora han empezado a devolverlo

Figura del niño Jesús del belén de Ador que fue sustraída, tras la devolución.
Figura del niño Jesús del belén de Ador que fue sustraída, tras la devolución.

Las Navidades pasadas, Ador, un tranquilo pueblo de Valencia, fue escenario de un extraño robo. Entre el viernes 5 de enero, víspera de Reyes, y el domingo 7 alguien se llevó más de la mitad de las piezas del belén municipal. El nacimiento se exponía como cada año junto a la Iglesia de Nuestra Señora de Loreto, patrona del pequeño municipio, situado a 10 kilómetros de Gandia.

Figuras del belén de Ador, antes de su montaje definitivo la Navidad pasada. ampliar foto
Figuras del belén de Ador, antes de su montaje definitivo la Navidad pasada.

El lunes 8, el alcalde Joan Faus fue al cuartel de la Guardia Civil de Villalonga y presentó una denuncia, ya que Ador carece de policía local. En total, explicó a los agentes, faltaban seis figuras: el niño Jesús, el rey Baltasar, dos borregos, un pastor y la Virgen María. Las figuras, adquiridas hace una década por el Ayuntamiento, son de yeso. Las más altas superan el metro de altura. El año pasado el Consistorio destinó 1.000 euros a rehabilitarlas porque estaban desconchadas.

Durante cuatro semanas, el Consistorio no volvió a tener noticias del paradero de la mitad del belén. "No sé si la Guardia Civil ha interrogado a alguien. Supongo que tienen cosas más graves que resolver", dice Faus. La denuncia era un paso necesario para reclamar una indemnización al seguro, pero no hubo suerte. Se negó a pagar argumentando que las piezas habían sido tomadas sin violencia ni intimidación.

Las figuras del rey Baltasar y la Virgen, todavía desaparecidas.
Las figuras del rey Baltasar y la Virgen, todavía desaparecidas.

"El belén estaba rodeado por una pequeña valla de madera que este año colocamos por primera vez, pero ni siquiera la rompieron. La saltaron y fueron sacando las figuras. Tuvo que ser más de una persona, porque pesan", prosigue Faus.

El misterio podría haber acabado ahí. Este sábado, hacia la una y media de la madrugada, sin embargo, alguien llamó al timbre de una casa del casco viejo de Ador. "El dueño, un hombre joven, bajó y al abrir se encontró al niño Jesús. Se llevó un buen susto. 'Tenía a Jesucristo ahí en la puerta", cuenta Faus que le explicó el vecino.

No fue un acto algo aislado. A unas calles de allí, esa misma noche, una vecina encontró un borrego. Y otro cordero y el pastor fueron localizados por el sereno, un puesto recuperado hace siete años por el Ayuntamiento que desempeña cada dos meses una persona desempleada del municipio.

Hubo otra entrega frustrada esa madrugada. Un poco antes o un poco después de que el niño Jesús fuera devuelto, alguien llamó a la puerta de otra casa. Los propietarios, personas mayores, no abrieron, pero al asomarse al balcón distinguieron la figura del rey Baltasar plantada en medio de la calle. Cuando amaneció, sin embargo, había desaparecido.

A pesar del trasiego, hasta donde sabe el alcalde, nadie vio ni oyó nada. "En un pueblo como el nuestro, que tiene 1.400 habitantes, de noche por la calle no hay ni una rata. En el casco antiguo viven sobre todo personas mayores, y a esas horas están durmiendo".

El hecho de que la mayor parte de las piezas hayan sido devueltas, todas ellas en un estado "impecable", lleva a Faus a pensar que se trata de una gamberrada —"aunque una gamberrada de un mes"— y a descartar móviles más inquietantes.

"Puedo presumir de que este es un pueblo pacífico. No hay ningún conflicto político ni de otro tipo. Quien quiere ir a la Iglesia va y quien no, se queda en casa", dice el edil, que en 2011 desbancó al PP del Consistorio con una plataforma local llamada Gent d'Ador. "Lo único que espero es que quien que lo haya hecho tome conciencia del todo y devuelva también al rey negro y a la Virgen al Ayuntamiento".

Síguenos en Twitter y en Flipboard

Más información