Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias y Sánchez compiten por abanderar la agenda social

Los dirigentes de Podemos y PSOE rivalizan por defender el Estado de bienestar

FOTO: Pablo Iglesias con la portavoz de la Coordinadora Estatal de Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia, Aurelia Jerez. / VÍDEO: Entrevista de Iglesias en la Cadena SER, este viernes.

PSOE y Podemos se han lanzado a una competencia que se antoja feroz y que enconará la rivalidad entre los dos principales partidos de la izquierda española al menos durante el próximo año y medio. Pedro Sánchez y Pablo Iglesias se han conjurado para abanderar la agenda social, relegada desde el pasado verano por la crisis catalana, con la mirada puesta en las elecciones autonómicas y municipales de 2019. Una cita que en las sedes de ambos partidos coinciden en que será trascendental en las aspiraciones de sus respectivos líderes en las elecciones generales previstas para 2020.

Tras varias semanas evitando la exposición pública, rumiando el fiasco de los resultados de su coalición con los comunes de Ada Colau en las elecciones catalanas, el secretario general de Podemos ha sido el más raudo en tomar la iniciativa. Iglesias presentará hoy una proposición de ley en el Congreso para proponer un impuesto a la banca que Podemos define como “recargo de solidaridad”. Sánchez, que ya ha adelantado que apoyará la iniciativa, hizo una propuesta similar la semana pasada. Fue el anuncio estrella en un evento matutino. Iglesias no se andó con rodeos y tildó la iniciativa de “imitación”. El líder de Podemos, que emplazó al líder socialista a “pasar de los desayunos informativos a los hechos”, se ha adelantado a los planes del PSOE y hoy encabezará la delegación de Unidos Podemos que presentará la iniciativa.

Por el contrario, Sánchez parte con ventaja en las asambleas que desde hace una semana mantiene con militantes socialistas por toda España. Iglesias también prevé realizar un ejercicio similar entre las bases de Podemos. A la espera de que dé el paso, Sánchez mantuvo ayer en Leganés (Madrid) el último de sus encuentros con afiliados del PSOE. El mensaje que transmitió fue que la crisis de Cataluña no puede frenar la agenda social. Ya el fin de semana, mientras el máximo responsable de Podemos reconocía por primera vez “el mal resultado” y los errores cometidos en Cataluña, el secretario general del PSOE se sometía a las preguntas de militantes en el barrio madrileño de Hortaleza, dentro del recorrido que arrancó el jueves en Granada, donde mantuvo la primera de las 50 asambleas abiertas que planea tener en 2018 por toda España. Una elección en clave interna que no se le escapó a nadie y menos en la federación andaluza.

Dependencia y pensiones

El asunto central en Granada fue el mantenimiento del Estado del bienestar y del sistema público de pensiones. Una cuestión que tampoco desdeñan Podemos y sus confluencias. Como las críticas a la precariedad laboral. La portavoz de Unidos Podemos en el Congreso, Irene Montero, mantuvo ayer junto con Yolanda Díaz, portavoz de En Marea, un encuentro con la Federación de Pensionistas y Jubilados de CC OO en Defensa de unas Pensiones Dignas. No fue su único guiño de la jornada a las demandas sociales: Iglesias se encontró, también en el Congreso, con representantes de la Coordinadora Estatal de Plataformas en Defensa de la Ley de Dependencia.

El secretario general de Podemos tildó de “vergüenza nacional” la falta de financiación por parte del Ejecutivo de Mariano Rajoy a las políticas de dependencia, cuando la aportación de Gobierno y autonomías debería ser equitativa. Comunidades con presidentes socialistas como las de Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Castilla-La Mancha, Comunidad Valenciana y Extremadura ya insistían antes de la conferencia de presidentes de hace un año del “incumplimiento flagrante” del Estado. Su reproche era que el Gobierno central solo aportaba en algunos casos entre el 15% y el 20% de la financiación, cuando debe asumir el 50%. Si en algo coinciden Sánchez e Iglesias es en las críticas a Rajoy... Que gobierna España porque en 2016 el pacto entre el PSOE y Podemos —que hubieran necesitado, en todo caso, el respaldo también de otros grupos— resultó imposible.

Más información