Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Podemos priorizará la agenda social y relegará la crisis catalana en los próximos meses

Iglesias expondrá en la reunión de este sábado del máximo órgano del partido su intención de abanderar el mantenimiento de los servicios públicos y otras cuestiones sociales para encarar las elecciones de 2019

Pablo Iglesias, en un acto de Podemos en diciembre. Ampliar foto
Pablo Iglesias, en un acto de Podemos en diciembre. EFE

Podemos basará su estrategia de los próximos meses en las cuestiones sociales, relegadas a un plano secundario desde el pasado septiembre con el recrudecimiento de la crisis en Cataluña. El secretario general, Pablo Iglesias expondrá este sábado en el Consejo Ciudadano Estatal de Podemos -el principal órgano del partido entre asambleas se reunió por última vez en octubre-,su intención de priorizar la agenda social en detrimento del conflicto territorial. El cónclave se prevé apacible en lo interno pese a la pérdida de pujanza que todos los sondeos demoscópicos otorgan al partido.

Veinticuatro días después de su último acto público, Iglesias reaparece en la arena política con la idea de abanderar la agenda social y dedicar menos atención al conflicto que desde hace meses atrae la atención a Cataluña. Podemos siempre se ha sentido incómodo en la crisis catalana, donde las contradicciones y ambigüedades de su posicionamiento y los comunes de Ada Colau le llevaron el 21-D a empeorar los resultados de las elecciones autonómicas catalanas de 2015, pasando de 11 a ocho escaños en el Parlament y a obtener 40.000 votos menos.

En su primer acto desde el pasado 20 de diciembre, el líder de Podemos hará un balance de lo que ha sucedido en los últimos meses en el escenario político nacional y adelantará cuál es la apuesta de Podemos para 2018, en el que el partido celebrará su cuarto aniversario. Todos sus esfuerzos se centrarán en que el protagonismo "vuelva a ser de la gente y sus problemas", explican desde la dirección de la formación. Pensiones, sanidad, educación, trabajos dignos y violencia machista serán algunos de los ejes sobre los que Podemos pretende encarar las elecciones autonómicas y municipales de mayo de 2019. En la dirección que consideran que el "bloqueo del problema catalán" ha provocado que "queden tapados los problemas de la vida cotidiana de la gente, que siguen existiendo y afectan a la mayoría de ciudadanos".

Los dirigentes de Podemos comparten que el debate territorial "es importante pero no es ni el único ni el mayor problema de España". De ahí que, más allá de que su propuesta no tuviera éxito electoral -ni declaración unilateral de independencia ni aplicación del artículo 155 de la Constitución, sino una consulta pactada y con garantías para resolver la relación de Cataluña con el resto del Estado-, opten por concentrar sus esfuerzos en cuestiones como la calidad de la sanidad pública, la precariedad del empleo o el mantenimiento de las pensiones. La gestión del Gobierno de Mariano Rajoy y los casos de corrupción que afectan al PP serán otros de los puntos en común en los que coincidirán con otros partidos de la oposición, como el PSOE. El distanciamiento entre socialistas y Podemos marca hoy por hoy la relación entre los dos principales partidos de izquierdas. El PSOE ha dejado de percibir a Podemos como socio preferentemientras el partido de Iglesias reprocha a Sánchez que "ha decidido estar al lado del PP, como en la aplicación del 155, y no al lado de la alternativa". Podemos tampoco pasa su mejor momento con IU, que demanda más peso en su confluencia.