Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Obituario

Muere Manuel Olivencia, jurista y comisario de la Expo 92

El prestigioso abogado y catedrático fallece en Sevilla a los 88 años

El catedrático Manuel Olivencia, en el centro, el 4 de diciembre. EFE

“No perseguía la excelencia, la creaba”. Manuel Olivencia, catedrático de Derecho Mercantil y comisario general de la Exposición Universal de Sevilla de 1992, falleció ayer en la capital andaluza a los 88 años. Su socio Francisco Ballester destacaba la virtud por lo excelso de este reputado jurista, creador del denominado Informe Olivencia,primer compendio de recomendaciones de buen gobierno de la empresa cotizada, publicado en 1998.

Nacido en Ronda (Málaga) el 25 de julio de 1929, Olivencia sufrió recientemente una caída, de la que se estaba recuperando en su domicilio. Su prestigio internacional —hablaba alemán, francés, inglés e italiano— le hizo formar parte durante décadas de la Comisión de las Naciones Unidas para el Derecho Mercantil Internacional (CNUDMI). En paralelo a su cátedra en la Universidad de Sevilla y su reconocimiento como letrado mercantilista, Olivencia fue subsecretario de Educación y Ciencia del primer Gobierno de la Transición, embajador extraordinario de España y consejero del Banco de España, además de autor de varios libros.

En 1984 su nombre se hizo popular al ponerse al frente de la Exposición Universal de Sevilla como comisario, aunque dimitió en 1991, meses antes del inicio de la muestra por discrepancias con el Gobierno socialista de la época. Era tal su prestigio que su salida provocó otras 70 dimisiones, algunas en la cúpula de la Comisaría General y de su principal órgano asesor, el comité de expertos.

A pesar de sus 58 años de ejercicio como abogado, Olivencia acudía cada día a su bufete. Tras licenciarse en la Universidad de Sevilla con Premio Extraordinario, se doctoró en la Universidad de Bolonia (Italia) y prosiguió sus estudios en Francia, Alemania y Reino Unido. Después de décadas como catedrático en la Universidad de Sevilla, reputado experto en Derecho Mercantil y árbitro en instituciones internacionales arbitrales, en 2006 fusionó su despacho con el bufete Cuatrecasas, del que era presidente de honor.

“El prestigio de Olivencia era él mismo. Un jurista de una sola pieza en el que se fundía la teoría del Derecho y la práctica de la abogacía”, resumía el decano del colegio de abogados de Sevilla, José Joaquín Gallardo. Ayer expresaron sus condolencias entre otros el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy y su antecesor en el cargo Felipe González, alumno de Olivencia en la universidad hispalense.

Además del introductor en España del buen gobierno en las empresas, que ahora está tan de moda, era sobre todo un gran hombre, siempre tratando de ayudar”, definió ayer Braulio Medel, expresidente de Unicaja.

Generaciones de abogados y economistas de prestigio han pasado por sus aulas y han reconocido su sabiduría y generosidad. Fue decano de la Facultad de Derecho sevillana entre 1968 y 1971, cuando ejerció como decano de la primera facultad de Económicas en la capital andaluza.

Hijo, hermano y padre de abogados, Olivencia tuvo cuatro hijos y fue suegro del exministro del PP Javier Arenas.

Más información