Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dónde está el frío otoñal (y, sobre todo, la lluvia)

Esta semana llegan algunas precipitaciones, sobre todo al oeste, mientras que las temperaturas caerán a valores normales a partir del viernes

Dos piragüistas palean sobre las aguas tranquilas del río Arga donde, a causa de la falta de corriente, se han acumulado las hojas.
Dos piragüistas palean sobre las aguas tranquilas del río Arga donde, a causa de la falta de corriente, se han acumulado las hojas. EFE

Tres frentes breves, escasas lluvias y un calor casi veraniego. Este es el resumen meteorológico del mes de octubre en España, que dejó en su último fin de semana temperaturas tan llamativas como los 30 grados del viernes en Vigo y en Córdoba y los 32 del sábado en zonas de Huelva y en Sevilla capital. ¿Por qué no hace frío y, lo más importante, por qué no llueve?. "La respuesta hay que buscarla en que tenemos instalado sobre la Península, las Baleares y Canarias un anticiclón subtropical de bloqueo", explica uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo.

Este anticiclón de bloqueo, como su nombre indica muy graficamente, lo que hace es "impedir el paso de borrascas procedentes del Atlántico", que son las que traen las lluvias. Estas borrascas, continúa Del Campo, se desplazan a "latitudes más septentrionales", al norte y centro de Europa. "Las borrascas nos rodean, como se ve en las imágenes vía satélite muy elocuentes" de los últimos días, que muestran a la Península y Baleares con cielos muy despejados y, alrededor, muy nublado. 

Según indica es portavoz, es "lo que ocurrió con la borrasca Herwart a finales de la semana pasada, que pasó por el norte del anticiclón, lo bordeó y se dirigió a centroeuropa", donde ha dejado este fin de semana siete muertos en Alemania, República Checa y Polonia, graves inundaciones y daños y vientos de hasta 180 kilómetros por hora.

El anticiclón de bloqueo, además de desviar borrascas, está asociado a un tiempo cálido. "Tiene un doble efecto sobre las temperaturas, por un lado trae una masa de aire cálido y, por otro, favorece el tiempo estable con vientos flojos y cielos despejados, una combinación que hace que de día suban las temperaturas", detalla del Campo. Por eso, las máximas han sido bastante más altas de lo habitual para esta época del año y las mínimas, en cambio, más normales. Por ejemplo, en Granada capital hubo una mínima de cinco grados el día 28. 

Estos días se ha producido también un fenómeno llamado inversión térmica: por las noches, el suelo se enfría y el aire frío se acumula en los fondos de los valles pero en las montañas no, por lo que hace menos temperatura en las zonas en las que debe hacer más calor. "Lo lógico es que conforme vamos subiendo, la temperatura sea más baja, pero ocurre al revés. Por eso las anomalías de temperatura han sido mayores en las zonas de montaña que en las llanas", añade el portavoz. 

El anticiclón es ya un viejo amigo, porque lleva colocado sobre la Península desde principios de mes. "Se produjeron algunos días de lluvias generalizadas porque el huracán Ophelia abrió un pasillo, pero rápidamente se volvió a echar encima", matiza el portavoz. 

¿Y cuándo se va a ir? De momento, va a moverse, lo que permitirá la llegada de lluvias los próximos días, sobre todo al oeste peninsular. "Hoy lunes, mañana y pasado mañana habrá pocas lluvias, hoy en el extremo norte peninsular, mañana en la Comunidad Valenciana y áreas del Estrecho", prevé la Aemet. "El miércoles se acerca otro frente porque el anticiclón se mueve hacia centroeuropa y permite que se acerquen varios frentes", anuncia Del Campo. 

Este frente dejará lluvias el miércoles por la tarde en el oeste de Galicia y de Andalucía, que serán más intensas el jueves y el viernes. Dichos días, las precipitaciones tendrán "cierta persistencia o intensidad en Galicia, puntos del sistema central y provincia de Huelva", avanza. El sábado se esperan lluvias en buena parte del país "salvo en la zona más cercana al Mediterráneo" y donde más caerán será en el tercio norte, el sistema central y puntos del suroeste de Andalucía. El sábado será así el día más lluvioso y con precipitaciones más generalizadas. "El domingo hay más incertidumbre, parece que el extremo norte del Cantábrico puede haber más lluvias", agrega Del Campo. 

¿Y qué pasa con las temperaturas? "Van a ser variables. Mañana martes subirán en la mitad norte y bajarán en el este, mientras que el miércoles suben en el norte otra vez", indica Del Campo, para añadir que el jueves y, sobre todo el viernes, la situación cambia. "El frente del jueves hará que las temperaturas nocturnas suban por el oeste y las diurnas bajen por el oeste, con lo que se acortará la amplitud térmica", explica.

A partir del viernes y durante el fin de semana, se producirá un "descenso de temperaturas general" hasta situarlas en "valores más propios" de esta época del año, aunque en ningún caso fríos. Así, noviembre empezará con una "normalización térmica" y el domingo llegarán las primeras heladas generales, sobre todo en la meseta norte, zonas del sistema Ibérico y de Pirineos. Ese día, se esperan máximas de 10 a 14 grados en la meseta norte y de 15 a 17 en la sur y se pueden superar los 22 grados en el valle del Guadalquivir y el Mediterráneo. 

Los primeros 20 días de noviembre "tendremos temperaturas algo por encima de lo normal o en torno a lo normal" y en cuanto a las lluvias "no está muy claro". "Los modelos estacionales hablaban de un noviembre algo más húmedo de lo habitual, pero hay bastante incertidumbre", concluye Del Campo.

Más información