Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una máquina para fabricar 20 millones de pastillas de éxtasis

La Policía interviene 2.650 kilos de un precursor de droga procedente de China junto al artilugio para elaborar las píldoras

Máquina para fabricar 20 millones de pastillas de éxtasis junto con los 2.500 kilos del compuesto precursor incautados por la policía.
Máquina para fabricar 20 millones de pastillas de éxtasis junto con los 2.500 kilos del compuesto precursor incautados por la policía.

Los importaba desde su país un ciudadano chino afincado en Madrid. Traía miles de kilos de un compuesto denominado Glicidato de PMK. Los disfrazaba como pigmentos o productos de limpieza para contenedores, porque sabía que en España —aunque no está así catalogado legalmente— la policía sabe que ese compuesto es utilizado como precursor de las drogas de síntesis. En China, como en India, su fabricación es legal, lo que explica que se importe desde ambos países. La  normativa española ha facilitado que el país se convierta  en almacén de precursores de drogas con destino a Holanda, la gran fábrica y supermercado de estupefacientes de toda Europa.

En este caso, al ciudadano chino, ya detenido, lo terminó de delatar una compleja máquina también importada desde su país desmontada, que los funcionarios de Aduanas consiguieron reconstruir y descubrir que se trataba de el artilugio con el que fabricar las pastillas de éxtasis. Con los 2.650 kilos incautados por la policía, y que este ciudadano chino almacenaba en varias naves de Madrid y Pinto, se podían fabricar 20 millones de pastillas, según los investigadores. Su idea era enviarlo todo en camiones a Holanda, donde se encargarían de fabricarlo y distribuirlo. Para ello contaba con la complicidad de un ciudadano ecuatoriano que también ha sido detenido.

Se trata de una de la mayores incautaciones de este precursor de las realizadas en Europa hasta la fecha por agentes de la Policía Nacional y funcionarios de Vigilancia de Aduanera de la Agencia.  

Pigmentos y ceras de colores

Las investigaciones se iniciaron el pasado mes de mayo tras detectar un envío, procedente de China, de un producto declarado como pigmentos que una vez analizado resultó ser Glicidato de PMK. Las investigaciones realizadas situaban al frente de esta operación a un ciudadano de nacionalidad china. A través de varias empresas, dirigidas por "hombres de paja", importaban grandes cantidades de esta sustancia, que llegaba a España por vía aérea a través del aeropuerto de Madrid. "En la declaración aduanera presentaban documentación como si se tratara de pigmentos colorantes y ceras para ocultar el producto objeto de contrabando. Una vez que el compuesto químico estaba en nuestro país era almacenado en diferentes naves para su envío a Holanda", explican los investigadores.

Los policías interceptaron varios envíos que, una vez analizados, resultaron ser Glicidato de PMK, por lo que fueron paralizados y no se entregaron a sus destinatarios finales. La cantidad incautada en el transcurso de las investigaciones superaba los 2.650 kilos. Además, se intervino una máquina de grandes dimensiones cuya utilidad es la síntesis química y que iba a ser enviada a Holanda para elaborar drogas de síntesis a gran escala.

El operativo policial culminó con la realización de tres registros, dos en Madrid —en el domicilio del principal responsable y en la sede de las mercantiles que utilizaba— y otro en una nave industrial de la localidad madrileña de Pinto donde almacenaban los productos químicos.

Aparte de la gran cantidad de sustancia química intervenida para la fabricación de drogas sintéticas, resulta significativa la incautación de una máquina de idénticas características a las intervenidas en laboratorios desmantelados en Holanda, utilizadas por las organizaciones de narcotraficantes para la elaboración de drogas sintéticas.