incendios en Galicia

Un anciano que apagaba el fuego en Vigo eleva a cuatro la cifra de muertos

Las dos mujeres que murieron atrapadas en una carretera de Nigrán huían de las llamas en el coche de una vecina que resultó herida

Vehículo calcinado en el que viajaban las fallecidas. En vídeo, las labores de los vecinos por apagar el fuego.OSCAR CORRAL
Santiago de Compostela / Ourense - 16 oct 2017 - 12:06 UTC

Un septuagenario que sufrió una caída en Vigo mientras luchaba contra las llamas es la cuarta víctima mortal de la terrible ola de incendios que asola Galicia y que ha cercado decenas de aldeas. El hombre, según ha explicado el alcalde de Vigo, Abel Caballero, se precipitó por un terraplén y falleció en la ambulancia cuando era trasladado al hospital. Ocurrió en la noche del domingo en la parroquia de San Andrés de Comesaña.

Más información

Un poco antes, en el cercano Ayuntamiento de Nigrán, un repentino cambio de viento en la carretera entre Camos y Chandebrito convirtió el domingo por la noche la vía en una trampa mortal en la que fallecieron Maximina Iglesia y Angelina Otero. Las dos ancianas, de 88 y 80 años respectivamente, huían de la aldea de Chandebrito por orden de las fuerzas de seguridad en el coche de una vecina, un vehículo del que no pudieron escapar ni ellas ni el perro que las acompañaba cuando las llamas les cortaron el paso. La conductora sí logró salir corriendo y salvarse, aunque con quemaduras en un brazo y en estado de shock por la desgracia que presenció. Fuentes municipales relatan que la superviviente intentó que las octogenarias abandonasen la furgoneta pero, aterrorizadas, no lograron hacerlo.

El vehículo en el que viajaban las dos primeras víctimas mortales de la virulenta ola de incendios en Galicia emprendió el camino de huida marcado por los agentes, pero el giro en la dirección del fuerte viento obligó a quienes salían de estas aldeas de Nigrán a dar vuelta atrás. El coche de las dos fallecidas no lo logró y fue encontrado sobre las diez de la noche completamente calcinado por el concejal de Vías y Obras de Nigrán, Rubén Rial, un bombero en excendencia que se unió a las tareas de extinción y que se acercó al lugar de la tragedia con una motobomba.

Silvia R. Pontevedra, redactora de EL PAÍS, relata cómo una perra salvó a sus dueño alertándoles del incendio.

El fuego, desatado este domingo en la provincia de Ourense con especial virulencia en el municipio de Melón, penetró imparable en el de Carballeda de Avia hacia las nueve de la noche y se cobró su tercera víctima mortal en la localidad de Abelenda das Penas mientras arrasaba uno tras otro hasta una decena de pueblos. "Aparte de la víctima mortal, las llamas han arrasado el 70% del municipio, incluidas numerosas viviendas", cuenta el alcalde, Luis Milia explicando el sentimiento de impotencia que vivieron durante esas horas: "Aquí luchamos solos. Nadie vino a echar una mano. El ejército no apareció y evacuamos como pudimos a una población en su mayoría envejecida. Estamos desolados".

La víctima mortal es Marcelino Martínez. El hombre, de 78 años, salió de su casa cuando comprobó que las llamas comenzaban a aproximarse a su vivienda y ponían en peligro al ganado de su cuadra. Salió de casa , en la que vivía con su mujer, también de avanzada edad. con el objetivo de abrir la puerta de la cuadra para que los animales pudiesen escapar del fuego. Ya no regresó. El fuego era ya una bola inmensa.

En cuanto abrió la puerta de la cuadra, las llamas lo devoraron. Como él, numerosos vecinos del municipio de Carballeda de Avia intentaron proteger sus bienes a costa de arriesgar sus vidas. El alcalde describe un paisaje físico y emocional de “fin del mundo” con la visión de una población fundamentalmete anciana y de escasa movilidad huyendo a pie de las llamas o, por e contrario, atrincherándose en sus viviendas, dispuestos a morir en ellas antes que a perderlo todo. “Algunos vecinos nos engañaron y se escondieron en sus viviendas cuando acudimos a desalojarlas”, afirma el regidor para explicar el motivo por el que durante horas se dio por desaparecidas a dos personas.

El dantesco panorama descrito por el regidor que relata cómo llegaban “grandes copos de fuego que prendían los tejados pese a que las llamas estaban lejos”, se completó con la compleja evacuación a través de las ventanas de ancianos con muy escasa movilidad. “En el Ayuntamiento solo tenemos un coche de bomberos, una brigada y los equipos de protección civil”, enumera Milia los medios con los que afrontaron de madrugada “un auténtico volcán de fuego”

Los vecinos de Carballeda apenas han tenido tiempo de llorar a Marcelino Martínez. La situación en este municipio es caótica todavía en la mañana de este lunes. “Han ardido muchas viviendas, calcinadas por completo, la gente se ha quedado sin casa y hemos evacuado a casi todos; los estamos distribuyendo entre el centro de día, el centro médico y otros edificios municipales”, comenta una trabajadora del Ayuntamiento. La impotencia es el sentimiento general.

El alcalde asegura que el enorme incendio penetró en su municipio por la parte alta y fue devorando sin tregua todo lo que encontraba en su camino. “En Carballeda de Avia el fuego, desde luego, no ha sido intencionado; llegó desde Melón desbocado ya y nos encontramos en medio deuna situación dramática, sin medios para atajarlo”, sostiene el regidor. El drama continúa este lunes. Pese a que el fuego se da por controlado, el municipio permanece prácticamente aislado,. La autovía que une Ourense con Vigo permanece cortada a la altura de A Cañiza y el único acceso posible es a través de la N-120, a travesando un paisaje calcinado y humeante aún a ambos lados de la carretera.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50