Los hijos de Juana Rivas ya están con el padre

Francesco Arcuri y los dos niños se marchan juntos de la Comandancia de la Guardia Civil antes de la hora límite fijada por el juzgado

Francesco Arcuri a su llegada a la Comandancia de la Guardia Civil.

Juana Rivas no ha agotado el último plazo que le dio la justicia. Ha llevado este lunes a sus dos hijos a la Guardia Civil de Granada por la mañana y al filo de las dos de la tarde ha llegado el padre, Francesco Arcuri, para llevárselos. Se trasladará con ellos a Cerdeña, de donde salieron en mayo de 2016 con su madre. La atribución definitiva de la custodia de los menores y la investigación de la denuncia de malos tratos que hizo Rivas hace más de un año se dirimirán en Italia. En España queda pendiente la investigacion por sustracción de menores a la mujer, en libertad provisional.

Más información

O los entregaba ella o lo hacía la Guardia Civil. El ultimatum que dio la jueza de Instrucción 2 de Granada el pasado jueves dejaba poca vía intermedia. Según distintas fuentes consultadas, los dos menores, de 11 y tres años, han estado bajo vigilancia de los agentes durante el tiempo que han permanecido ocultos aunque tenían orden de no intervenir por el impacto que podía causar en ellos.

El nuevo plazo para que fueran entregados a su padre expiraba a las cinco de la tarde de este lunes, cuando Rivas debía dejarlos en un punto de encuentro familiar situado por el centro de Granada. Si no se hubiera presentado, los agentes habrían ido a buscar a los niños.

Pero ella se adelantó y los llevó a la Comandancia de la Guardia Civil, en el barrio de Almanjayar, a primera hora de la mañana. Salió 15 minutos antes de que apareciera Francesco Arcuri a las 13.40 en un coche, acompañado de su procuradora, Paula Aranda, y conducido por un integrante de la plataforma granadina por la custodia compartida.

En el interior de la comandancia, que tiene varios accesos, aguardaban los niños. La Guardia Civil siguió con los menores un protocolo similar al que se emplea con menores que llevan tiempo sin ver a uno de sus progenitores. “El mayor tuvo una primera reacción de rechazo al padre”, según ha explicado el abogado de Arcuri, Adolfo Alonso. “El pequeño se quedó dormido”, añade el letrado. Antes de reunir a Arcuri con los menores, a los que no veía desde hace 15 meses y con los que no hablaba desde noviembre, los dos niños tuvieron una “pequeña preparación psicológica” de especialistas de la Guarcia Civil. Después, permanecieron solos en una sala con el padre “unos 45 minutos”-. Al salir, el mayor “estaba tranquilo”.

Pasadas las tres de la tarde, Arcuri salió en un coche con sus hijos por un acceso trasero de la comandancia, lejos de la entrada principal donde aguardaban decenas de periodistas y cámaras y por donde salió el mismo todoterreno en el que había entrado, pero sin él. El abogado aseguró que Francesco Arcuri no ha viajado este mismo lunes a Carloforte, el municipio de Cerdeña donde regenta un albergue rural y donde vivía con sus hijos y su expareja. Pero no aclaró qué día harán finalmente el viaje.

Sin documentos

Según Alonso, Juana Rivas no entregó los documentos de identidad de los niños, por lo que no pueden viajar. Este periódico intentó sin éxito recabar la versión de Rivas y su entorno sobre este asunto.

Cuando los menores lleguen a Carloforte, estarán vigilados por los servicios sociales de este municipio italiano. La magistrada de la primera sección civil de Cagliari, Grazia Maria Bagelli, ordena en una sentencia del 3 de julio —antes de que Rivas desapareciera con sus hijos— que los servicios sociales controlen al padre y que vigilen a los menores cuando regresen, según recoge el documento. La juez tomó en consideración la condena a Arcuri por maltrato en 2009, una condena que él siempre ha argumentado que aceptó sin ser cierta para poder ver a su hijo (entonces solo tenían al mayor).

Los técnicos de los servicios sociales tendrán que “verificar las condiciones familiares y de vida” del padre y vigilar cómo viven sus hijos. Deben presentar un informe a mediados de octubre. El día 31 de ese mes, Arcuri y Rivas tienen que comparecer para que se dirima la custodia, que ahora mismo ostenta el padre de forma provisional.

Sobre la firma

Pilar Álvarez

La corresponsal de género del diario EL PAÍS está especializada en temas sociales (Igualdad, Violencia de Género, Educación) y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS. Antes trabajó en Efe, Cadena Ser, Onda Cero y el diario La Opinión. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Sevilla y Máster de periodismo de EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción