Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El hermano de Ignacio González: “Papá, cuanto más discreto se sea... mejor”

La sospechosa inversión de la esposa del expresidente de Madrid en guarderías de la mano del grupo empresarial 'Mis Pollitos'

"Pero bueno, papá, que cuanto más discreto se sea, mejor...". Pablo González, hermano del expresidente de Madrid Ignacio González, no vio con buenos ojos que su cuñada, Lourdes Cavero, constituyera una sociedad para gestionar guarderías en Salamanca y otras ciudades españolas con lo que él denomina "dinero B liberado". Según un informe de la UCO de la Guardia Civil, la inversión de Lourdes Cavero en guarderías escolares, 500.000 euros, procedía realmente de inversores estrechamente ligados a su marido, un Ignacio González que en las grabaciones del caso Lezo se le ve desesperado por aflorar dinero

Pablo González es conducido al cuartel de la Guardia Civil.
Pablo González es conducido al cuartel de la Guardia Civil.

A Pablo González no le gusta "la exposición mediática y/o judicial" que puede acarrear a su cuñada estar presente en una empresa dedicada a guarderías. En las grabaciones a las que ha tenido acceso EL PAÍS, Pablo comenta su padre, el histórico militante del PP Pablo González Liberal, otro de los 51 implicados por el juez Velasco en la Operación Lezo, los pormenores de la operación.

Mientras hablan, se pone al teléfono la madre de Pablo y este también le muestra a ella su contrariedad por cómo se va a realizar la inversión: "Muy mal hecho, dile que ya se lo diré yo...", se enfada Pablo González. La madre concede: "Claro, cuanto menos figure ella, mejor".  De nuevo se pone al teléfono el padre y su hijo reitera: "Pero bueno, papá, que cuanto más discreto se sea, mejor... (...). Les he estudiado yo el negocio entero, pero lo veo regulín, pero bueno, si se quieren meter ahí, pues que se metan". Los hermanos aún no sabían que tenían los teléfonos pinchados. Lo supieron semanas después, lo que llevó al juez a introducir micrófonos en el despacho de Ignacio González.

La madre del expresidente de la Comunidad también recela de la entrada de Lourdes Cavero en la guardería: "Claro, cuanto menos figure ella, mejor"

Pablo González asesoró sobre esta inversión en guarderías tanto a Lourdes como a su hermano Ignacio, quien desde un primer momento tiene claro quiénes aportarán el dinero, en torno a 500.000 euros. Se trata de personas que figurarán como inversores solo durante un año y luego se marcharán dejando todo en manos de Lourdes Cavero, que figura también como investigada en la trama Lezo. Para esta operación, la esposa de Ignacio González se alía con el grupo empresarial Mis Pollitos, cuya administradora y socia será Carmen Pazos. La firma Mis pollitos se dedica a prestar servicios de restauración y enseñanza no obligatoria en diferentes colegios de España.

La gestión de esta operación se inicia en septiembre de 2016. Poco antes, Ignacio González había dejado la presidencia de Madrid. Lourdes Cavero indica a su marido que ha estado comiendo con Carmen Pazos y que en ese momento está visitando locales para abrir guarderías. Y encuentra dos que le gustan, pero que requieren obras de acondicionamiento por importe de 180.000 euros. "Es un local que alquilas y que tienes que meter un pastón", cuenta Lourdes a su marido.

Ignacio González se sirvió de su padre y su hermano para realizar falsas facturaciones cruzadas y aflorar dinero negro

A la UCO de la Guardia Civil le llama la atención que el matrimonio planee una inversión de este tipo "teniendo en cuenta las operativas a las que tiene que recurrir Ignacio González para lavar 13.000 euros porque", dice, "no tiene dinero en sus cuentas". Los agentes, merced a las grabaciones, saben que Ignacio González controla "dinerillo B", según lo define su testaferro Edmundo Rodríguez, y que se sirve tanto de su padre como de falsas facturaciones para aflorarlo mediante alambicadas transferencias que buscan ocultar el rastro sobre la procedencia del dinero.

Las grabaciones revelan que detrás de toda la operación está realmente Ignacio González. "Ella será la consejera delegada y tú la directora general, ¡qué cojones, con un contrato de alta dirección y a tomar por culo!". González se encargaría de buscarle los supuestos socios capitalistas. Al final concluye que estos aportan 500.000 euros.

Ignacio y su hermano Pablo hablan sobre esta inversión el 24 de noviembre de 2016 en el despacho del expresidente. Ignacio le comenta que la socia será Carmen Pazos, que gestiona numerosas concesiones públicas de guarderías en Salamanca "y le han prometido que le van a dar otras cuatro guarderías nuevas en Salamanca, de concesión municipal", señala el expresidente.

Pablo González a su hermano: "Es decir, B liberao, ¿no?, vale, joder...".

Pablo González relata que conoce a un concejal de Salamanca, Enrique Sánchez, que les puede "introducir".  Ignacio le comenta inicialmente que ha conseguido ("levantado", dice) financiación "de 400.000 o 500.000 euros" para la guardería. Es decir, Lourdes Cavero pondría 500.000 euros provenientes de cuatro accionistas, un 21 % del capital, y que Carmen Pazos aportaría otras guarderías que ya tenía en funcionamiento.

"Ese negocio no vale", esgrime Pablo González, si ella se queda el 21 % quiere decir que estás valorando la empresa en dos millones, es de guasa...". Ignacio le matiza que "No, no, no, ella se queda liberado...en realidad se queda el 60 % puesto que se valora la empresa en 1 millón de euros".  Eso a Pablo si le parece bien. Pero antes se cerciora: "Es decir, B liberado, ¿no?, vale, joder...". Ignacio asiente y añade: "Esos se van el primer año, que no sé si lo dijiste tú", en alusión a que los supuestos accionistas que ha buscado el expresidente dejaran la compañía a su esposa pasado el primer año. La UCO deduce que el matrimonio pretende con esta operación aflorar dinero de procedencia ilícita. 

Ignacio González. [Carmen Pazos] ella aporta guarderías en funcionamiento y el cáterin, libre de todas las historias. Se hace una nueva sociedad, y ella dice que le han prometido que le van a dar cuatro guarderías nuevas en Salamanca, por concesión municipal.

Pablo González.  Yo me entero de eso en Salamanca.

I.G. Sí, ella con el alcalde... Me dice ella: ¿Tú conoces al alcalde? Le digo sí (risas), yo conozco bastante a, a Alfonso (...) con este no se debe de llevar [Pazos] muy bien; pese a eso tiene el monopolio de todas las guarderías de Salamanca.

P.G.  Dame el nombre de ella, porque yo se lo pregunto a Enrique Sánchez, que es el concejal, este... ciego... de Deportes o de no sé qué, y no sé si de él dependerá esto también, quizás de Cultura...

IG. Pero vamos, ella me ha dicho que estuvo el otro día con... este le ha dicho que le va a dar las cuatro guarderías, o sea... Pero ella [su esposa Lourdes] ha levantao ya el dinero, 500.000 euros, que no está mal. Para montar una guardería aquí...  Ella [Carmen Pazos] se queda el 40 %  y 500.000 Lourdes.

PG. Es decir, B liberado, vale, joder y tal. Y los otros son financieros. ¿Y Lourdes qué papel va a tener ahí?

IG. Pues estos se van el primer año, o sea, que debe ponerse un sueldo fijo para tener 4.000 euros al mes para eh, gastos, por ejemplo, va a pagar de aquí a la secretaria [la del expresidente], o sea, va a pagar una parte del despacho [se refiere al despacho que el expresidente posee en la madrileña calle de Alcalá, donde se dedica a la intermediación y corretaje, utilizando sus influencias, según la UCO.

En diciembre de 2016, la UCO interceptó otro diálogo entre Lourdes Cavero y su cuñado Pablo González. La gestión de las guarderías estaba aún en ciernes. Su marido le había dicho que antes de constituir la sociedad de las guarderías lo consultase con su hermano. "Quería hablar contigo, porque estoy ya aquí a punto de constituir mi empresa, y Nacho [Ignacio González] me ha dicho que no haga nada sin hablar contigo. No para de decirme: ya has hablo con Pablo, has hablao ya... Así todos los días... Ay, que pesao, te juro que hoy hablo". Lourdes y Pablo quedan en hablar en el despacho del segundo.

El 16 de diciembre de 2016, Ignacio González llamó a su notario habitual, un amigo de la universidad, y quien, según él, le informa de todo lo relacionado con el polémico ático que el matrimonio posee en Marbella y que es objeto de una investigación judicial en la creencia de que el dinero de su compra, en 2008, casi un millón de euros, le fue regalado por un constructor a cambio de una recalificación de terrenos en Arganda del Rey (Madrid).

Ignacio comenta con su notario de confianza, Javier Lasso de la Vega, a quien Ignacio llama Chevi, la visita que le ha hecho su esposa para firmar la constitución de la sociedad de las guarderías. "Ya hemos firmado, gordito (...) he traído una botella de champan", le dice Lourdes al otro lado del teléfono. Le acompañan amigas suyas y acaba de firmar ante Chevi,

Al tanto de la operación de las guarderías estaba también el expresidente de los empresarios de Madrid, Arturo Fernandez, implicado en la financiación ilegal del PP madrileño en el marco de la trama Púnica. Recientemente, Fernández declaró ante el juez Velasco que su relación con González era estrictamente "protocolaria". Pero las grabaciones de Lezo le desmienten. Revelan que la relación entre ambos es de estrecha amistad. Arturo Fernández le pide favores a los que accede Ignacio González. Y, además, está al corriente de los negocios de Lourdes Cavero. Ignacio González señala a Arturo Fernández: "Lo de Salamanca, fenomenal... ya hemos firmado, ya hemos constituido la empresa y entran los restos (los socios inversores de Lourdes Cavero) con ampliación de capital".

La UCO ha comprobado que ciertamente se llegó a constituir la citada sociedad. Como socios figuran Lourdes Cavero y el grupo Mis Pollitos, de Carmen Pazos. La Sociedad queda radicada en la sede del despacho de Ignacio González. Llama la atención la UCO sobre el hecho de que inicialmente solo figuren como socios en la empresa Lourdes Cavero y Carmen Pazos y que los otros inversores no entren desde el principio y hagan una ampliación de capital solo unos días después.  La sociedad se constituye con un capital de 800.000 euros, de los que 500.000 euros "los ha levantado", en palabras del expresidente, su esposa Lourdes Cavero.

Inversionistas efímeros

Entre los inversionistas que se van al año se halla Rocío Bonet Cavero y su pareja sentimental. La UCO identifica a Bonet Cavero como sobrina de Lourdes Cavero. La sobrina también ha participado en otros negocios del matrimonio. La pareja sentimental de la sobrina fue consejero delegado de una empresa presidida por Jaime Antonio Antoñanzas, quien, según los investigadores, estaría involucrado, junto con Ignacio González y José Manuel Serra Peris, otro hombre de confianza del expresidente y exalto cargo del Canal de Isabel II, en "facturaciones cruzadas ficticias" encaminadas supuestamente a aflorar dinero negro.

Otro de los inversores de la guardería es la sociedad Marmara Patrimonial, de Alberto Pérez de la Sal, amigo personal de Ignacio González y con actividades societarias comunes. Pérez de la Sal es consejero delegado de la Cámara de Comercio de Bélgica y Luxemburgo en España.

La obsesión de González (para lavar el dinero que la UCO sospecha esconde y que solo en España calcula en unos tres millones de euros) es intercalar sociedades aparentemente activas en las que camuflarse.

investigacion@elpais.es