Iglesias se postula como presidente en una moción registrada en vísperas de las primarias del PSOE

Unidos Podemos justifica su iniciativa por una "emergencia democrática"

Más información

Pablo Iglesias pedirá la confianza del Congreso para ser investido presidente del Gobierno en sustitución de Mariano Rajoy, una vez Unidos Podemos ha presentado este viernes su moción de censura contra el PP. El líder de Podemos se postula por las "circunstancias de excepcionalidad y emergencia democrática que vive España como consecuencia de la parasitación de las instituciones del Estado por parte del Partido Popular", defiende la coalición en el texto de la moción, formalizada a solo 48 horas de la elección del nuevo secretario general del PSOE, como adelantó EL PAÍS. Iglesias no ha comparecido para presentarla, sino que ha delegado en su portavoz parlamentaria, Irene Montero, acompañada del líder de IU, Alberto Garzón, y otros cinco diputados del grupo.

La moción se presenta contra un Gobierno del PP que lleva "más de veinte años financiándose ilegalmente", "actúa contra las reglas mínimas de la democracia" y "trabaja al margen de la ley", enfatiza el documento, que destaca que "en unas circunstancias mucho menos graves que las actuales", la moción de censura de Felipe González en 1980 contra Adolfo Suárez, aunque tampoco prosperó, "señaló un futuro de cambio". Entonces, no obstante, una parte de las Fuerzas Armadas preparaba el intento fallido de golpe de Estado del 23-F, sin olvidar que la situación económica era de extrema gravedad y el terrorismo daba zarpazos extremos.

El texto, que no incluye el programa de Gobierno sino una justificación de los motivos de la moción, defiende la "plurinacionalidad" de España pero no recoge el compromiso por el referéndum de independencia en Cataluña, como ha reclamado ERC. "Negar la condición plurinacional de España es algo propio de las etapas oscuras de la Restauración, de la dictadura de Primo de Rivera y de la dictadura de Franco", afirma Unidos Podemos.

La portavoz parlamentaria, Irene Montero, ha interpelado tras el registro de la moción al resto de fuerzas de la Cámara—toda vez que de momento solo tiene asegurado el apoyo de Compromís, su aliado electoral valenciano— y ha dejado clara la estrategia que seguirá su grupo ante la votación: culpar de mantener en el Gobierno al PP a las formaciones que no voten a favor de que Iglesias se convierta en presidente. "La pregunta", ha subrayado Montero, "es si las fuerzas de esta Cámara van a seguir sosteniendo con sus votos al PP en el Gobierno". El argumento tiene el problema de que puede utilizarse para responsabilizar de la misma forma a Podemos de haber permitido que el PP llegara al poder tras las elecciones del pasado 26-J, cuando votó en contra de la investidura del socialista Pedro Sánchez. Según Montero, la diferencia es que el pacto de Sánchez con Ciudadanos llevaba a la "regresión de derechos".

Iglesias es el candidato a presidente elegido por la "dirección del grupo parlamentario" —en este caso no se ha sometido a consulta a las bases— de quien se destaca que es "el mejor preparado", con "apoyo social" y no tiene "ninguna hipoteca con el PP". El partido asegura que siempre ha estado abierto a hablar si otras fuerzas hubieran propuesto otro candidato, aunque no ha esperado a que el PSOE dirimiera su proceso interno para registrar la moción. A los socialistas les pide en todo caso que rectifiquen. "Le diría a Susana Díaz que piense un poco más en España y en los españoles", ha afirmado Montero.

Desde que el pasado 28 de abril el líder de Podemos anunció en el Congreso su intención de promover una moción de censura contra Mariano Rajoy porque España “vive un estado de excepción democrático, con un saqueo público permanente”, hasta que la iniciativa ha sido efectivamente registrada, han transcurrido 21 días. El partido se dio un plazo para buscar la negociación con otras fuerzas y para celebrar una consulta a las bases, pero esta semana ha retrasado el registro para situarlo al final de la misma, ya que desde el pasado lunes nada le impedía presentarla, una vez las bases dieron el sí en una consulta. “La presentación de la moción es urgente”, había dicho el martes la portavoz parlamentaria. “La urgencia es directamente proporcional a la urgencia de situación que vive este país cuando el PP parasita las instituciones”, subrayó.

El motivo, aunque en público no se admita, es la elección del nuevo líder del PSOE. En la decisión de acercar al máximo el registro a las primarias está el cálculo de esperar a la resolución del liderazgo de los socialistas, aunque fuentes del partido niegan pretender beneficiar a uno u otro candidato. Según Montero, se ha tratado de combinar "la urgencia de presentar la moción y el rigor de escuchar a las fuerzas vivas de este país", pero lo cierto es que durante esta semana el grupo no ha tenido reuniones con colectivos o grupos parlamentarios.

La moción entra en el registro finalmente este viernes, con un candidato no consensuado con otras fuerzas —principalmente el PSOE— pero según los tiempos legales el nuevo líder socialista podría todavía proponerse como candidato de la misma, ya que la Constitución establece un plazo de dos días desde que la moción es registrada para presentar mociones alternativas. Para el debate de la moción deben transcurrir como mínimo cinco días desde el registro, pero luego es potestad de la presidenta del Congreso fijar la fecha en la que se celebre. 

El impacto en el proceso interno del PSOE se completará con una concentración para promocionar la moción de censura el sábado, la víspera de la elección del líder socialista, en la Puerta del Sol de Madrid. El partido ha puesto el máximo esfuerzo en conseguir un éxito de convocatoria, fletando autobuses desde todo el país. La concentración se celebrará a partir de las 18 horas, y en ella participarán los principales dirigentes de Podemos y sus alianzas.

El objetivo es visualizar el apoyo social a una moción que fracasará en el Parlamento, toda vez que los tres candidatos del PSOE han anunciado que no la apoyarán (85) —aunque Pedro Sánchez, y hoy mismo Susana Díaz no han descartado presentar una propia liderada por el PSOE—, y PP (137), Ciudadanos (32) y PNV (5) también se opondrán. Unidos Podemos cuenta con el apoyo de Compromís (cuatro diputados) y la disposición de EH Bildu (2) y ERC (9), mientras que el PDeCAT (8) aún no ha revelado sus intenciones. La moción de censura es constructiva, requiere un candidato alternativo, y prospera con mayoría absoluta (176 votos). De momento Unidos Podemos tiene asegurados los 71 que suma con Compromís, y aspira como máximo a incorporar a los catalanes y a Bildu, esto es, 90 votos.

Sobre la firma

Periodista política. Cubre la información del PP después de haber seguido los pasos de tres partidos (el PSOE, Unidas Podemos y Cs). La mayor parte de su carrera la ha desarrollado en EL PAÍS y la SER. Es licenciada en Derecho y en Periodismo por la Universidad Carlos III de Madrid y máster en periodismo de EL PAÍS. Colabora como analista en TVE.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción