Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sánchez: “Estamos en las puertas de un nuevo PSOE donde ya no decidirán cuatro o cinco”

El candidato a liderar el partido dice, tras conseguir 57.369 avales, que está "abrumado" por el apoyo

Pedro Sánchez, este jueves en Jerez de la Frontera.
Pedro Sánchez, este jueves en Jerez de la Frontera.

“Abrumado por este apoyo y corriente de ilusión”, así ha dicho sentirse el candidato a la secretaría general del PSOE, Pedro Sánchez, ante los avales conseguidos este jueves. En la carrera por la candidatura a la secretaría general del PSOE, Susana Díaz ha conseguido presentar esta mañana 6.000 apoyos más que él. Pero la ventaja no parecía importar demasiado en el acto que Sánchez ha protagonizado esta tarde con militantes en Jerez de la Frontera. “Creo que estamos en las puertas de un nuevo partido que va a dejar atrás a un PSOE donde cuatro decidían, por un partido donde deciden todos”, ha recalcado Sánchez en su primer acto público tras conocerse los datos provisionales de avales conseguidos por la presidenta de Andalucía (63.610 apoyos) y por él mismo (57.369 firmas). 

“Algunos se han sorprendido de los avales y lo que ocurre es que se equivocaron los que pensaron ganar el congreso antes de los avales”, ha añadido el ex secretario general en un acto que ha contado con unos 700 asistentes, según los propios organizadores. En cualquier caso, Sánchez ha preferido abstenerse de celebraciones hasta el 21 de mayo: “Ese día ganaremos las primarias”. 

Esa jornada Sánchez cree que el partido vivirá una cita “histórica” en la que se juega la renovación del partido. “Tendremos que pensar en ser socialistas en el siglo XXI. Cuando veo algunas candidaturas en las que se reúnen hombres ilustres siempre digo que ellos, con 30 años menos, hubieran estado con nosotros. Queremos un PSOE que lidere la regeneración política de este país”, ha reconocido el candidato socialista. Sánchez cree que si su candidatura vence “abrirá las agrupaciones, las compuertas para que aumente el número de afiliados, de gente joven”. 

Para conseguirlo, Sánchez ha apostado por recuperar valores como la laicidad, el feminismo, la igualdad o la reivindicación de la memoria histórica. Igualmente, ha abogado por “dar respuesta a los parados”, apostar por la conciliación laboral efectiva y “abrir debates para una ley de muerte digna y sobre la eutanasia”. 

Ante “el cambio de era que vive Europa”, Sánchez cree que su opción es la que permitirá “volver a situar al PSOE en la izquierda y no en la tierra de nadie donde nos dejó la abstención”. De hecho, cree que la formación se debate entre su opción para “transformar” al partido “o no volver a ser la fuerza mayoritaria de la izquierda que necesita este país”. “Se trata de liderar a la izquierda o unirnos a la derecha hasta nuestra desaparición. ¿Es que la candidatura de Susana Díaz está con la derecha? No, la candidatura de Susana no ha entendido el cambio político de este país”, ha asegurado el candidato entre vítores y aplausos de los congregados. No fue la única crítica que deslizó contra la candidatura de su oponente. “Cuando dicen que son ‘100% PSOE’, ¿qué somos nosotros, el 30%? Lo que es 0% PSOE es abstenerse ante el PP”, ha atacado Sánchez en referencia al lema de la campaña de Díaz. 

Sánchez ha cargado también contra el PP y los casos de corrupción conocidos en los últimos días. “Tengo claro que el no debió ser no cuando veo estos casos de corrupción. ¿Por qué dimite Aguirre y no Mariano Rajoy? ¿Por qué se bloquea su comparecencia en el Congreso para que dé explicaciones?, se ha preguntado el socialista. No ha sido la única referencia al congreso del pasado mes de octubre de 2016 que acabó con su destitución: “Yo no eché el partido en brazos de la extrema izquierda a cambio de nada. Hay que recordar que, si yo no soy presidente, es porque le di unas condiciones a Pablo Iglesias que no aceptó. Otros se abstuvieron gratis”. 

De hecho, en su discurso se ha esforzado por separarse de Podemos. “Me dicen que soy podemita y que somos siempre los mismos. Incluso han llegado a decir que tuvieron que derrocarme porque lo que yo quería era romper España, ¿a qué suena al discurso del miedo de la derecha? Ese no es el discurso de la izquierda y de la socialdemocracia”, ha reconocido. Frente a eso, ha asegurado que tiene ganas “de votar para que sea la última vez que un secretario general tenga que dimitir por cumplir con la palabra dada a sus militantes”. 

Ante un auditorio de unos 700 asistentes congregados en el Club Nazaret de Jerez, Pedro Sánchez ha vuelto a una provincia que ya visitó el pasado 12 de marzo. Fue cuando Susana Díaz ya había anunciado su intención de dar el paso al frente para disputarle el cargo. El ex secretario general consiguió desbordar el Palacio de Congresos de Cádiz, ante unos 1.000 asistentes, y aprovechó para abogar por unas primarias “entre compañeros, como una lección de respeto y compañerismo". En la cita de este jueves, distintos cargos y militantes del partido también decidieron apoyar a Sánchez. Fue el caso de la socialista jerezana África Becerra o el alcalde de San José del Valle, Antonio González, que intervinieron en el acto. 

Sánchez seguirá midiendo sus fuerzas en Cádiz con un nuevo acto en la provincia. Mañana viernes volverá a protagonizar otro acto con los militantes, en este caso en Alcalá de los Gazules, feudo tradicional del socialismo en la provincia. El escenario escogido no es baladí. Hablará a sus seguidores justo en el mismo auditorio, el Convento de Santo Domingo, que Susana Díaz ya llenó en un acto el pasado 28 de enero, durante la celebración del 130 aniversario de los socialistas en el pueblo.

Más información