Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Villarejo se someterá a una rueda de reconocimiento por el supuesto apuñalamiento a la doctora Pinto

La Audiencia Provincial de Madrid reabre el caso contra Javier López Madrid y el excomisario Villarejo

José Manuel Villarejo, tras prestar declaración en un juzgado.
José Manuel Villarejo, tras prestar declaración en un juzgado.

La Sección 15 de la Audiencia Provincial de Madrid ha dictado un auto por el que acepta parcialmente el recurso interpuesto por la doctora Elisa Pinto contra la decisión del Juzgado de Instrucción 39 de Madrid de archivar la causa seguida contra Javier López Madrid y el excomisario José Manuel Villarejo por el supuesto acoso y apuñalamiento de la dermatóloga. Los tres magistrados consideran que la juez instructora debería realizar una batería de diligencias. Entre ellas, la declaración de varios testigos y la realización de una rueda de reconocimiento.

El auto señala que se debería someter a una rueda de reconocimiento al excomisario Villarejo, al que la doctora Pinto señaló como el presunto autor de la agresión que sufrió en abril de 2014 en dos reconocimientos fotográficos que hizo en comisaría.

El auto de la Audiencia Provincial, fechado el pasado 5 de abril pero que no ha trascendido hasta ahora, detalla que la decisión de la titular del Juzgado de Instrucción número 39 de Madrid se contradecía con anteriores decisiones suyas en esta misma causa. Así, destaca que la diligencia de reconocimiento del comisario en el que participase éste fue acordada en dos ocasiones por ella, pero que no se llegó a celebrar precisamente “por causa” del agente. En su fallo, los tres magistrados insisten en que la doctora Pinto identificó al policía como la persona “con aspecto de estibador” que acompañó al empresario Javier López Madrid en la visita que éste le hizo en su consulta en diciembre de 2013 supuestamente para amedrentarla. También le señaló como la persona que le apuñaló en abril de 2014 cuando recogía a su hijo en el colegio. Por todo ello, califica de “necesidad” que se lleve a cabo esta diligencia.

Los casos de la dermatóloga

El conocido como caso de la dermatologa se lleva en dos juzgados de Madrid y presenta dos situaciones totalmente opuestas.

En el juzgado 26, López Madrid demanda a la doctora Pinto por acoso y amenazas. En el 39, es la doctora Pinto quien demanda a López Madrid por acoso y agresión.

Declaración de los médicos

No es la única. Los tres magistrados reclaman que la juez instructora tome declaración a los médicos que atendieron a la doctora Pinto tras las dos agresiones con arma blanca que sufrió, así como a una amiga de ella que fue testigo del supuesto acoso que sufrió mediante mensajes de móvil desde agosto de 2012 por parte del empresario hoy imputado en los casos Púnica y Lezo.

También reclama que se tome testimonio al marido de la víctima, al trabajador del locutorio en el que se adquirió la tarjeta prepago a nombre de López Madrid desde cuyo número se hicieron llamadas amenazantes a la dermatóloga; a la persona que encontró extraviado en la calle dicho terminal; al representante de la empresa a la que supuestamente el empresario encargó el borrado de datos de su teléfono personal; a la ciudadana mexicana que presuntamente hizo también llamadas amenazantes a la doctora Pinto, y a los agentes de la Guardia Civil que emitieron varios informes incorporados a la causa.

Lo único que rechazan los magistrados del recurso de la dermatóloga es su petición de unificar esta causa con la que se sigue en el otro juzgado madrileño, en este caso el 26, por la denuncia que López Madrid presentó contra ella al considerar que, por el momento, deben instruirse por separado.

En el auto, la Audiencia Provincial da especial relevancia al testimonio del hijo de 11 años de la dermatóloga, que fue testigo del segundo apuñalamiento, del que destaca su “espontaneidad” y de cuyo contenido reproduce una amplia parte. También da especial valor a los informes de la Guardia Civil sobre los posicionamientos del teléfono con tarjeta prepago desde el que se lanzaron los mensajes amenazantes contra la doctora, así como a “los datos objetivos” sobre las dos agresiones con arma blanca que denunció la mujer y los reconocimientos fotográficos que ésta hizo por dos veces en comisaría de Villarejo pese a que se le mostraron dos imágenes distintas de él.

Más información