Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
FABIÁN PICARDO / Ministro principal del Peñón

“Londres me dice que no habrá pacto con la UE sin Gibraltar”

El líder gibraltareño asegura que el contencioso con España puede hacer desacarrilar la negociación del 'Brexit'

Fabian Picardo, el pasado jueves en su despacho en Gibraltar, durante la entrevista.
Fabian Picardo, el pasado jueves en su despacho en Gibraltar, durante la entrevista.

“Después de que el Reino Unido deje la Unión, ningún acuerdo entre el Reino Unido y la UE se aplicará a Gibraltar sin un acuerdo entre España y el Reino Unido”. Este párrafo, incluido en el borrador de las directrices del Consejo Europeo, ha incendiado la negociación del BrexitLos tabloides británicos se han inflamado con soflamas nacionalistas y en Gibraltar ha caído como una bomba. El ministro principal de la Roca, Fabian Picardo (Gibraltar, 1972), que en su despacho tiene una bandera europea junto a la Unión Jack y la gibraltareña, intenta convencer de que la salida de la UE, contra la que votaron el 96% de los vecinos de la colonia, no es una tragedia, mientras combina advertencias con llamadas al diálogo para evitar lo peor.

Pregunta. ¿Fue un error de la primera ministra Theresa May no mencionar a Gibraltar en la carta con la que activó el artículo 50 del tratado de la UE?

Respuesta. Dado que lo discutimos durante casi seis meses, consideramos todas las opciones y tomamos una decisión táctica-estratégica, creo que no es posible caracterizar eso como un error.

P. La carta sí citaba a Irlanda del Norte

R. Donde la situación es completamente diferente y hay una relación muy positiva entre Irlanda y el Reino Unido.

P. ¿Eso significa que Gibraltar no forma parte de las prioridades de Londres en la negociación del Brexit?

"La integración en el Reino Unido es un modelo posible"

M. G.

]Pregunta.Algunas palabras gruesas que hemos oído en los últimos días no benefician al clima de diálogo…

R. Desde luego, empezando en España.

P. Me refiero a las del exlíder conservador [Michel] Howard, evocando la guerra de las Malvinas, o las de usted mismo, calificando a España de matón, no sé si la traducción es exacta…

R. La palabra es bully. Es el niño que acosa al más pequeño en el colegio…

P. A Tusk [presidente del Consejo Europeo] le llamó cornudo…

R. En inglés no suena como en español, es un término técnico-jurídico.

P. ¿No debería bajar el tono?

R. Yo he escuchado muchas barbaridades al señor Margallo, que ahora usted echa al olvido, y aunque el señor Dastis dice cosas más templadas, también he visto lo que ha hecho…

P. Ha hecho un cambio de tono…

R. Pero no de objetivos.

P. No puede pretender que renuncie a sus objetivos…

R. Gibraltar tiene la obligación de reaccionar ante una cosa muy dura que se le intenta hacer con este borrador…

P. El Gobierno español ha hecho a Gibraltar una oferta de cosoberanía que Peter Hain [exministro de Tony Blair] le aconseja considerar…

R. ¡Estáis obsesionados con los pensionistas! Lord Howard es un pensionista de la Cámara de los lores, el señor Hain también. Queréis convencerme de que lo que dice el primero es una barbaridad y de que escuche al segundo. El pueblo de Gibraltar ya contestó al señor Hain en [el referéndum de] 2002 contundentemente. No ha cambiado de punto de vista.

P. El portavoz del UKIP en el Parlamento Europeo propuso que Gibraltar se integre por completo en el Reino Unido…

R. Si España nos empuja, puede que crezca un movimiento pidiendo esa integración. Yo no soy gran fan de esa alternativa, que afectaría a la reivindicación española, pero es un modelo posible para el futuro.

P. Están aumentando los ciudadanos británicos que piden la nacionalidad española...

R. Esté seguro de que no son gibraltareños.

R. Es imposible que una carta de tres páginas detalle las prioridades del Reino Unido en este proceso tan complejo. Si alguien en España quiere creer eso…

P. Después de que se conocieran las directrices del Consejo Europeo…

R. Lo único que se conoce es el borrador…

P. ¿Espera que no figure ese párrafo en el documento final que se aprobará el día 29?

R. Eso es un asunto de Los 27. Es lo que ellos van a llevar a la mesa de negociación. Pero que pidan algo que dinamita el concepto de que no habrá una negociación bilateral de los temas que importan a cada socio [es decir, que el francés Michel Barnier negocia en nombre de los 27]  convierte a Gibraltar en el gran escollo.

P. La intención parece la contraria: que ese contencioso no contamine toda la negociación.

R. La intención es clara: que Gibraltar no sea parte de los futuros acuerdos entre la UE y el Reino Unido, si los hay, porque a España le encanta intentar lastimar a Gibraltar, pero no quiere vetar un acuerdo que le beneficia, ya que tiene un superávit comercial de 5.000 millones de libras [5.840 millones de euros] con el Reino Unido.

P. ¿Usted cree, como dice Farage, que Gibraltar puede hacer descarrilar la negociación entre Reino Unido y la UE?

R. No lo dice el señor Farage [líder del partido eurófobo UKIP], lo dice el señor Davis [ministro para el Brexit].

P. Davis estuvo el domingo en Madrid, ¿ha hablado usted con él?

R. Hablé el lunes, el martes y el miércoles.

P. ¿Y le dijo que es condición sine qua non para un acuerdo la inclusión de Gibraltar?

R. Me dijo que no habrá futuros acuerdos entre el Reino Unido y Los 27 [tras el Brexit] si no incluyen a Gibraltar.

P. Si fuera así iríamos a un bloqueo…

R. No sería razonable que España creyera que Gibraltar solo es relevante para ella. También lo es para el Reino Unido.

P. ¿De verdad está convencido de que Londres renunciará a firmar un acuerdo comercial con la UE solo por Gibraltar?

R. Estoy convencido de que eso es lo que me ha dicho el señor Davis y de que el señor Davis cumple lo que dice.

Déjeme que le haga yo una pregunta…

P. Puede hacerla, pero ese es mi oficio, no el suyo.

R. Es una pregunta retórica: ¿qué consigue España si al final Gibraltar no tiene ninguna relación con la UE? En la UE quedarán 27 países y en el mundo hay más de 190.

P. El párrafo no dice que no tenga relación con la UE, sino que su aplicación a Gibraltar debe acordarse con España…

R. Que ese acuerdo pase por España...

P. El Peñón está en España.

R. ¡No está en España!

P. Geográficamente, en la Península Ibérica. La relación de Gibraltar con la UE pasa a través de España.

R. Encantado, entonces hablemos de diálogo, no de vetos. Hablemos también con Gibraltar en el proceso de hacer acuerdos entre Reino Unido y Europa. Como usted dice, para España será relevante y para Polonia no.

P. Los gibraltareños han rechazado la oferta de cosoberanía que le ha hecho España.

R. Absolutamente, por favor ¡entérense ya! No vamos a compartir nuestra soberanía…

P. El ministro español Alfonso Dastis ha dicho que respeta esa negativa…

R. Solo faltaría, si no el señor Howard [que ha dicho que el Reino Unido iría a la guerra por Gibraltar] iba a tener razón…

P. Ya que rechaza la cosoberanía ¿cuál es su contraoferta?

R. Una oferta de diálogo, de cooperar desde el respeto mutuo. Yo estoy dispuesto a sentarme a hablar de temas fiscales, educación o medio ambiente. Ahora tenemos un vínculo que nos permite trabajar conjuntamente aunque no hablemos, que es la UE, [pero] cuando salgamos de la Unión eso ya no existirá. Sentémonos a hablar de cómo seguimos con eso. Mi voluntad es hacer todo lo posible para que podamos seguir cooperando. Les tiendo mi mano.

P. En la anterior legislatura no fue posible sentarse a dialogar porque Gibraltar quería resucitar el foro tripartito [con los Gobiernos de Londres y Madrid] mientras que España quería grupos ad hoc, en los que participaran también los municipios del Campo de Gibraltar o la Junta.

R. Los grupos ad hoc fueron una propuesta que William Hague [exsecretario del Foreign Office] concretó conmigo y en la que desafortunadamente no fue posible avanzar…

P. ¿Es ahora el momento de ponerlos en marcha? ¿Renuncia al foro tripartito?

R. Yo no renuncio a nada. Reino Unido y Gibraltar siguieron apostando fuerte por el foro tripartito. [Lo cierto es que] nosotros no aceptamos el marco bilateral [entre Madrid y Londres], que pertenece al pasado, y España no aceptó el trilateral y planteó el cuatripartito [con la Junta de Andalucía]. Eso no funcionó para nadie. Lo que digo es: olvidémonos de eso. No hagamos una lista de las partes que deben estar en la mesa sino de temas a tratar. Todos menos la soberanía. Quien sea relevante para cada tema concreto, quien tenga la competencia, tendrá que estar. No por razones políticas, sino jurídicas. Unas veces serán menos y otras serán más. Yo estoy dispuesto a apuntarme a ese multilateralismo, a esa geometría variable que no determina el estatus de nadie. España tiene líneas rojas, yo las tengo y el Reino Unido también, pero esas líneas rojas crean un espacio común que podemos compartir sin intentar que cada uno cruce la suya. El señor Dastis, que es diplomático, comprende esto mejor que yo, que soy político. Busquemos ese espacio para empezar a hablarnos, sin chillarnos ni vetarnos. Paremos de hablar de hablar y hablemos.

 

Más información