Comienza el Brexit

España da prioridad ante el Brexit a los derechos de los españoles en Reino Unido

Rajoy y Dastis quieren despejar cuanto antes las incertidumbres y no descartan que Londres salga de la UE sin acuerdo

Rajoy este miércoles en Malta en el Congreso del PPE.(reuters_live)

El Gobierno español quiere que se alcance un acuerdo “cuanto antes para despejar la incertidumbre” de los españoles que viven en el Reino Unido (unos 200.000) y los británicos que residen en la UE (1,5 millones). El mensaje lo repitieron ayer tras la oficialización del Brexit el presidente Mariano Rajoy en Malta y el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, en el Congreso. Rajoy abogó por un acuerdo de salida “justo y equilibrado” y por más Europa.

Más información

Rajoy quiso lanzar ayer, en un día tan histórico, “un mensaje de tranquilidad, confianza y serenidad a todos los españoles” sobre las consecuencias del Brexit desde Malta, donde se celebra el Congreso del Partido Popular Europeo y tras entrevistarse bilateralmente con Joseph Muscat, presidente del país y de turno del Consejo Europeo. El jefe del ejecutivo español fijó como su “primera prioridad minimizar la incertidumbre” entre los ciudadanos, empresas y países afectados.

Mariano Rajoy y otros líderes conservadores europeos destacaron la importancia de negociar ahora todos unidos, los 27 socios que permanecen en la UE, las condiciones de la salida del Reino Unido y el estatus de los europeos que continuarán viviendo allí y de los británicos que seguirán residiendo en otros países de Europa: “El objetivo más importante del Gobierno es que ningún ciudadano ni las empresas que exporten, o importen o inviertan se vean afectadas” y también que “sean atendidos en los servicios públicos, sociales y en la sanidad todos los españoles que residen en el Reino Unido igual que los británicos aquí, que son más”.

El jefe del ejecutivo español optó por repetir que respeta aunque lamenta la decisión del Reino Unido, constató que no es una buena noticia ni para ese país ni para la UE y subrayó que el Gobierno español está preparado para la inminente negociación.

El ministro Alfonso Dastis, por su parte, pidió en el Congreso que no se convierta a los ciudadanos europeos y británicos “en rehenes de otras cuestiones” y defendió no abordar en profundidad el futuro marco de relaciones entre el Reino Unido y la UE hasta que no haya un acuerdo de principio sobre este asunto. El ministro se mostró partidario de que se garanticen indefinidamente todos los derechos de los residentes actuales y sus familias y que se fije una fecha de corte, “tan tardía como sea posible”, en la que se perdería ese estatuto. Respecto a las dificultades que ciudadanos españoles están encontrando para acreditar su residencia en Reino Unido --algo que hasta ahora no es necesario, pero que muchos están haciendo ya para poder demostrar en el futuro desde cuando vieven en dicho país--, Dastis reconoció su “preocupación” y advirtió de que esta conducta “se puede volver en contra” de los británicos. La inquietud también parece embargar a los británicos residentes en España como prueba que el número de los que están tramitando la nacionalidad española se haya cuadruplicado en el último año (de 28 a 111), aunque esté aún en números modestos.

Dastis ha admitido que el Gobierno se prepara para la eventualidad de que el Reino Unido salga de la UE sin acuerdo, un escenario al que él mismo ha calificado de “precipicio” y al que no le gustaría tener que enfrentarse. “Tenemos que afrontar la posibilidad de no alcanzar un acuerdo de retirada en el plazo de dos años. Tendría, sin duda, repercusiones negativas para todos pero, sobre todo, para el Reino Unido. En todo caso, debemos estar preparados y tomar las medidas correspondientes”, ha dicho el jefe de la diplomacia española.

“El Gobierno británico ha declarado que prefiere un no acuerdo a un mal acuerdo. Creo que es un mal punto de partida; un acuerdo como este tiene que ser realmente muy malo para que sea peor que un no acuerdo”, avisó Dastis. España es partidaria de exista un régimen transitorio que sirva “de puente hacia un marco futuro” de relaciones entre Londres y la UE si no es posible acordarlo antes de que se consume el Brexit.

Respecto a la factura que debe pagar Londres por marcharse, Dastis ha subrayado que los británicos deben “honrar los compromisos asumidos”, aunque ha evitado ofrecer una cuantía (la Comisión baraja unos 60.000 millones) alegando que “no es cuestión de cifras sino de método de cálculo”.

El ministro ha reiterado el respaldo de España a la Comisión y a su representante en la negociación con Londres, el francés Michel Barnier, al que no ha querido fijar "líneas rojas" porque estas deberán adaptarse al desarrollo de la negociación. Sí ha subrayado que la construcción europea es una prioridad para España, por lo que no aceptará "nada que la dañe o ponga en peligro".

España es partidaria, según el ministro de Exteriores, de que el futuro acuerdo entre los 27 y el Reino Unido sea "lo más próximo posible a la situación actual", aunque ha reconocido que ello no es posible, pues Londres rechaza el mercado único y la unión aduanera, así como la libre circulación de ciudadanos. En todo caso, cualquier acuerdo debe hacerse "sobre la base de la reciprocidad" y descartando que el Reino Unido "quede en situación mejor que como miembro de la Unión" ya que "sería nefasto para el proyecto europeo".

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterMÁSTER MÁS DEMANDADO

Lo más visto en...

Top 50