Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

“Pues muy bien, Susana Díaz y yo estamos juntos”

Díaz traslada que lidera una candidatura plural con la presencia de diferentes sensibilidades y corrientes del PSOE

La presidenta andaluza, Susana Díaz, durante la presentación de su candidatura a las primarias del PSOE.
La presidenta andaluza, Susana Díaz, durante la presentación de su candidatura a las primarias del PSOE. EFE

“Esto es el PSOE, en pequeñito, pero es el PSOE”. Matilde Fernández, histórica guerrista y ministra con Felipe González, fue quien mejor resumió la demostración de fuerza de Susana Díaz en la presentación multitudinaria de su candidatura este domingo a la secretaría general del PSOE. La nutrida presencia de diferentes sensibilidades y corrientes del partido, representada por referentes que se remontaban a los años ochenta, escenificó la pluralidad de los apoyos que la presidenta de Andalucía concita alrededor suyo. Algunos de ellos obtenidos de dirigentes enemistados o, cuando menos, distantes con terceros que estuvieron presentes en Ifema.

“Pues muy bien, Susana y yo estamos juntos”, expuso Eduardo Madina, al que Díaz solicitó formar parte de los cuatro teloneros que la presentaron, en respuesta a quienes le pedían desde hace tiempo que compartieran posiciones. El diputado vasco y coordinador de la ponencia política fue superado en las primarias de julio de 2014 por Pedro Sánchez, que entonces contó con el apoyo de Díaz después de que ella decidiera no dar esa batalla. “Este pabellón escribe el instante inicial de un nuevo comienzo para la historia del PSOE”, sentenció Madina.

“La tarea de todos los candidatos es unir al partido”, fue el principal mensaje de Felipe González. “Estoy aquí, ¿no?”, replicó tras ser requerido por a quién apoyará en las primarias de finales de mayo, todavía sin una fecha concreta. El expresidente del Gobierno añadió que el voto es “secreto”. “He recibido una invitación a la presentación”, zanjó, recordando que los otros dos precandidatos, Pedro Sánchez y Patxi López, no le invitaron a sus actos de presentación.

Consciente de lo excepcional que resultó reunir en el mismo espacio a buena parte del establishment del PSOE, Díaz dedicó una parte relevante de su intervención a reconocer la labor de los cuadros socialistas. Desde los más humildes al presidente de la FEMP y alcalde de Vigo, Abel Caballero —para Díaz “el alcalde de alcaldes”— y los presidentes autonómicos. “Socialismo es lo que hace un amigo mío, Emiliano García-Page”, dijo del dirigente de Castilla-La Mancha, el primero al que aludió y de quien destacó “la importancia de trasladar el municipalismo a la política autonómica”. “Guillermo”, continuó con Fernández Vara, “somos de dos tierras hermanas; Andalucía y Extremadura venimos del mismo sitio y de sufrir lo mismo”. De Ximo Puig subrayó que “ha llevado la decencia política” a la Comunidad Valenciana tras dos décadas de gobiernos del PP. Y de Javier Lambán (Aragón), alabó que la “primera seña de identidad” de su Ejecutivo fue la de “dar dignidad a las personas con dependencia”.

Estela Goikoetxea, de Juventudes Socialistas, fue la primera de los cuatro presentadores en tomar la palabra. Con ella estuvo representado el sector más joven, una de las capas de la sociedad en la que más problemas encuentra el PSOE. Antonio Balmón, alcalde de Cornellà y de la dirección del PSC, aseveró que “el PSOE es el PSC y el PSC es el PSOE” en otro guiño conciliador tras la reciente crisis entre los dos partidos hermanos por la votación en la investidura de Mariano Rajoy.

“Susana, eres la persona más capaz para marcar el rumbo que necesita este partido”, observó Matilde Fernández, que en 2000 se postuló para ser la primera mujer que lideraba el PSOE. El elegido fue José Luis Rodríguez Zapatero por delante de José Bono, ambos presentes en la puesta de gala de Díaz. “Es la persona que mejor puede ganarle al PP”, la puso en valor Bono. Carme Chacón, sentada a cierta distancia de Alfredo Pérez Rubalcaba, su rival en el congreso de 2012 del que salió vencedor, destacó a Díaz como “una mujer fuerte, de izquierdas, con ganas de unir no solo a este partido sino también al país”. España “merece ya una mujer al frente del Gobierno”, concluyó.

Más información