Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las claves del futuro de Urdangarin tras la sentencia del ‘caso Nóos’

El esposo de la infanta Cristina conocerá este jueves si elude o no la estancia en prisión

Iñaki Urdangarin
La infanta Cristina e Iñaki Urdangarin salen de su domicilio en Ginebra (Suiza). EUROPA PRESS

La sentencia del caso Nóos mantuvo en vilo a la Familia Real por la implicación de la infanta Cristina en el proceso judicial iniciado en 2011 tras la investigación a su marido, Iñaki Urdangarin. Finalmente, seis años más tarde, la sentencia absolvió a la hermana del rey Felipe. Urdangarin fue condenado a seis años y tres meses de prisión más una multa de 512.000 euros. Su exsocio, Diego Torres, afronta una condena de ocho años y seis meses de cárcel y está obligado a pagar una sanción económica de más de millón y medio de euros.

Urdangarin conocerá este jueves su futuro. El fiscal Pedro Horrach, en una vista a puerta cerrada, será el encargado de pedir el ingreso inmediato en prisión de Iñaki Urdangarin sin fianza o, en el mejor de los casos, eludible bajo fianza hasta que se resuelvan los posibles recursos ante el Tribunal Supremo y la sentencia sea firme. A continuación, se desglosan las claves de la situación de Urdangarin

La situación actual de Iñaki Urdangarin

En la vista, que se celebrará el jueves a partir de las diez y media, se dirime el futuro judicial de Urdangarin, un destino que está ahora en manos del fiscal Horrach y el tribunal de la sección primera de la Audiencia que ha juzgado el caso Nóos. El destino menos favorable sería su envío a prisión. El más favorable pasaría por retirarle el pasaporte para viajar u obligarle a firmar periódicamente en dependencias judiciales.

¿Prisión sin fianza o eludible bajo fianza?

Una vez valorados los argumentos tanto de la acusación como de la defensa se procederá a conocer el destino de Iñaki Urdangarin.  El fiscal anticorrupción Pedro Horrach ha sugerido la posibilidad de solicitar el ingreso en prisión eludible bajo fianza para el cuñado de Felipe VI. Esto le permitiría esperar en libertad el fallo definitivo del Tribunal Supremo. El peor de los escenarios, sin embargo, sería una petición de ingreso en prisión sin fianza por parte del fiscal.

Una sentencia sin penas máximas en materia de corrupción

La Audiencia de Palma no llegó a aplicar las penas en su grado máximo a Iñaki Urdangarin. Al cuñado del rey Felipe se le condenó por siete delitos, seis de los cuales conllevan penas de cárcel. El ministerio fiscal pidió hasta 19 años de privación de libertad, aunque la pena finalmente fue rebajada a más de la mitad gracias a la aplicación de atenuantes, que en otros casos como el de la trama Gürtel valenciana, no se dieron.

Un fraude de 326.000 euros

Durante los años 2007 y 2008, Urdangarin llegó a defraudar a la Agencia Tributaria 326.000 euros. En el primer ejercicio, eludió el pago de impuestos por valor de 174.000 euros y, en el segundo, de 152.000 euros. Los peritos de Hacienda también descubrieron que el exduque y su exsocio obtuvieron unos beneficios de casi 4,5 millones.

Cinco acusados en la trama balear y absolución íntegra en el caso valenciano

La suerte de los implicados en el caso Nóos también depende del lugar de España donde llevaron a cabo el fraude a las arcas públicas. En Baleares, la sentencia otorgó una condena de 3,8 años de cárcel y siete de inhabilitación al expresidente de la comunidad balear, el popular Jaume Matas. Cuatro de sus altos cargos también fueron sentenciados a penas sustituibles por multas. Mejor suerte tuvieron las personas de la Administración valenciana envueltas en este caso, ya que han sido todas ellas absueltas. 

Las principales penas de los encausados

De los 17 implicados en la trama Nóos, un total de 10 personas resultaron absueltas. De los siete condenados, la mayor pena se le impuso a Diego Torres, con 8 años y 6 meses. La menor de todas fue la asignada a Juan Carlos Alía, con un año y dos días de prisión.

La Familia Real cierra la etapa más convulsa

El fallo del caso Nóos da carpetazo a la etapa más convulsa de la Monarquía desde su restauración en 1975. Durante el proceso, la Casa del Rey siempre ha mantenido una distancia prudencial repitiendo la idea central de su postura pública: "Respeto absoluto a la independencia del Poder Judicial". Unas palabras que volvieron a darse el pasado 17 de febrero, fecha en la que se conoció la sentencia.

Más información