Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pablo Iglesias pactó con Errejón la candidatura en Madrid para compensar su pérdida de poder estatal

Iglesias concede a su exnúmero dos, que pierde la portavocía en el Congreso, el 20% de la Ejecutiva

Íñigo Errejón, este sábado, en el Consejo Ciudadano.

Pablo Iglesias e Íñigo Errejón han pactado que el exnúmero dos de Podemos sea el candidato del partido en la comunidad de Madrid en 2019. El acuerdo es la compensación del líder por apartar a Errejón del poder estatal: pierde la portavocía en el Congreso, que asume Irene Montero, la macrosecretaría Política, cuyas funciones asumirá la secretaría general —tendrá la de análisis estratégico— y le deja solo tres de 15 puestos en la Ejecutiva (el 20%, frente al 40% que pedía por ser proporcional con la composición de la dirección). El pacto, no obstante, nace frágil con la filtración del mismo por parte de los pablistas.

La solución ideada por Iglesias busca cumplir dos objetivos: por un lado, plantar batalla al PP en una potente plaza como es Madrid con uno de los candidatos más fuertes que podría presentar Podemos y, por otro, favorecer la cohabitación de los dos liderazgos —el suyo y el de Errejón— y sus respectivos sectores, al poder trabajar en ámbitos diferenciados. Iglesias se queda con el poder estatal, y Errejón con el madrileño. El acuerdo —que Iglesias ya intentó sin éxito antes del congreso de Vistalegre 2— podría, en todo caso, saltar por los aires, porque no contenta por completo a todos los pablistas, aunque sea la apuesta de Iglesias. La información fue filtrada este sábado por este sector coincidiendo con el anuncio del nuevo organigrama del partido que relega a los errejonistas.

El líder de Podemos en Madrid, Ramón Espinar, confirmó el pacto, que ni Iglesias ni Errejón desmintieron. “Ha habido conversaciones en las que se ha manifestado que Íñigo Errejón quiere ser el candidato en Madrid y nosotros estamos de acuerdo”, declaró Espinar al término de la primera reunión del Consejo Ciudadano Estatal, el máximo órgano de dirección. El líder de Podemos en Madrid dijo asumir no presentarse a las primarias para dejar paso a Errejón porque eso “garantiza la unidad en Podemos”. Iglesias, por su parte, reconoció haber “valorado estratégicamente” esa posibilidad, pero remarcó que tendrá que abrirse un proceso de primarias en la que las bases decidirán la candidatura. El líder dio su respaldo al exnúmero dos. “Si decide hacerlo, contará con todo mi apoyo y estoy convencido de que ganará”, reflexionó.

Errejón fue más cauto. Evitó confirmar su candidatura por ser “muy pronto” —tampoco lo hizo su entorno—, pero puso en valor el “objetivo estratégico” con el que sale la nueva dirección del partido. “El objetivo estratégico es 2019. ¿Eso qué significa? Redoblar la apuesta y poner pesos pesados, apostando fuerte por mantener las alcaldías del cambio y recuperar muchas alcaldías y comunidades autónomas”, dijo. En pos de ese objetivo, Iglesias viró su discurso de las últimas semanas con el PSOE. Tras calificar a los socialistas como “representantes del proyecto de las élites” en Vistalegre pasó ayer a hablar de “seducirles”. “Ojalá seamos capaces de desarrollar nuestra capacidad de seducción política para que en el futuro, también con el PSOE, podamos trabajar en un proyecto de país”, sostuvo ante el consejo.

Consenso en la dirección

Prueba de que existe un acuerdo para sellar la paz orgánica, los consejeros errejonistas votaron a favor de la nueva distribución de poder en el partido, que les deja fuera de todas las grandes responsabilidades. El nuevo organigrama fue aprobado por 76 votos a favor y dos abstenciones. La Ejecutiva de Iglesias está compuesta por 15 dirigentes (ocho mujeres y siete hombres) y las carteras más relevantes quedan en manos de Irene Montero —que además logra el puesto de mayor visibilidad tras el secretario general, la portavocía en el Congreso—; Pablo Echenique, Noelia Vera y Juanma del Olmo. Montero asume la Secretaría de Acción Institucional, mientras Echenique conserva la secretaría de Organización y gana la responsabilidad del programa, además de ejercer de portavoz de la Ejecutiva. La diputada y periodista Noelia Vera será Secretaria de Participación pero también portavoz del órgano junto a Echenique, y el diputado Juanma del Olmo se ocupará de Comunicación y Tecnologías de la Información, de la que dependen las áreas estratégicas de prensa y redes sociales.

Los errejonistas tendrán la Secretaría de Análisis Estratégico y Cambio político de Errejón, la de Internacional (Pablo Bustinduy) y la de Administraciones Públicas (Auxiliadora Honorato). Y los anticapitalistas a Miguel Urbán como secretario de asuntos europeos. Los afines a Errejón salen también de las áreas (el escalón inferior a las secretarías) que dirigían. Pierden discurso, igualdad, redes sociales, prensa y finanzas. En la remodelación del grupo parlamentario sale también la cofundadora Carolina Bescansa, que deja de ser secretaria general del grupo, por Txema Guijarro. El Podemos tras Vistalegre 2 difiere en mucho del original, pero sobre todo es mucho menos errejonista

Un 'Gobierno en la sombra' de 24 personas

La nueva dirección de Podemos ha aprobado también este sábado, a propuesta del secretario general de Podemos, Pablo Iglesias, la composición del equipo "Pensar el gobierno", formado por 24 personas y presidido por él, que se inspira en la fórmula anglosajona del Gobierno en la sombra o shadow cabinet para ir construyendo perfiles de Gobierno y diseñando políticas públicas. 

El equipo, que se reunirá una vez al mes, está formado por 11 hombres además de él y 12 mujeres, la mayoría afines a él, entre los que destaca el exdirigente Juan Carlos Monedero, que dejó los órganos de dirección en 2015, o la también exdirigente Carolina Bescansa, ambos dos fundadores del partido.

En el Gobierno en la sombra de Iglesias se integran además los principales fichajes de Podemos tanto en la lista de las pasadas elecciones generales como en la candidatura de Iglesias para Vistalegre 2, como el economista Vicenç Navarro; el ex Jefe del Estado Mayor de la Defensa Julio Rodríguez; o el histórico miembro de IU Manolo Monereo.

El ya exportavoz parlamentario y secretario político Íñigo Errejón también estará en este equipo, así como sus afines Pablo Bustinduy y Rita Maestre. En cuanto a los anticapitalistas, figuran Miguel Urbán, Beatriz Gimeno y Lorena Ruiz Huerta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información