Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

“¡Podemos no es de Pablo ni de Íñigo, es de todos!”

Dirigentes de las distintas corrientes advierten del "espectáculo" y la "lucha cainita" por el control

Vistalegre 2 podemos
Los dirigentes de Podemos, este sábado, en Vistalegre.

Cuando un partido o una organización política apelan sin excepciones y de forma constante a la unidad es que la fractura es honda. La reflexión, compartida por dirigentes del PP y del PSOE, por la "vieja política" según el mantra de Podemos, se ha apropiado de la jornada inaugural de Vistalegre II. Prueba de la intensidad del proceso es la definición de un dirigente de Madrid próximo a Pablo Iglesias: "Estamos en el momento Operación Triunfo". Acto seguido, reflexionaba que era ahora cuando Podemos había descubierto "el trauma" que conllevan los pulsos internos. "Y nosotros, hemos descubierto que tampoco somos ajenos a ellos". "¡Unidad a partir del lunes 13!", ha resumido Pablo Iglesias el trance de un grupo que hace año daba por descontado que lograría el ansiado sorpasso electoral con el PSOE. Íñigo Errejón también se ha pronunciado a favor de la "fraternidad".

Carolina Bescansa y Nacho Álvarez han sido los primeros que han animado a la pacificación de Podemos. Su mensaje, una semana después de renunciar a integrar ninguna candidatura y por tanto renunciar a sus puestos en la dirección, no ha podido tener mayor carga simbólica. "Hoy en Vistalegre termina y comienza algo. Empieza el mandato de la unidad, del fin del espectáculo, de establecer acuerdos para que la diversidad siga siendo motor de fuerza", ha instado Bescansa. La estratega demoscópica de Podemos, que se mantiene como diputada, ha subrayado que los 8.000 asistentes recordaban con sus cánticos y lemas, en la práctica un monotema sobre la unidad, que el proyecto "está por encima [de los responsables del partido] y tenemos que respetar ese mandato", ha afirmado la Secretaria de Análisis Político y Programa.

La autocrítica, aunque con distintos grados de intensidad, ha marcado las intervenciones de los referentes de Podemos que se han significado durante la jornada. La más contundente ha sido Bescansa. "No hemos sido capaces en la dirección política de escuchar un mensaje muy sencillo para ponernos de acuerdo. De ser capaces de acordar unas reglas mínimas del juego que permitan construir desde la diversidad un proyecto", ha señalado la parlamentaria, que ha advertido de que "no escuchar ha sido el principio del fin de la vieja política". A su lado, Nacho Álvarez, gurú económico de la formación, ha incidido en que afrontan un momento "desafiante" que exige "mucha responsabilidad y acuerdos". El secretario de Economía ha recordado que Podemos "es una herramienta política que no pertenece a sus dirigentes". Tanto Alegre como Bescansa han renunciado a ir en ninguna candidatura.

Teresa Rodríguez, de Anticapitalistas, corriente que capitalizó las críticas del Vistalegre fundacional de Podemos en 2014 —"hace tres años no lo pasamos nada bien, hace tres años también defendíamos la necesidad de un discurso claro", ha apuntado la portavoz en el Parlamento andaluz—, ha realizado también un llamamiento a la paz tras semanas de críticas descarnadas entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. Rodríguez ha pedido "unidad y también humildad" como recetas "contra el olvido" al que se arriesga Podemos en la lucha por su control. Miguel Urbán, que también pertenece a Anticapitalistas, ha aseverado que "¡Podemos no es de Pablo ni de Íñigo, es de todos!", buscando tocar la fibra al público. "Aquí en Vistalegre no hay enemigos internos, somos compañeros. Los enemigos están fuera", ha continuado el eurodiputado. Por si quedaban dudas, Urbán ha identificado al PP con "la mafia de la Gürtel, de la Púnica, de Rodrigo Rato... Una mafia decidida a acabar con nuestros derechos con sus cómplices de la marca blanca de Ciudadanos y de la gestora del PSOE", ha sentenciado.

Miguel Martín, de Podemos en Equipo, ha reprochado la "lucha cainita" y las consecuencias de haber interiorizado "un lenguaje belicista". "No tiene sentido esta disputa... Vistalegre 1 fue contra los anticapitalistas, ¿pediremos dentro de un año perdón a los errejonistas y pablistas?", ha apostillado.

Pablo Bustinduy, en la órbita de Errejón, se ha mantenido en la necesidad de "construir" la unidad "desde la pluralidad". "La unidad funciona reconociendo la complementariedad de los distintos puntos de vista", ha señalado. Iglesias ha planteado la Segunda Asamblea Ciudadana de Podemos como un plebiscito. Un todo o nada del que depende su liderazgo. Noelia Vera, de la línea de Iglesias, ha reconocido que la militancia clama por la unidad desde diciembre. Tras aceptar que les habían dado "un tirón de orejas", ha añadido que fue Iglesias quien "intentó una candidatura conjunta".

Más información