Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Iglesias convierte la pugna con Errejón en un plebiscito sobre su liderazgo

El líder insiste en que "hay dos liderazgos" en liza, el suyo y el de su 'número dos'

Pablo Iglesias, este jueves en Madrid. VÍDEO: Juan Carlos Monedero habla sobre la dimisión de Carolina Bescansa. EFE / Atlas

A pesar de que no le disputa la secretaría general, Pablo Iglesias ha forzado que el próximo congreso de Podemos sea un duelo por el liderazgo del partido entre él y su número dos, Íñigo Errejón. El líder ha establecido que en Vistalegre 2 se miden “dos liderazgos” para Podemos, el suyo y el de su otrora mano derecha, que debe asumir las riendas del partido si le gana la dirección. La estrategia de Iglesias de presentar el cónclave como un plebiscito marcará su campaña, que arranca hoy en Cataluña. Errejón critica el “reto” y el “todo o nada”.

Iglesias ha puesto las cartas sobre la mesa y ha definido la que será su estrategia para ganar el congreso de Podemos: obligar a las bases a elegir entre él y su número dos como nuevo líder del partido. En ese marco tratará de encerrar el debate y doblar el brazo a Errejón, aprovechando su carisma ante las bases y la amenaza de que se irá si apoyan mayoritariamente a su secretario político.

“Hay dos proyectos y dos equipos de personas, y hay dos liderazgos”, dijo este jueves en los pasillos del Congreso. “El liderazgo en Podemos lo tendrá aquel equipo de personas que tenga más apoyo”, subrayó. En dos entrevistas consecutivas en televisión, el líder incidió en la misma idea: en el congreso se eligen “liderazgos distintos, como es normal en democracia” y él y su número dos son “las dos alternativas en las que tienen que elegir las inscritas y los inscritos”. “Si Errejón gana, sería el líder del partido se ponga como se ponga”, afirmó.

Iglesias presenta la confrontación como si Errejón fuera también candidato a secretario general, a pesar de que este, en realidad, no se postula, sino que solo presenta una lista a la dirección y unos documentos políticos diferenciados. El número dos asegura que quiere que Iglesias siga como líder, pero aspira a controlar la dirección y marcar el rumbo político del partido. La situación es así de anómala por el sistema de votación del congreso de Podemos, que establece votaciones separadas tanto para elegir al secretario general, como para elegir a los 62 miembros de la dirección y los documentos político, organizativo, ético y de igualdad que definirán la hoja de ruta del partido.

En esa estrategia de forzar el plebiscito entre Errejón y él se encuadra el movimiento de Iglesias de situarse también en el primer puesto de la lista a la dirección, algo que no le era necesario porque será refrendado en una votación separada como secretario general, y como tal tiene asegurada su presencia en el consejo ciudadano. Errejón, que reconoció ayer su “sorpresa” por la decisión de Iglesias de encabezar la lista al consejo, criticó la “lógica del reto y del todo o nada”.“No hace falta hacer elegir a la gente, la gente nos quiere en tándem”, dijo en una entrevista en la SER.

Votación telemática

Que Iglesias encabece también la lista a la dirección busca asegurar su presencia en el órgano si tiene que dimitir como líder, como ha anunciado que hará si pierde su lista y sus documentos, pero también genera otros efectos, por cómo es el sistema de votación telemática. Las bases participan en un total de seis votaciones ordenadas así: primero, los cuatro documentos: político, organizativo, ético y de igualdad. Después, la lista del consejo ciudadano, y por último, la candidatura a secretario general. Al encabezar su lista al consejo, Iglesias arrastra más votos para la lista que si esta apareciera en la pantalla liderada solo por quien figura como su número dos, Irene Montero. Y esa es la votación fundamental, y no la de la secretaría general, donde solo se medirá con un candidato menor, el diputado andaluz Juan Ignacio Moreno Yagüe.

Los tres sectores abren hoy la campaña tocados por la marcha de la cofundadora Carolina Bescansa, que ayer siguió advirtiendo del “choque de trenes” que se avecina. Iglesias y Errejón se presentan con cierto equilibrio de fuerzas. Ambos han situado en sus listas a su núcleo duro de colaboradores y han reclutado a fichajes de la sociedad civil, como Vicenç Navarro en el caso de Iglesias y el actor Pepe Viyuela en el de Errejón. La incógnita es si el plebiscito de Iglesias le surtirá efecto.

Bescansa se declara "insumisa" ante el "choque de trenes"

La cofundadora de Podemos Carolina Bescansa, quien anunció ayer su renuncia a concurrir en ninguna lista a la dirección, lo que supondrá su salida de la cúpula del partido, ha hablado este jueves de "choque de trenes" entre Pablo Iglesias e Íñigo Errejón. 

"Cuando dos trenes deciden coger rumbo para chocar no es lo más sensato subirse. A lo mejor es más cabal no subirse a ninguno de los dos, sino quedarse a un lado", ha manifestado en una entrevista en La Cafetera de Radiocable, En los pasillos del Congreso, la diputada, que mantendrá su escaño y pretende seguir como responsable del grupo parlamentario de Podemos, se ha declarado "insumisa" del eje de confrontración entre el líder y su número dos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información