Ciudadanos afronta tensiones internas en Andalucía y la Comunidad Valenciana

El partido mide la solidez de su expansión nacional en dos de sus Autonomías clave

José Manuel Villegas, Albert Rivera e Inés Arrimadas, en una imagen de archivo.
José Manuel Villegas, Albert Rivera e Inés Arrimadas, en una imagen de archivo.Emilio Naranjo (EFE)

Tras su vertiginosa expansión nacional de 2015, Ciudadanos afronta sus primeros problemas internos en dos Comunidades Autónomas clave para sus intereses: la Comunidad Valenciana y Andalucía, que solo son superadas por Madrid en número de afiliados.

Más información
El 64% de los ingresos de Ciudadanos proviene de subvenciones
Rivera afronta el reto de consolidar un suelo electoral
Ciudadanos apuesta por “dar la batalla al PP y no solo pactar”

La formación de Albert Rivera celebra este fin de semana su primera Asamblea como partido nacional. Días después de la conclusión del cónclave, la dirección nacional evaluará si Alexis Marí continúa o no como portavoz del partido en las Cortes valencianas, donde Ciudadanos lleva meses dividido entre los diputados más cercanos al centro derecha (y a los cargos provenientes del PP) y los que se inclinan por el centro izquierda (los cargos próximos a UPyD). Al tiempo, este diario ha constatado que afiliados y cargos públicos de Ciudadanos en Andalucía están protestando porque Málaga no tenga representación en la nueva Ejecutiva de Albert Rivera.

"No tengo ninguna preocupación", explica Marí, portavoz de Ciudadanos en las Cortes valencianas y pareja de la eurodiputada Carolina Punset, la principal crítica con la estrategia de Rivera. "Defenderé lo que he defendido siempre, porque no puedo perder mi perfil, transversal, de centro y regeneracionista", sigue en conversación telefónica. "Hay que abrir el partido a la afiliación", argumenta en favor de que haya primarias para los cargos orgánicos. "Yo soy liberal, pero pienso que es un error quitarle el segundo apellido al niño", añade sobre el viraje ideológico que defiende la actual dirección, favorable a extirpar la referencia a la socialdemocracia del ideario del partido. Y remata: "Esto tiene un paralelismo con lo que ha sucedido a nivel nacional. Dijimos que había que buscar un consenso para que alguien gobierne España y también que con Rajoy ni a tomar café. Al PP le ha salido muy barato gobernar con el apoyo que le hemos dado. Ahora hay un Congreso, y lo que salga de ahí lo respetaremos todos e iremos a una. Y me niego a pensar que por decir esto alguien me tiene que sustituir".

Ciudadanos está dividido en dos en la Comunidad Valenciana. La situación es otra en Andalucía. En esta Comunidad se vive un pulso entre Juan Marín, el líder autonómico, y Luis Salvador, diputado nacional procedente de Granada, según fuentes conocedoras de la situación. Rivera ha actuado con precisión salomónica en la configuración de su Ejecutiva: el primero forma parte de la dirección, pero no del exclusivo comité permanente, y el segundo no está en ninguno de los dos.

La afiliación y distintos cargos públicos andaluces, sin embargo, se han quejado por los canales internos de que la provincia de Málaga no tenga representación en la nueva dirección, mientras que sí lo tiene la de Jaén (con menor peso electoral), en la persona de Raquel Morales. Los críticos con su elección apuntalan su posición con el argumento de que la nueva integrante de la dirección nacional apenas obtuvo votos para ser elegida compromisaria de la Asamblea de este fin de semana, en la que fue ampliamente superada por afiliados de Málaga y por el propio Salvador.

"Todo el mundo está contento con las dos incorporaciones a la Ejecutiva [provenientes de Andalucía] salvo aquellos que aspiraban a estar y no han sido designados", asegura Marín sobre el salto a la política nacional de las andaluzas Morales y Marta Bosquet. "Eso siempre va a ocurrir".

"Máximo respeto a las decisiones a la hora de hacer equipos", afirma Salvador. "Lo mío es sumar".

"La decisión ha sido de Albert Rivera, que es quien elige a su equipo", dice Morales, que será la secretaria de Infancia y menores de la Ejecutiva nacional. "Ha dicho por activa y por pasiva que no ha seguido criterios de territorios ni de proporcionalidad". Y subraya: "En este partido se defienden el talento y la meritocracia por encima de las cuotas".

Ciudadanos nació en 2006 como un partido estrictamente catalán. En 2015 dio el salto a la política nacional. Desde entonces ha logrado entrar en el Congreso, en doce Parlamentos autonómicos y en cientos de Ayuntamientos. Para construir esa vertiginosa expansión, el partido acogió a personas recién llegadas a la política y a exrepresentantes de otras formaciones. La dirección vivió 2016 como un exigente proceso de negociación para intentar formar gobierno. Este año toca que asiente el proyecto, según reconocen desde la secretaría de Organización. El primer reto está en Andalucía y la Comunidad Valenciana, además de en Euskadi, Galicia, Navarra, Castilla-La Mancha y Canarias, donde Ciudadanos todavía no ha conseguido representación autonómica.

Sobre la firma

Juan José Mateo

Es redactor de la sección de Madrid y está especializado en información política. Trabaja en el EL PAÍS desde 2005. Es licenciado en Historia por la Universidad Complutense de Madrid y Máster en Periodismo por la Escuela UAM / EL PAÍS.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS