Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Exteriores deja el más prestigioso ‘think tank’ catalán por su giro soberanista

El Ministerio fue excluido de las negociaciones para renovar la cúpula del CIDOB de Barcelona

El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis.
El ministro de Asuntos Exteriores, Alfonso Dastis. EFE

El Ministerio de Asuntos Exteriores ha decidido abandonar el patronato del Centro Internacional de Documentación de Barcelona (CIDOB), el principal think tank (centro de estudios) de Cataluña y uno de los más prestigiosos de Europa en política internacional, por su giro soberanista. El detonante de esta decisión ha sido la exclusión del ministerio en las negociaciones para nombrar al nuevo presidente, Antoni Segura, y a otros siete patronos.

La crisis del CIDOB, un centro con más de 40 años de antigüedad, que tuvo como presidente durante años al exministro socialista Narcís Serra y cuyo presidente de honor es el ex secretario general de la OTAN y exalto Representante de la UE Javier Solana, se inició en abril pasado, con la dimisión de su entonces presidente Carles Gasòliba. Este exeurodiputado de CiU justificó su decisión alegando la presión de algunas instituciones catalanas para que el centro de estudios pusiera “énfasis en el papel de Cataluña como actor internacional”. Es decir, se convirtiera en mascarón de proa intelectual de la estrategia para crear un entorno internacional favorable al reconocimiento de un hipotético Estado catalán.

Exteriores decidió seguir en el patronato e incluso incrementar su contribución económica, de 30.000 euros el año pasado a 61.000 en 2017. Sin embargo, el pasado día 12, el patronato del CIDOB —que integran, entre otros, la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Barcelona, el Ayuntamiento o el Área Metropolitana— acordó nombrar al catedrático de Historia de la Universidad de Barcelona (UB) Antoni Segura como nuevo presidente —en sustitución de Josep Joan Moreso, que ocupaba la presidencia de manera interina— y nombrar a otros siete nuevos patronos a título personal.

Exteriores no fue consultado sobre el nombre del presidente y se enteró de las nuevas incorporaciones un día antes de la reunión del patronato a través de un correo electrónico.

Fuentes diplomáticas no hacen casus belli de la personalidad del nuevo presidente y los otros patronos —aunque algunos tienen un acusado perfil político, como Roger Albinyana, secretario de Exteriores del Gobierno de Artur Mas—, pero alegan que, si se le hubiera consultado, Exteriores habría reclamado “mayor equilibrio y pluralidad” en el conjunto de incorporaciones.

El hecho de que Segura haya incluido “las tensiones territoriales a nivel internacional” —es decir, las reivindicaciones nacionalistas de Escocia o Quebec— entre los “ejes temáticos” que debe fortalecer el CIDOB abona, además, la sospecha sobre el giro soberanista que se quiere imprimir al centro en su nueva etapa.

La salida de Exteriores no supondrá un gran menoscabo económico para el CIDOB —su contribución era la décima parte que la de la Generalitat o el Ayuntamiento—, pero le privará de una carta de presentación que garantizaba su profesionalidad y rigor en medio de la polarización política que vive Cataluña.

Más información