Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno confirma que Trillo dejó de ser embajador porque él quiso

El ministro portavoz ratifica que el relevo se produjo a petición del exministro responsable del Yak-42

Íñigo Méndez de Vigo y Fátima Báñez, este viernes.

"Se ha producido un relevo a petición propia". Esa fue la consigna que repitió este viernes varias veces el ministro portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, cuando se le preguntó tras el Consejo de Ministros por las causas del cambio precipitado de embajador en Londres, el exministro de Defensa Federico Trillo, como consecuencia de su responsabilidad en la gestión del accidente del Yak-42. Méndez de Vigo ratificó así, por activa y por pasiva, que Trillo seguiría hoy de embajador en su destino si no hubiera decidido él, de manera personal y voluntaria, reclamar su relevo. El propio Mariano Rajoy indicó el jueves a primera hora de la tarde que la sustitución estaba prevista y que se produciría en próximas fechas tras respaldar la actuación y rectificación de su estrategia en este asunto de la actual ministra, Dolores de Cospedal. Cuatro horas después Trillo anunció su marcha tras hablar esa misma tarde con el ministro de Exteriores, Alfonso Dastis, con Cospedal, con el propio Méndez de Vigo y, probablemente, incluso con Rajoy, según fuentes oficiales de La Moncloa.

El ministro portavoz del Ejecutivo relató todo el argumentario que el Gobierno se ha preparado para justificar la salida de Trillo de su puesto de embajador tras el contundente varapalo recibido por el informe del Consejo de Estado en el que se señala la responsabilidad del Ministerio de Defensa en aquel accidente durante su etapa. Íñigo Méndez de Vigo habló así de que los embajadores cumplen mandatos de tres o cuatro años de duración, de que al estar en funciones el curso pasado no se pudieron renovar algunos puestos, de que ahora se había comenzado por cubrir las vacantes que deberían dejar los embajadores ya en edad de jubilación y en este periodo prorrogados. Y todo ello para señalar que Trillo aún no había entrado en ese cupo de los embajadores que habían sido relevados hasta ahora pero que sí estaban previstos para cambiar en breve.

Íñigo Méndez de Vigo no se quiso pronunciar sobre si ahora Trillo podría ocupar un puesto precisamente en el Consejo de Estado, donde sacó en su día una plaza de letrado por oposición, pero dio a entender que sí y que el Gobierno no tendría nada que decir al respecto. Solo apuntó que esa decisión le corresponde a él y a ese cuerpo de funcionarios.

El portavoz eludió responder directamente a si Trillo había sido relevado de manera forzosa o anticipada por el Ejecutivo ni tampoco a si había sido determinante en su salida la desautorización el jueves de Rajoy al refrendar la nueva política y el diferente estilo y trato dispensado por la actual ministra Cospedal a los familiares de las víctimas. Se limitó a subrayar que había sido Trillo el que había demandado el relevo "a petición propia" y el que había explicado sus razones. Méndez de Vigo aclaró que él también había conversado en la tarde del jueves con el entonces embajador pero que este no le había explicado sus razones.

El Ejecutivo evitó de nuevo tomar posición sobre si Trillo o el propio Gobierno deberían pedir perdón a las familias de las víctimas. Méndez de Vigo comentó que "cada uno es responsable de sus actos", derivó la cuestión a la intervención de despedida en la embajada de Trillo (apenas dos minutos de declaración leída) y comentó que podría haber alguna novedad al respecto en la exposición más detallada que tiene prevista la ministra actual, Dolores de Cospedal, este mismo lunes ante la comisión correspondiente en el Congreso. El PP ha respaldado en esta ocasión que los familiares puedan estar presentes en esa comparecencia.

El Gobierno decidió este mismo viernes aplicar la máxima celeridad al recambio de Trillo como embajador en Londres presentando el correspondiente plácet para su sustituto, aunque el ministro portavoz no quiso relevar su nombre hasta que el Reino Unido no dé su conformidad. El Consejo de Ministros nominó este mismo viernes a la nueva embajadora de España en Alemania, María Victoria Morera Villuendas, que cubre la plaza vacante desde la reciente salida del diplomático Pablo García-Berdoy para ejercer de representante permanente de España ante las instituciones europeas, que fue el puesto que dejó libre Alfonso Dastis en Bruselas para pasar a ejercer como nuevo ministro de Exteriores.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información