Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las exclusivas de EL PAÍS sobre la tragedia del Yak-42

Desde el error en las identificaciones de los cadáveres hasta la dimisión de Trillo como embajador, este diario ha adelantado informaciones decisivas sobre el caso

Federico Trillo (c), junto a su homólogo turco, Vecdi Gonul (2ºd), durante la visita al lugar del accidente del Yakolev 42.
Federico Trillo (c), junto a su homólogo turco, Vecdi Gonul (2ºd), durante la visita al lugar del accidente del Yakolev 42. Efe

El 26 de mayo de 2003 un Yakolev 42 ucranio fletado por el Ministerio de Defensa español se estrelló después de dos intentos frustrados de aterrizar en el aeropuerto turco de Trabzon. En el accidente murieron 62 militares españoles (40 de Tierra, 21 del Aire y un guardia civil) que regresaban a casa después de cuatro meses de misión en Afganistán. Las exclusivas publicadas por EL PAÍS a lo largo de estos años han permitido conocer las circunstancias que condujeron a la tragedia y las negligencias en su gestión.

Identificaciones erróneas

El 2 de marzo de 2004 EL PAÍS revela que los cadáveres de varios de los militares españoles fallecidos en el accidente habían sido enterrados o incinerados sin que se hubiera acreditado con certeza su identidad. Así se acreditaba en un documento incluido en el sumario que se instruía en Turquía y estaba firmado por los dos generales españoles que dirigieron la repatriación de los cuerpos.

"Se están corriendo altos riesgos"

En junio de 2004, EL PAÍS revela que el Ministerio de Defensa contaba desde casi un mes antes del accidente con un informe elaborado por un teniente coronel en el que se alertaba de los riesgos que implicaban las condiciones en las que se estaba transportando a militares españoles en Afganistán.

Denuncia extraviada

En julio de 2004, este diario contó que el Ejército del Aire había recibido tres meses antes del accidente del Yak-42 una "nota informativa" sobre las quejas recibidas contra los aviones ex soviéticos usados para transportar tropas españolas en Afganistán. Denunciaban "falta de seguridad e incomodidad". La nota se perdió en el Ministerio de Defensa.

Comisiones de intermediarios

En mayo de 2005, EL PAÍS reveló que casi la mitad del pago del Yak-42 se lo repartían en comisiones seis intermediarios. La compañía aérea ucrania sólo cobraba 45.000 dólares de los 170.000 que pagaba el Ministerio de Defensa.

Trillo aceleró el funeral

En marzo de 2009 se supo, a través de este diario, que Federico Trillo había sido informado sólo 24 horas después del accidente de que las tareas de identificación de los cadáveres serían especialmente dificultosas. Sin embargo, Trillo aceleró los trámites para celebrar el funeral. La investigación acreditó que hubo errores en la identificación de 30 cuerpos.

El Consejo de Estado responsabiliza a Defensa

Más de 13 años después de la tragedia, el Consejo de Estado reconoció oficialmente por primera vez la responsabilidad del Ministerio de Defensa en la muerte de los 62 militares españoles. El dictamen, con fecha de octubre de 2016, se conoció en enero a través de la información de EL PAÍS.

Trillo dimite

Después de conocerse el dictamen del Consejo de Estado que responsabilizaba a Defensa, las familias de los militares, la oposición política y diversos diplomáticos pidieron que Federico Trillo fuera relevado como embajador en Londres. EL PAÍS ha adelantado también su dimisión.

Más información