Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España no acoge a Muna Navarra, la niña nacida a bordo de una fragata

La inmigrante a la que dio la bienvenida el portavoz del Gobierno, entregada a las autoridades italianas

Médicos de la fragata Navarra atienden a Muna Navarra y a su madre tras el parto. Vídeo: imágenes posteriores al parto.

“¡Bienvenida a España, niña!”, dijo el portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, cuando el pasado viernes, al término del Consejo de Ministros, anunció que una inmigrante rescatada por la fragata Navarra frente a las costas de Libia había dado a luz a una niña: Muna. Pudo haber añadido: “y adiós”; ya que la inmigrante, su hija y sus dos hermanas solo pasaron unas horas a bordo del buque español.

El 24 de diciembre, un helicóptero de la fragata las trasladó al puerto de Catania (Italia), donde madre e hija quedaron ingresadas en el hospital de Cannizzaro. Aunque la niña nació en territorio español —los buques de la Armada tienen esa consideración legal—, Muna no tiene derecho a la nacionalidad española ni a residir en España. La nacionalidad solo se obtiene cuando uno de los dos progenitores es español o cuando, por ser sus padres apátridas o ignorarse su identidad, el menor carece de nacionalidad.

Los buques que participan en la Operación Sophia de la UE tienen orden de desembarcar a los naúfragos en un puerto italiano, dondo se les documenta y se decide si tienen derecho a obtener refugio o son devueltos a sus países de origen. La familia de Muna procede de Costa de Marfil, un país que en principio no figura entre los que la UE considera inseguros.

Pero este es un caso singular: tanto la niña como su madre, que tiene 17 años y denunció haber sido violada, son menores de edad y la ley española obliga a darles protección.

El nacimiento de Muna Navarra, llamada así en homenaje al buque español que le salvó la vida en unas aguas en las que 5.000 personas se han ahogado en lo que va de año, fue la buena noticia de estas navidades, festejada por el portavoz del Gobierno. Pero no está claro que su futuro sea tan feliz.

 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información