Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Secuestrado un cooperante español en Afganistán

Dos vehículos de la Cruz Roja fueron atacados por hombres armados

Reparto de alimentos en Afganistán.

Un cooperante español de Cruz Roja ha sido secuestrado este lunes en Afganistán, según ha confirmado el Gobierno español y la policía del país. El trabajador del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) fue raptado por cuatro hombres armados cuando viajaban desde la provincia de Kunduz hasta la de Baghlan, cerca de las once de la mañana (hora local). Los primeros datos apuntan a que el secuestro es obra de delincuentes comunes y no de terroristas. Cruz Roja no ha solicitado ayuda a Ejecutivo español, ya que espera solucionar el incidente por sus propios medios.

"El empleado de Cruz Roja secuestrado es español y fue capturado en la aldea de Hussain-Khil, en el distrito de Ali-Abad, en (la provincia) de Kunduz", afirmó a Efe el portavoz de la Policía de Kunduz, Mahfuzullah Akbari, quien agregó que todavía no han identificado a los captores.

Los agresores simularon un control de carreteras para detener a los dos vehículos, que se desplazaban sin escolta. Tras lograr que los coches se detuvieran, retuvieron al único extranjero del grupo, que resultó ser el español, y dejaron seguir al resto del personal, según un comunicado de CICR. El raptado es un cooperante de amplia experiencia y larga trayectoria en Cruz Roja, según las fuentes.

"Estamos extremadamente preocupados por la seguridad de nuestro colega", ha dicho la directora del CICR para Afganistán, Mónica Zanarelli. "Estamos haciendo todo lo que podemos para descubrir qué ha pasado y que sea liberado lo antes posible sano y salvo", ha añadido. Zanarelli ha reclamado su pronta liberación "sano y salvo".  CICR ha asegurado que está en contacto con diversas autoridades para tratar de lograr la liberación y que su familia ha sido informada. 

El pasado febrero, cinco empleados afganos del Comité Internacional de la Cruz Roja fueron secuestrados en la provincia de Ghazni, en el sureste del país, y liberados poco tiempo después.

Los secuestros son comunes en Afganistán y los empleados de organizaciones humanitarias son a menudo objetivo de este tipo de acciones, en muchos ocasiones destinadas a obtener un rescate.

En uno de los últimos casos hechos público, hombres armados no identificados secuestraron el mes pasado a una trabajadora australiana de la ONG Agencia para la Coordinación de Órganos de Ayuda Afgana (ACBAR) en una zona de alta seguridad de Kabul.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información