Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La fiscalía pide mantener en prisión a los supuestos agresores de Alsasua

El ministerio público argumenta que la juventud de los detenidos aumenta su riesgo de fuga

Una concentración de apoyo a los acusados, en noviembre. Ampliar foto
Una concentración de apoyo a los acusados, en noviembre. EFE

La Fiscalía de la Audiencia Nacional ha solicitado este lunes que permanezcan en prisión provisional siete de los nueve supuestos agresores de dos guardias civiles y sus parejas en Alsasua el pasado 15 de octubre que están en la cárcel. El ministerio público ha argumentado, entre otros motivos, que la juventud de los procesados, que tienen entre 19 y 24 años, aumenta su riesgo de fuga, una de las causas que contempla la Ley de Enjuiciamiento Criminal para decretar la prisión provisional. Los siete imputados ingresaron en prisión el pasado 15 de noviembre después de que la juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela asumiera la causa al apreciar un presunto delito de terrorismo en la agresión.

La Sección Cuarta de la Audiencia Nacional ha celebrado este lunes una vista sobre los recursos de apelación presentados por los abogados de los siete jóvenes contra la decisión de la juez Lamela de enviarlos a la cárcel. Los encarcelados son Jokin Unamuno, Adur Ramírez de Alda, Aratz Urrizola, Julem Goikoetxea, Jon Ander Cob, Iñaki Abad y Oihan Arnanz. Sus abogados, casi todos ellos de la órbita de la izquierda abertzale, han subrayado el arraigo de sus clientes en Alsasua para tratar de mitigar la idea del riesgo de fuga.

Lamela tomará declaración indagatoria a los nueve procesados este martes, 20 de diciembre. En este acto, la magistrada les informará de los hechos que se le atribuyen y que la juez considera que constituyen delitos de terrorismo en concurso ideal con lesiones, atentado y delito de odio. Después, elevará la causa a la Sala de lo Penal de la Audiencia para que la fiscalía, las acusaciones populares y particulares y las defensas emitan sus escritos de calificación. Los jóvenes se enfrentan a posibles penas de hasta 15 años de prisión.

Los hechos ocurrieron en el bar Koxka de Alsasua en la noche del 15 de octubre. Los dos guardias, un teniente y un sargento, estaban tomando una consumición con sus parejas cuando uno de los jóvenes, Jokin Unamuno, les increpó. A continuación, entre 20 y 25 personas, según el relato de la juez, rodearon a las dos parejas y les comenzaron a insultar y amenazar. Cuando intentaron abandonar el bar, el grupo comenzó a golpearles causándoles diversas lesiones. El teniente sufrió, entre otras heridas, una fractura en el tobillo que precisó una intervención quirúrgica en la que se le colocaron una placa y tornillos.

Más información